Seguidores

sábado, 2 de noviembre de 2013

3 DE NOVIEMBRE, LA CELEBRACION A LAKSHMI, DIOSA DE LA RIQUEZA

- LAKSHMI -

¿Necesitas ayuda con las finanzas, trabajo, éxito, felicidad y amor? 
Puedes recurrir a la Diosa Lakshmi.

En la tradición hindú invocan primero al Señor de los Obstáculos, llamado Ganesha, para despejar el camino hacia el éxito. Él elimina los obstáculos para que Lakshmi pueda entregar la fortuna en su vida. Hay cantos y oraciones para evocar a Ganesha, algunas personas le llaman con un simple canto: "Om Ganesha, Om Ganesha, Om Ganesha".

Lakshmi es para la religión hindú la diosa de la riqueza y la prosperidad y representa la belleza, la luz, la sabiduría, la fortuna y la fertilidad. Es la esposa de Vishnú, a cuyos pies aparece en algunas representaciones y también de diferentes avatares del dios utilizando nombres distintos como Sita o Rhada. Su nombre proviene de la raíz sánscrita laks, que en una de sus acepciones significa meta u objetivo y en los textos sagrados de los Vedas se la describe como aquella que tiene por meta la elevación de la humanidad tanto en lo espiritual como en lo material.

Usualmente se la describe como una mujer hermosa de cuerpo dorado vestida de rojo, sobre una flor de loto y sosteniendo un capullo de esta flor, símbolo de la pureza, la belleza y la fertilidad. Sus cuatro manos representan a la justicia, los deseos, la riqueza y la liberación del ciclo de nacimiento y muerte. De ellas caen cascadas de monedas de oro y suele estar flanqueada por dos elefantes que la rocían con agua sagrada. La consorte de Vishnu, Lakshmi, surgió del mar al igual que Venus y es igualmente bella. Esta diosa es considerada como la esposa ideal. En muchas escenas la vemos sentada al lado de su marido Vishnu cuyos pies masajea suavemente en señal de devoción. Cuando Vishnu se encarno en Rama, allí estaba Lakshmi en forma de Sita para acompañarle con amor y dedicación.

Lakshmi es también llamada Shri (Prosperidad, Procreación y Crecimiento) Conocida tambien como la Diosa Loto, es una diosa especial. Es mágica y práctica. Su mejor amigo un hombre, Ganesha (representado como el elefante sagrado). Es una diosa venerada en todo el mundo. En los momentos de mayor desafío trae curación y sentido de fortuna, incluso en los momentos más oscuros. Es una conexión cósmica de gran alcance, una mujer divina que se parece a nosotros y ofrece una sensación de coraje, de esperanza, de poder.

La tradición narra que la diosa bendice con fortuna y éxito a aquellos que la veneran sinceramente y sin ánimo de lucro y que ella valora las virtudes del trabajo duro y el coraje. Se le rinde culto especialmente durante la fiesta de Diwali, llamada también Festival de las Luces, en la que se celebra el año nuevo hindú. Luego de las devociones durante la fiesta religiosa es común que algunos se dediquen a las apuestas y al gasto, ya que están convencidos que la diosa les proveerá con buena fortuna. Se cree que todos aquellos que la adoran conocen la felicidad inmediata.

Crear prosperidad puede ser tan simple como crear usando algún talento artístico. Lakshmi, la Diosa de la abundancia, nos muestra que la riqueza puede ser inspirada por Dios o la Divinidad. Como manifestación sagrada de todas las formas de prosperidad, ella es probablemente la Diosa más popular de todos los Dioses y Diosas Hindúes. Lakshmi es representada con frecuencia encima de monedas tan brillantes como la suerte que ella ofrece a sus devotos.

Se cree que Lakshmi es atraída por joyas brillantes que son como la riqueza que ella otorga. La estatua de esta diosa la muestran adornada con oro y otras piedras preciosas y rodeada de exhuberantes flores de loto.

Lakshmi es vista como la personificación de la abundancia, la prosperidad, la riqueza, el bienestar y la armonía es reverenciada a diario por millones de personas en todo el mundo. Está considera como una diosa universal. A su día de fiesta se le llama “Deepvali”, es la fiesta de las luces y representa un buen momento, conmovedor y próspero cuando la gente sale vestida con sus mejores galas a celebrar en nombre de la Diosa de la Fortuna.

Cada año, alrededor de la Luna Nueva de octubre o noviembre, los hindúes celebran el día de la Diosa de la Buena Fortuna y la invitan a sus casas, tratando de obtener sus favores para el próximo año.

La noche anterior a la fiesta, los niños lanzan petardos y encienden luces de bengala, y en algunas partes de la India, los adultos golpean cacerolas y sartenes para asustar a los hermanos oscuros de Lakshmi, llamados Alakshmi. Las mujeres adornan sus ventanas y puertas con unas pequeñas luces (Deepa) que son ofrendas a Lakshmi, para ayudarla a encontrar el camino a su morada.

Se llevan dulces a los templos o hacen ofrendas en sus hogares a Lakshmi Vishnu (su compañero) y su amada. En los templos los alimentos se apilan y se desbordan en torno a los iconos sagrados y los sacerdotes los bendicen y dan golosinas a los niños y alimentos a los necesitados. Se aceptan con las dos manos y un respetuoso saludo con la cabeza. A menudo, antes de comerlos las personas besan estos alimentos y oran por ellos, es un alimento bendito llamado “Prasad” y se consideran las energías de la diosa y su compañero. Tres mil años después sigue siendo el símbolo de la suerte, es la deidad femenina más adorada y amada.

