Seguidores

domingo, 6 de abril de 2014

LIMPIA TU AURA



"Todo lo que nos rodea, incluidos nosotros mismos, está hecho de energía".

- Einstein

El aura es un campo energético que se encuentra dentro y alrededor del ser humano, llegando a sobresalir unos centímetros del cuerpo físico. Comprende diferentes capas, que no están definidas de la misma manera en todas las personas. No existe una manera unificada de abordar la posición de las capas del aura, las opiniones de los expertos son más bien conceptos teóricos, antes que observaciones reales. Lo que sí podemos asegurar, es que el cuerpo físico posee un doble etéreo, o energético.

Toda materia es una expresión del mundo espiritual. En el Universo hay muchas energías que interactúan con el hombre, algunas son poderes de Luz, otras, de Oscuridad. Pensemos en nuestra vida cotidiana: encendamos el televisor y registremos conscientemente la cantidad de imágenes o temas que nacen en la violencia y otros asuntos negativos, y comparémoslo con el tiempo que encontramos imágenes positivas o amables. A veces de manera consciente, otras veces no, estamos cerca de la oscuridad.

Cada vez que elaboramos pensamientos negativos, como "siempre fracaso", "soy un inútil", esos sentimientos van formando en el aura una capa cada vez más sólida y compacta que produce un bloqueo energético: todo lo que pensamos y hacemos vuelve hacia nosotros.

Desde un punto de vista referido al buen funcionamiento de nuestro organismo, es importante que nuestra energía vibre en una frecuencia positiva, lo que va a determinar que nuestro sistema físico y energético funcione correctamente. Las frecuencias relacionadas con el amor ayudan a mantener nuestra higiene energética limpia, mientras que las relacionadas con el miedo, el enojo, la ansiedad, nos carga de "suciedad energética".

Mantener el aura limpia de malas energías e influencias es casi tan importante como mantener nuestra mente libre de pensamientos adversos, y nuestro cuerpo limpio de toxinas. Es que los tres elementos se complementan, se influencian unos a otros, y funcionan en conjunto para nuestro bienestar. Limpiar el aura ayuda a desprenderse de la energía negativa que acumulamos día a día. Mientras el cuerpo físico, mental y espiritual estén bien equilibrados, nos sentiremos más tranquilos y felices.


Por eso, hoy aprenderemos algunos buenos ejercicios para limpiar el aura, que podrás aprovechar en todo momento que lo necesites.

Hay una infinidad de metodos para limpiar tu aura, aqui te mencionamos algunas de las tecnicas para ello para mantener nuestra aura limpia de manera sencilla, con prácticas como sugerimos a continuación:

1)Estar en contacto con la naturaleza.

¿Qué tal abrazar un árbol? Muchas personas seguramente lo encontrarán motivo de burla, pero la realidad es que los árboles, o plantas en general, tienen el poder de procesar la energía negativa, y transmutarla positivamente.

2) Un baño caliente

Además de sus efectos relajantes, para un efecto de limpieza más profunda, añade aceite o flores secas de lavanda a un baño de tina caliente. Si no puedes darte un baño de tina, masajea tus sienes y la frente con el aceite de lavanda.

3) Reduce la cafeína

Trata de beber las sodas, el té y el café sin cafeína o reducir el consumo de estas bebidas.

3) Acuéstate sobre tu espalda

Con una toalla enrollada debajo de las rodillas. Pon tus brazos a los lados con las palmas para arriba. Cierra los ojos y relájate. Respira profundo desde el diafragma. Mientras descansas en esa posición, imagina que tu cuerpo es como una esponja y que cada célula está absorbiendo energía.


CONSEJOS DE PREPARACION PREVIA A LA LIMPIEZA DE AURA:

Puedes hacer esta limpieza como rutina de salud y bienestar una vez por semana, ponerla en práctica cuando sientas que te amenazan las malas energías, o luego de atravesar momentos tensos, negativos y de mucho estrés.

Para limpiar el aura primero necesitas prepararte. Viste con ropas holgadas, cómodas, y despójate de tu calzado. Elige una habitación en la que te sientas a gusto, y coloca una manta, un cojín en el piso, o bien siéntate en la cama o en un sofá, siempre manteniéndote con la espalda erguida y confortable, la cabeza elevada con el mentón paralelo al piso, y una sensación de comodidad especial.

