Seguidores

sábado, 19 de octubre de 2013

DECALOGO DE LA FELICIDAD ESPIRITUAL


DECALOGO DE LA FELICIDAD ESPIRITUAL:


"Sólo por hoy, trataré de vivir a través de este único día y no haré frente a mis problemas, así como tampoco me dedicaré a hacer las cosas que me horrorizan y que este Sistema me obliga a hacer para mantenerme.

Sólo por hoy, seré feliz. Esto supone que las personas son felices cuando su mente se aleja del pesimismo y del sufrimiento que generan los deseos, así que la felicidad se encuentra dentro, no es una cuestión de apariencias, ni una búsqueda externa de lo material.

Sólo por hoy, voy a adaptarme a lo que es y no tratar de ajustar todo a mis propios deseos. Voy a llevar a mi familia, mi trabajo, y mi suerte, ya que ellos forman parte de mí, como yo de ellos.
Sólo por hoy, voy a cuidar de mi cuerpo. Me ejercito, me cuidó, y me nutro, y no abusaré de él ni lo descuidaré, por lo que será una máquina perfecta bajo mi voluntad y bajo una mente en armonía.

Sólo por hoy, trataré de fortalecer mi mente. Voy a estudiar. Voy a aprender algo útil. No voy a rendirme a la vaguería mental de todo el día, y leeré algo que requierá esfuerzo, pensamiento y concentración.

Sólo por hoy, ejercitaré mi alma de tres maneras, a saber: Voy a hacer una buena acción a alguien sin ser descubierta; voy a hacer por lo menos dos cosas que no quiero hacer, sólo para comprobar mi fuerza de voluntad; y, no voy a mostrar a nadie que mis sentimientos están heridos. Pueden ser heridos, pero hoy me las guardar en lo más profundo de mí.

Sólo por hoy, seré agradable. Voy a ser generosa, actuaré con cortesía, no criticaré, no trataré de manipular a nadie, no dejaré que ninguna semilla negativa arraiga en mí, y seré muy atenta.

Sólo por hoy, tendré una agenda. Voy a escribir lo que yo espero hacer cada hora. Puede que no la siga con exactitud, pero lo tendré como un patrón a seguir, pero sin prisas y sin indecisión.

Sólo por hoy, tendré media hora tranquila, toda para mí misma, y me relajaré, viajare mentalmente a cualquier lugar paradisiaco. En esta media hora, en algún momento, voy a pensar en Dios, a fin de obtener un poco más de perspectiva a mi vida.

Sólo por hoy, no tendré miedo, sobre todo, no voy a tener miedo de ser feliz, de disfrutar de lo que es bello, de amar y de creer en que los que amo, me encantaría que sólo existiera el verdadero amor.

Cada persona puede seguir estas “reglas” de la felicidad espiritual, es evidente que se deben de añadir más, pero la cuestión fundamental es ¿Por qué no lo intentas? No sólo hoy, sino durante el resto de tu vida."


Fuente: Reglas para un día perfecto.
Traducción Anna Alighieri.
Publicar un comentario