Seguidores

miércoles, 20 de noviembre de 2013

COMO PROGRAMAR EL AGUA PARA RESOLVER PROBLEMAS


PROGRAMAR EL AGUA PARA RESOLVER PROBLEMAS

Usted puede programar a otras personas. Puede programar animales. Hasta puede programar materia inanimada. Las paredes de su casa están impregnadas con sus vibraciones y las de otros miembros de su familia. Su campo de energía o aura envuelve sus paredes, sus muebles y accesorios con sus “vibras”. Entre usted a la casa de otra persona, e inmediatamente sentirá la diferencia. La habilidad para programar todos los niveles de la vida y la materia física pertenece sólo a la humanidad en este planeta. Su objeto debe ser que la usemos.

Hemos encontrado una forma de usar esta habilidad en la materia inanimada para resolver problemas difíciles. Primero, permítame explicar cómo hacerlo, y luego le diré cómo creemos que funciona.

Antes de irse a la cama en la noche, llene un vaso con agua. Cierre los ojos, vuélvalos ligeramente hacia arriba, y beba la mitad del agua. Mientras bebe el agua, dígase mentalmente a usted mismo: 

“Esto es todo lo que necesito para resolver el problema que tengo en mente”. 

Ponga el vaso sobre su mesa de noche, cúbralo, métase a la cama, y duérmase. En la mañana, inmediatamente al despertar, repita este procedimiento y beba el resto del agua.

No tiene que entrar al nivel alfa para la Técnica del Vaso de Agua. Generará suficiente alfa mientras bebe el agua con los ojos cerrados y vueltos ligeramente hacia arriba.

La respuesta debe venir en un sueño esa misma noche. Si es así: dé gracias mientras bebe el resto del agua. O la respuesta puede venir en un destello de percepción al día siguiente, o puede usted encontrar justo a la persona indicada.

¿Cómo funciona? Buena pregunta. No hay un acuerdo total entre los investigadores. Los investigadores orientados psicológicamente sienten que cuando usted bebe el agua con los ojos cerrados, la mente entra en un estado alerta. Sus mecanismos de defensa se vuelven más alertas para determinar lo que está ocurriendo y lo que está siendo absorbido por el cuerpo. Esto abre la mente para programar efectivamente.


Hermes era un nombre famoso en la historia antigua de Grecia y Egipto. Sus enseñanzas eran tan celosamente guardadas que el término “cerrado herméticamente”, derivado de ahí, todavía se usa. El fue aclamado como rey por ambas culturas que competían. Una de las enseñanzas de Hermes que tiene que ver con alcanzar metas o lograr solociones era sostener un vaso de vino en una mano y representar mentalmente la meta o la solución en el vino. Luego, al beber uno, el vino llevaba esa meta o esa solución a todas las células del cerebro y del cuerpo.

Algunos científicos creen lo que Hermes creía. El vino se vuelve programado para servir como recordatorio al cerebro derecho de seguir buscando la información necesaria para resolver problemas, dormido o despierto.

La difunta Olga Worrell, una curadora espiritual que donó mucho de su tiempo en sus últimos años a institutos prestigiados de investigación, era capaz de poner agua en sus manos ahuecadas en forma de copa y cambiar realmente el perfil espectrográfico de aquella agua, significando que ella afectaba la estructura molecular del agua.

Cuando usted se detiene y lo piensa, nosotros somos tres cuartas partes de agua, un poco más para las mujeres, menos para los hombres. Así es que tenemos una estrecha afinidad con el agua.

Es más fácil demostrar habilidad física cuando esté implicada el agua. Hay miles de buscadores de agua con varita mágica en Estados Unidos, personas que pueden tomar una horqueta y encontrar agua subterránea, con sólo caminar con la horqueta sostenida al frente. Ellos saben, con sentir la horqueta, dónde hay un aprovisionamiento de agua. Cuando usted me dice cómo funciona esto, está explicando, al menos en parte, cómo funciona la Técnica del Vaso de Agua.


He aquí algunas técnicas más científicas:

Ponga unas cuantas gotas de jugo de limón en su vaso de agua. Sostenga el vaso con las puntas de los dedos de ambas manos, manteniendo sus dedos ligeramente separados. (La Técnica del Vaso de Agua funciona aún más efectivamente cuando usted hace esto.)

Cuando usted pone jugo de limón en el agua, el jugo de limón, que es ácido, hace del agua más un electrolito. Eso significa que puede conducir mejor la energía, exactamente en la forma en que funcionaba el antiguo tipo de batería. Los dedos de usted proyectan esa energía, energía psicotrónica, la energía de la conciencia usada en la programación. Si usted sostiene el vaso con una mano, está bien. Pero es mejor con las dos manos, y cuando usted separa sus dedos, menos energía es devuelta en cortocircuito a los dedos, permitiendo que una mayor cantidad sea proyectada dentro del agua.

Use la Técnica del Vaso de Agua para un solo proyecto a la vez. Cuando llegue la respuesta, usted está en libertad de volver a usar la técnica para otro proyecto.

Si analizamos todo lo anterior, todo tiene sentido.... Que seamos en gran parte agua, que el agua tenga una inteligencia en forma de cristal- líquido, que tiene movimiento y que transmite las señales de una célula a otra, es un líquido con las características ópticas de los cristales y transforma el rayo de luz en diferentes longitudes de onda (al envejecer las células van quedando sin poder comunicarse y pierden la capacidad de hacer cristales). 

Dicho literalmente por la doctora Esther del Rio:

"Somos una fabulosa armonía entre magnetitas y cristal líquido, somos antenas parabólicas, nuestra vibración afecta todo en nuestro entorno y alrrededor".


Otra maravilla es el agua magnetizada, se aconseja colocar el norte o negativo de un imán pegado a una botella o vaso (del lado de afuera) y tomarla regularme, ésto elimina todo tipo de residuos de las venas y arterias y otros fluidos corporales, limpiando por dentro nuestro cuerpo.

Y el agua azul: sirve para borrar memorias que ya no sirven. En Hooponopono aconsejan tomarla todos los días. Para hacerla se envuelve una botella con celofan azul y se la coloca al sol por una hora para cargarla (preferentemente al mediodía).

Recordemos a Juan el bautista que era reconocido por sanar todo tipo de pecado (enfermedades) con agua o mejor dicho rezándole al agua. O los descubrimientos de Masaru Emoto, todos ellos demostraron que el agua sana cuando se le ordena una intención determinada.




Publicar un comentario