Cierra los ojos y respira lentamente. Llena tus pulmones de aire limpiador, puro y beneficial. Luego, exhala lentamente por la nariz, hasta vaciar tus pulmones. Mantente sin aire unos dos a tres segundos, y luego vuelve a inspirar lentamente, repitiendo el ciclo. Hazlo unas tres veces, o cuantas necesites para liberar tu mente de pensamientos y para energizar tu cuerpo con este flujo de oxígeno reparador.

Meditación para limpiar el aura

Imagina que eres un ente de luz. Visualízate brillante, blanco, con una energía especial que te llena por dentro y te rodea por fuera, creando una burbuja de protección y bienestar. Disfruta de esta armoniosa sensación, siéntete puro y limpio, respira el aire purificador.

Ahora imagina una fuerza que comienza a girar en tu interior. Es un torbellino de rayos de energía pura que recorren cada centímetro de tu ser, primero por dentro y luego por fuera, desde abajo y hacia arriba. Cuando estos rayos de energía pasan por tu cuerpo, se llevan consigo halos de luz grisáceo: estás eliminando toda la negatividad, todas las malas influencias de tu aura. Sigue imaginando estos rayos de limpieza hasta que notes que abandonan tu cuerpo en un color blanco puro, tan brillante como la luz cuando se refleja en el agua cristalina.

Cuando te sientas perfectamente puro y blanco, imagina cómo estos rayos comienzan a abandonarte, viajando hacia el propio Universo, dejándote limpio y puro, energizado, renovado. Visualízate por unos segundos en color blanco. Respira, disfruta de la sensación. Luego, lentamente, comienza a verte nuevamente en colores, más vivos y brillantes. Respira profundamente, y libera el aire por la nariz.

Ya estás listo para volver a la realidad, protegido e iluminado por esta nueva energía perfectamente limpia que te rodea. Y tu aura estará libre de los males y de los pesares, dejándote con la sensación más placentera que hayas sentido jamás.


2) Limpiar el aura con AMATISTA

En el siguiente ritual vamos a utilizar el poder protector de la amatista para barrer con las energías negativas que pudiéramos acumular y limpiar nuestra aura.

Lima. La amatista es un cuarzo púrpura, utilizado desde los tiempos antiguos para fines mágicos y curativos. Es reconocida como una de las piedras de contenido más espiritual y la más eficaz para favorecer la meditación, calma los miedos y aplaca las grandes turbulencias emocionales. Teniendo en cuenta su alto potencial energético, es una gema ideal para tener en casa y para ayudar a eliminar las energías negativas.

Vamos a utilizar su poder protector en un ritual que barrerá con las energías negativas que pudiéramos acumular, y así limpiar nuestra aura.

¿Qué necesitas?

Necesitarás entonces una amatista, que puedes conseguir en una tienda de gemas, no hace falta que sea de tamaño importante, puede ser pequeña; un incienso de sándalo, una vela blanca, agua de rosas (sumerges pétalos de rosa fresca de cualquier color, menos amarillo en un bowl con agua tibia, lo dejas un estacionar unas horas y luego lo cuelas); miel y un puñado de sal.

¿Qué hacer?

La noche anterior al ritual, descarga la gema, dejándola una noche entera dentro de un vaso con agua y sal, y al día siguiente la expones un par de horas al sol, para potenciar sus efectos. También llena un bowl con agua mineral o de manantial tibia, que no sea del grifo; agregas los pétalos de rosa y lo dejas en reposo durante la noche.

Cuando los elementos están listos, al día siguiente, cuela el agua de rosas y pasa la preparación a una jarra, junto con unas gotas de miel y un puñado de sal. Enciende una vela blanca y el incienso. Quítate la ropa y acerca tu cuerpo al humo que desprende el sándalo, para purificarlo. Luego toma la amatista y pásala por todo tu cuerpo, como si fuera el jabón de baño. Cuando terminas, deja la gema cerca del incienso y de la vela. Para finalizar el ritual, báñate con la preparación de agua de rosas y deja que tu cuerpo se seque naturalmente.

Una vez que terminas con esta purificación, te sentirás con más energía, recuperarás tu vitalidad física, mental y espiritual.
Publicar un comentario