Seguidores

miércoles, 13 de noviembre de 2013

EL ANTAHKARANA


El Antahkarana

Es un símbolo antiquísimo de Sanación y Meditación que ha sido usado en el Tíbet y la China durante miles de años.

Este símbolo tiene un poder energético muy grande; ya que simplemente por estar en su presencia crea un efecto positivo sobre los chakras y el aura, realizando sanación, concentra y profundiza todas las energías de sanación aplicadas en su presencia.

El Antahkarana es parte de la anatomía espiritual, es la conexión entre el cerebro físico y el Yo superior, esta conexión es la que debe sanar y desarrollar para poder crecer espiritualmente. Este símbolo activa esta conexión cada vez que nos hallamos ante su presencia.

En meditación este poderoso símbolo, crea automáticamente lo que los taoístas llaman "La gran órbita microcósmica", donde las energías físicas que normalmente entran por el chakra coronario, ante la presencia de este símbolo entran por los pies y suben por la parte posterior del cuerpo hasta la parte superior de la cabeza, bajando por la frente nuevamente hasta los pies, realizando un círculo lumínico cimentando de esta manera la persona a la tierra y creando un continuo flujo de energía a través de los chakras.

Entre las propiedades de este símbolo, neutraliza la energía negativa que se haya acumulado en objetos tales como cristales, joyas, etc., simplemente colocando entre dos símbolos el objeto.

Este símbolo tiene efectos tan positivos, lográndose notables resultados en el Reiki con ellos como en Meditaciones; ya que producen un notable cambio de flujo energético en el aura y los chakras.

El Antahkarana es un símbolo multidimensional. Está constituido por tres siete sobre una superficie plana, desde una perspectiva parece bidimensional. Los tres siete representan los siete chakras, los siete colores y los siete tonos de la escala musical. Desde otra perspectiva aparece como un cubo tridimensional.

Su energía se mueve desde dos a tres dimensiones visibles, continuando hacia arriba por vías energéticas imperceptibles para el ojo humano, continuando hacia arriba hacia la dimensión del Yo superior.

La meditación con este símbolo mirando constantemente al centro del mismo produce un cambio positivo energético.

La meditación tibetana con estos símbolos era realizada en una habitación iluminada con velas. En el medio había una vasija de barro en forma de óvalo simbolizando el huevo cósmico del universo, esta vasija se llenaba con agua, frente a la misma había un pequeño taburete, sobre el asiento de éste estaba el símbolo antahkarana realizado en plata, donde se sentaba la persona que iba a meditar. Había también una pared cubierta con cobre, pulido como un espejo. En la pared opuesta a esta habían tapices que mostraban símbolos. El lama tibetano se sentaba en el banquito y miraba fijamente la imagen del símbolo que se reflejaba en el espejo de cobre. Esta meditación es una meditación yantra y crea agudeza en la mente, haciendo un puente energético entre la conciencia y las energías trascendentales del símbolo; mientras que el otro símbolo antahkarana en el banquito enfoca las energías generadas haciendo fluir las energías equilibradas por todos los chakras hacia la tierra.

Este maravilloso símbolo es muy especia y tiene su propia conciencia. Trabaja directamente sobre el aura y los chakras y regulariza variando los efectos de sanación de acuerdo a las necesidades de la persona que lo usa, al estar dirigido por el Yo superior tiene un efecto benéfico. Jamás se lo deberá utilizar para el mal.

Este símbolo tiene muchísimos usos: se los puede colocar debajo del colchón de la cama en la que uno duerme, debajo de una mesa de masajes, colgado de una pared para armonizar el lugar, exponerlo sobre alguna dolencia, etc.


El uso del Antahkarana 1:

Seguimos desarrollando el tema del Antahkarana. Tal como puede verse en la imagen de arriba, el antahkarana responde a una estructura geométrica determinada basada en la geometría sagrada.

Según las enseñanzas de la maestra Alice Bailey, el antahkarana es el puente entre los niveles inferiores y superiores de nuestro Universo. Por lo tanto el uso del símbolo nos permite elevarnos hacia los planos superiores ya sea que lo usemos en la práctica sanadora de Reiki o simplemente para la meditación.

Anteriormente ya se había comentado que el símbolo no pertenece al Reiki Tradicional, es un elemento adicional incorporado por la escuela Raku Kei.


