Seguidores

sábado, 19 de octubre de 2013

QUE ES EL DHARMA?


QUE ES EL DHARMA?

"Dharma" es un vocablo sánscrito que significa "propósito en la vida".
El dharma dice que nos hemos manifestado en forma física para cumplir un propósito. La divini­dad adopta la forma humana para cumplir un pro­pósito.
De acuerdo con el dharma, cada uno de nosotros tiene un talento único y una manera única de expresarlo. Hay una cosa que cada individuo pue­de hacer mejor que cualquier otro en todo el mundo y por cada talento único y por cada expre­sión única de dicho talento, también existen unas necesidades únicas.
Cuando estas necesidades se unen con la expresión creativa de nuestro talen­to, se produce la chispa que crea la abundancia.

La ley del dharma tiene tres componentes:

El primero dice que cada uno de nosotros está aquí para descubrir su verdadero yo, para descubrir por su cuenta que el verdadero yo es espiritual y que somos en esencia seres espirituales que han adop­tado una forma física para manifestarse.
No so­mos seres humanos que tienen experiencias espi­rituales ocasionales, sino todo lo contrario: somos seres espirituales que tienen experiencias huma­nas ocasionales.

El segundo es la expresión de nuestro talento único. La ley del dharma dice que cada uno de nosotros tiene un ta­lento tan único en su expresión que no existe otro ser sobre el planeta que tenga ese talento o que lo exprese de esa manera.

El tercero es el servicio a la humanidad, servir a los demás se­res humanos y preguntarse: "¿Cómo puedo ayu­dar? ¿Cómo puedo ayudar a todas las personas con quienes tengo contacto?"
Cuando combinamos la capacidad de expresar nuestro talento único con el servicio a la humanidad, usamos plenamente la ley del dharma.
Y cuando unimos esto al conoci­miento de nuestra propia espiritualidad, el campo de la potencialidad pura, es imposible que no tenga­mos acceso a la abundancia ilimitada, porque ésa es la verdadera manera de lograr la abundancia.
Y no se trata de una abundancia transitoria; ésta es permanente en virtud de nuestro talento único, de nuestra manera de expresarlo y de nues­tro servicio y dedicación a los demás seres huma­nos.

Si deseamos utilizar al máximo la ley del dharma, es necesario que nos comprometamos a hacer varias cosas:

Primer compromiso: Por medio de la práctica espiritual buscaremos nuestro yo superior, el cual está más allá de nuestro ego.

Segundo compromiso: Descubriremos nuestros talentos únicos, y después de descubrirlos disfrutaremos de la vida, porque en ese momento, estaremos en un es­tado de dicha absoluta.

Tercer compromiso: Nos preguntaremos cuál es la mejor manera en que podemos servir a la huma­nidad.
Responderemos esa pregunta, y luego pon­dremos la respuesta en práctica.
Utilizaremos nuestros talentos únicos para atender a las nece­sidades de nuestros congéneres los seres huma­nos; combinaremos esas necesidades con nuestro deseo de ayudar y servir a los demás, impregnados por un profundo y sincero amor por lo que hacemos.

Todos los seres humanos tenemos un mismo deseo en común: ser felices y no experimentar sufrimiento. Incluso los recién nacidos, animales e insectos también lo tienen. Éste ha sido nuestro deseo principal desde tiempo sin principio y lo sigue siendo en todo momento, incluso cuando dormimos. Dedicamos toda nuestra vida a trabajar duramente para satisfacerlo.

Desde los orígenes de este mundo, los seres humanos han dedicado mucho tiempo y energía a mejorar sus condiciones externas, buscando así felicidad y soluciones a sus muchos problemas. Pero ¿cuál ha sido el resultado? En vez de ver cumplidos sus deseos, los seres humanos han presenciado cómo su sufrimiento ha ido en aumento, al tiempo que disminuyen cada vez más sus experiencias de paz y felicidad. Ello demuestra claramente que nos urge encontrar un verdadero método con el que podamos lograr una felicidad pura y liberarnos del sufrimiento.

El medio verdadero para alcanzar la felicidad pura y la liberación del sufrimiento es la práctica de Dharma. Todas nuestras insatisfacciones y dificultades son el resultado de nuestra mente incontrolada y de las acciones perjudiciales que cometemos. Poniendo en práctica el Dharma podemos aprender a apaciguar y controlar nuestra mente, y a abandonar las acciones indebidas y su causa principal. De este modo podremos alcanzar una paz permanente, la cesación verdadera de todo nuestro sufrimiento.

INTERESANTE DOCUMENTAL ACERCA DEL DHARMA Y EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA:

Sinopsis:

La Rueda de la Vida, Dharma:

Es un proyecto sonoro que se ha llegado a documentar gracias a imágenes recicladas de la red, todos los sonidos incluidos en los videos no son de las imágenes, sino que pertenecen al cd de La Rueda de la Vida, inclusive los diálogos y sonidos de la naturaleza,...

En este proyecto se han incluidos:
Frecuencias Solfeggio
Ondas Cerebrales
Sonidos de la Naturaleza
Extractos de Películas
Animales
Discursos Oficiales
y algunas cosas más que tendrás que descubrir por ti mismo.

Se ha demostrado que las frecuencias y ondas delta, alpha, theta, beta...tienen un efecto positivo sobre el cerebro, expandiendo de este modo las terminaciones nerviosas que lo rigen, ampliando así el campo electro-magnético y equilibrándonos.

La información que aportamos en estos videos es para comprenderla y asimilarla sin memorizar con la finalidad de vivir más conscientes de nosotros mismos y de nuestro entorno, origen y destino, sin olvidar que siempre estamos en el presente, aquí y ahora, que es lo que debemos recordar para estar armonizados con la naturaleza y nuestro verdadero ser.

Buen viaje a través de los mundos aquí plasmados... El sonido de la nueva conciencia!!

Publicar un comentario