Meditación con el Antahkarana:

Uno de los usos interesantes que tiene el símbolo es la meditación para mejorar nuestra conexión con Reiki, la energía espiritual universal.

Para eso, sencillamente lo que tenemos que hacer es tener una imagen del Antahkarana que nos resulte atractiva, que nos servirá como foco para nuestra meditación.

Pueden copiar cualquiera de las imágenes que están en el blog o buscar alguna más interesante en la web.

Conviene llevarla a una casa de fotocopias y hacerle una ampliación en colores. Tambien es muy adecuado pegarla sobre un fondo rígido de cartón o madera para que no se deforme.

Para meditar la colocamos delante nuestro a la altura de los ojos, a una distancia que resulte adecuada para nosotros.

Elegimos nuestra posición de meditación más cómoda y fijamos la vista en el centro del símbolo.

Practicamos la Respiración Purificadora (Joshin Kokyu Ho). Si nos gusta meditar con mantras, un mantra tibetano es lo más adecuado, como por ejemplo "Om Mani Padme Hum" que repetiremos en forma lenta y pausada durante la meditación.

Cuando aparezca la necesidad de cerrar los ojos, lo hacemos y seguimos la meditación con la imagen mental del Antahkarana, dejando que el símbolo nos eleve a planos superiores.

Si nos cuesta mantener la imagen, volvemos a abrir los ojos unos minutos y fijamos nuevamente la vista, repitiendo el ciclo anterior.


El uso del Antahkarana (2):


Este es un ejercicio de visualización que nos permite seguir explorando la potencia del Antahkarana para elevarnos en los planos internos.

Recordemos que de nuestra capacidad de conectarnos con la Consciencia Universal depende la efectividad de las aplicaciones de Reiki que hagamos.

O sea, de ninguna manera se puede dar Reiki en forma automática o pensando que porque el maestro tal o cual nos alineó ya está todo dicho y no debemos aportar nada de nuestra parte. De ninguna manera, Reiki exige de nosotros el compromiso de vivir en contacto con la Energía Espiritual Universal cada día, meditando y poniendo en práctica los preceptos como mínimo.


Cómo realizarla:

•Busque un lugar cómodo y aireado.
.Ubique la imagen del Antahkarana delante suyo.
•Concéntrese en el símbolo.
•Respire en forma lenta y profunda, inhale por la nariz, exhale por la boca ligeramente entreabierta.
•Cuando lo desee, cierre los ojos y quédese con la imagen en su mente.
•Repita mentalmente (o vocalice) el mantra "Om Mani Padme Hum".
•Ahora visualice que el símbolo se ubica en forma horizontal, apuntando hacia arriba.
•Imagine que se para en el centro del Antahkarana. Conéctese con todas las sensaciones y percepciones que vengan. Vibre con la energía que allí se concentra.
•Luego de unos minutos, visualizamos que el símbolo comienza a elevarse como si fuera un ascensor hacia el Cosmos, y nos lleva también hacia arriba. Nos dejamos llevar por las sensaciones y permitimos que las imágenes fluyan libremente.
•Nos quedamos concentrándonos en el ascenso y las percepciones que vayan apareciendo.


El uso del Antahkarana (3):

Cómo se ha explicado anteriormente el Antahkarana produce una energía similiar al igual que Reiki por eso se lo puede utilizar para meditar, armonizar un lugar, para dolores específicos del cuerpo y también puede emplearse para ayudar a canalizar la energía en determinados proyectos materiales o metas personales, como por ejemplo: aumentar los ingresos, vender una casa, pedir por nuestra salud, paz interior y la armonía en el hogar o trabajo.

Los pasos son muy sencillos y sobre todo se debe tener Fé y hacer la intención o el pedido con todo el corazón, dejando que la energía del símbolo junto con la energía Reiki actúen.

Pasos:

-En una hoja colocar los pedidos en tiempo presente: “Tengo paz interior”, “Soy un imán de dinero”, etc.
-Como opción se pueden trazar los símbolos sagrados de Reiki.
-Luego ubicar el Antahkarana debajo de la hoja con los pedidos.
-Colocar el Antahkarana en una mano y con la otra dar Reiki.
-Ubicar el símbolo con el pedido en un lugar donde sólo nosotros podamos acceder.
-Enviar Reiki a distancia a diario sobre el símbolo y el pedido.Una vez realizado nuestro objetivo, sacar el papel y quemarlo, agradeciendo a la Energía del Antahkarana y Reiki.


El uso del Antahkarana (4):

La Grilla de Cristales de Cuarzo:

(hacer click en el antahkarana para ver el video)
En el video se ve como se disponen sobre el antahkarana los cristales de cuarzo para crear la "Grilla Reiki" y de qué forma se potencian entre sí. Esta no es una técnica del Reiki Tradicional, se la utiliza en el Reiki Usui Tibetano y forma parte de las técnicas avanzadas.


La Ciencia del Antahkarana:

La Ciencia del Antakharana no es fácil de aprender, por las razones que expondré a continuación.

1) La Ciencia del Anthakarana está relacionada con todo el problema de la energía, pero especialmente con la energía manipulada por el individuo y las fuerzas mediante las cuales él se relaciona con otros individuos o grupos. Para mayor claridad, denominaremos:

a. ENERGÍA: a todas las fuerzas que afluyen al individuo desde cualquier dirección y origen. A estas energías principales frecuentemente se les ha dado el nombre de "sutratma", "hilo de vida" o "cordón plateado".
b. FUERZA: a todas las energías que -después de la debida manipulación y concentración- el individuo o el grupo proyecta hacia cualquier dirección y con muchos y posibles móviles, algunos buenos, pero la mayoría egoístas.

2) La Ciencia del Anthakarana, hablando técnicamente y para el propósito grupal, es especialmente la ciencia de la manifestación de luz, que da como resultado la revelación y los cambios consiguientes. Debe recordarse que:

a. La luz es sustancial, y desde el punto de vista del espíritu es una sublimación o forma superior de sustancia material.
b. La luz es también cualidad o la característica principal del alma en su propio reino, y del cuerpo etérico (eventualmente un reflejo del alma) en los tres mundos de la evolución humana.

c. La ciencia que estamos considerando tiene por objeto fusionar las luces inferiores con las superiores, de manera que brille una sola luz en la manifestación física, lográndose, por consiguiente, una síntesis de la luz.

d. Hablando técnicamente, existen dos cuerpos de luz, el cuerpo vital o etérico, y el vehículo del alma. Uno de ellos es el resultado de eones de vida, que con el tiempo se trasforma en un poderoso receptáculo de energías, reunidas por una amplia serie de contactos, aunque están condicionados por el tipo de rayo en sus tres aspectos. Existe el cuerpo etérico, y actualmente está funcionando poderosamente. El cuerpo del alma se está construyendo lentamente y es esa "casa, no hecha con las manos, enterna en los cielos" a que se refiere el Nuevo Testamento (II Co. 5-1). Es interesante observar que el Antiguo Testamento se refiere al cuerpo etérico ((Ecls.12-6,7) y su construcción, y que El Nuevo Testamento trata de la construcción del cuerpo espiritual.

3) La Ciencia del Anthakarana debe estudiarse de tres maneras:

a. Concretamente y en relación con el cuerpo etérico, que es una forma sustancial tangible y que la ciencia moderna comienza a reconocer (aunque todavía no es admitido universalmente).

b. Egoicamente y en relación con el alma y el "cuerpo de luz", con el cual el hombre espiritual debe actuar en el mundo de las almas y que -cuando se ha fusionado con el cuerpo etérico- produce la manifestación de la divinidad sobre la tierra, en mayor o menor medida de acuerdo a la amplitud de la fusión y al reconocimiento consciente que tenga el individuo de la fusión lograda.

4) La Ciencia del Anthakarana se refiere al problema de la continuidad de la conciencia y al problema de la vida y de la muerte. Traten de comprender claramente estos temas porque son fundamentalmente importantes.

5) La Ciencia del Anthakarana trata del triple hilo que conecta:

a. La mónada (o espíritu puro) con el alma y con la personalidad, unidendo los tres vehículos periódicos y unificando los siete principios.

b. La triple personalidad con su medio ambiente en los tres mundos del esfuerzo humano y, luego, con los otros dos mundos de expresión superhumana (totalizando así cinco mundos).

c. El hombre, conscientemente creador, con el mundo de las ideas con las cuales debe entrar en contacto y expresarlas por medio del trabajo creador, construyendo así un puente de luz entre:

1.- El mundo de las almas y el mundo de los fenómenos.
2.- El reino de la belleza subjetiva y la realidad, y el mundo externo tangible de la materia.
3.- Él y los demás seres.
4.- Un grupo y otro.
5.- Más tarde, cuando el Plan divino ha llegado a ser una realidad para el hombre, entre el cuarto reino (el humano) y el quinto reino (el Reino de Dios)
6.- Finalmente entre la Humanidad y la Jerarquía Espiritual.

6) La Ciencia del Anthakarana es la ciencia del triple hilo que existe desde el principio mismo de los tiempos y une al hombre, como individuo, en su origen monádico (o espiritual puro).

7) La Ciencia del Anthakarana enseña ciertas verdades fundamentales acerca de este hilo, algunas de las cuales pueden enumerarse de la manera siguiente:

a. El hilo de la vida viene directamente de la Mónada o UNO. Este hilo está introducido en el corazón durante la vida. Allí reside el centro de la vida.

b. El hilo de la actividad creadora lo inicia y construye el ser humano. Está introducido en la garganta, si ha sido eficientemente contruido. Este hilo es la prolongación o síntesis de los dos hilos básicos anteriores. El mismo hilo creador es triple. El hombre lo va construyendo lentamente a través de las épocas.

A medida que el hombre cobra verdaderamente vida, desde el punto de vista de la percepción inteligente y del deseo de expresarse plenamente, el proceso se acelera prácticamente. Estros tres hilos menores autocreados, que constituyen el tercer hilo del anthakarana, se extiende con el tiempo, desde:

1.- El cuerpo físico al etérico, pasando del corazón al bazo y de allí al cuerpo de prana, o cuerpo vital o etérico al que se une a otra fuerza, la de la voluntad, procedente del cuerpo del alma...
2.- El cuerpo etérico al astral. Este hilo pasa del plexo solar al corazón y de allí al cuerpo astral, extrayendo la energía del hilo mencionado, el cual se une a otra fuerza, la del amor, procedente del cuerpo del alma...
3.- El cuerpo astral al vehículo mental. Este hilo pasa del centro ajna al centro de la cabeza y de ahí al cuerpo mental y, extrayendo la energía de los otros dos hilos mencionados, se une a la fuerza procedente de la parte del cuerpo del alma donde se halla el conocimiento.

Aunque estas energías se entretejen en un solo hilo, permancen, no obstante, diferenciadas. Debería tenerse en cuenta que el cuerpo del alma se halla construído de luz blanca pura, mientras que la luz con que está hecho el cuerpo etérico es dorada.

8) La Ciencia del Anthakarana se refiere, por lo tanto, a todo el sistema de energía entrante, con los procesos de su utilización, transformación y fusión. Trata también de las energías salientes y su relación con el medio ambiente, constituyendo la base de la ciencia de los centros de fuerza. Las energías entrantes y salientes constituyen finalmente dos grandes centrales de energía, caracterizadas una por el poder, la otra por el amor, y todas están dirigidas hacia la iluminación del individuo y de la humanidad considerada como un todo, por intermedio de la Jerarquía Espiritual compuesta de individuos. Ésta es, básicamente, la Ciencia del Sendero.


El Anthakarana es por lo tanto el triple hilo de la conciencia y de la inteligencia, y el agente que responde a todas las reacciones sensoriales. Un punto interesante que debe recordarse y debemos destacar ahora, es que este hilo de la conciencia está elaborado por el alma y no por la mónada. El Alma Mundial derrama su hilo sutil de conciencia sensible en todas las formas, en todas las células del cuerpo y en todos los átomos. El alma humana, el Ángel Solar, repite el proceso respecto a su sombra y reflejo, la personalidad. Esto es parte del trabajo creador del alma.

Pero a veces, el ser humano deberá también hacerse creador en el sentido mental del término y repetir el proceso, porque en todos sus puntos el microcosmos se asemeja al macrocosmos. En consecuencia, por medio del hilo de la vida, el alma crea y reproduce una personalidad por cuyo intermedio podrá actuar. Más tarde, mediante la contrucción del anthakarana, el alma desarrolla ante todo la sensibilidad en el plano físico, y luego salva el abismo entre los tres aspectos mentales por medio de la meditación y el servicio. Así completa la creación del sendero de retorno al Centro, que debe ser paralelo al sendero de salida.


Publicar un comentario