Lakshmi es una diosa que trae todas las cosas buenas a la luz y la vida, conduciendo riquezas materiales y espirituales en nuestro camino.

Es descrita como una bella mujer india de grandes ojos oscuros, piel dorada y cuatro brazos. Vestida con Sari rojo bordado en oro. El rojo simboliza la Actividad y el oro indica Prosperidad. Aparece sentada o de pie en su trono de loto rosa, que representa la belleza, la pureza y la fertilidad. Lleva dos flores de loto bendiciendo a sus devotos, representando la evolución espiritual y la armonía en la vida. Sus brazos delanteros suelen ofrecer una bendición de protección. Su capacidad de mejorar nuestra suerte en la vida está simbolizada por las cascadas de monedas de oro que brotan de sus manos. Sus cuatro manos representan los cuatro extremos de la vida humana: “Dharma” o la justicia, “Kama” o deseos, “Artha” o la riqueza y “Moksha” o la liberación del ciclo del nacimiento y la muerte.


LEYENDA INDU SOBRE LAKSHMI:

"Cuenta la leyenda que hubo un rey en el norte de la India que cierto día regaló a su adorada esposa un precioso collar de perlas para que ésta pudiera lucirlo durante la celebración del Diwali. Pero he aquí que, al día siguiente, y mientras la afortunada se bañaba en el río, un cuervo osó atrapar dicho collar con su pico y desaparecer con él en el inmenso cielo. Tal fue el disgusto de su esposa que el rey, ansiando consolarla de cualquier manera, ordenó a sus hombres que recorrieran todo el reino prometiendo una suculenta recompensa a quien lograra recuperar joya tan preciada.

El ave ladronzuela, por otra parte, quien sabe con qué propósito, dejó caer el collar en un barrio muy pobre, concretamente muy cerca de donde vivía una lavandera que así, de pronto, se encontró con él en las manos.

Poco tardó la humilde joven en presentarse ante el Rey y devolver el botín robado. Pero no quiso reclamar recompensa por ello, para sorpresa del monarca, sino que rogó que aquella noche, punto de partida de las fiestas del Diwali de ese año, todas las luces del reino fueran apagadas quedando tan sólo encendidas las lámparas de aceite de su casa. Esperaba así ser vista y escuchada por fin por Lakshmi, diosa de la buena suerte y de la prosperidad.

Y llegó la noche, y su deseo fue concedido. Todo el reino quedó a oscuras, todo excepto el pequeño hogar de la joven lavandera. Así, cuando Lakshmi apareció para honrar a todos aquellos que cada año celebraban su existencia, sus ojos sólo pudieron fijarse en aquella humilde casita.

Pero he aquí que cuando la diosa tocó a la puerta de la lavandera, tras abrir, ésta le dijo que sólo la dejaría entrar si prometía quedarse en ella durante las próximas 7 generaciones. La diosa Lakshmi, emocionada ante una fe en ella tan profunda, no pudo sino aceptar sumamente complacida. Así la lavandera dejó atrás su vida de pobreza y durante 7 generaciones sus descendientes fueron los más afortunados y prósperos del reino."

De acuerdo a la filosofía hindú, para que un decreto, petición o manifestación funcione requiere de 3 elementos:

Un Mantra: "Om Lakshmi Ganapataye Namaja" (Que es el decreto mismo: Mucha Prosperidad viene en camino).

Un Mudra: En señal de ofrecimiento, se forma con las manos abiertas, las palmas hacia arriba(Un gesto, actitud o recordatorio. En este caso es la imagen de Lakshmi).

Un Sutra: (El más importante de los tres. Tu intención en que las cosas sucedan).

Y No olvidemos, el Apoyo: La imagen de Lakshmi.



El nombre Lakshmi proviene del sánscrito y etimológicamente significa percibir u observar. Es sinónimo de Laksya que significa objetivo.

Lakshmi es la Diosa por medio de la cual alcanzarán sus objetivos, a través de la observación de ustedes mismos y de la percepción correcta del mundo.

El significado de las Diosas y Dioses Hindúes es diferente al significado occidental de Dios. Las Diosas Hindúes representan cualidades que están dentro de nosotros, y que tienen el potencial de aflorar. Lakshmi tiene dos flores de loto, una en cada mano superior; son el símbolo de nuestra pureza interna y de nuestro poder espiritual.

En la otra mano derecha un mudra en señal de ofrecimiento y en la otra mano izquierda una jarra llena de tu riqueza interna.
Lakshmi está rodeada por dos elefantes que son el símbolo de la Realeza y nuevamente de la Abundancia y la Prosperidad.
Un elefante confía cada día en que hallará 225 kg de hierbas, arbustos y hojas. Pastura para alimentarse. ¡Y las encuentra! En su búsqueda derriba árboles, abre caminos.

Miles de animales más débiles se ven beneficiados de su confianza en sí mismo. Totalmente Próspero, el elefante es el removedor de obstáculos.

La Prosperidad se basa en un principio simple: Entre más des, más recibirás. Tienen que estar muy alerta, muy perceptivo de lo que sucede a su alrededor y los signos de Prosperidad se comenzarán a manifestar.

No se olviden de Lakshmi y se darán cuenta de cómo se manifiesta la Prosperidad. Deben estar atentos de cómo se manifiesta su Prosperidad es lo que le da valor al poder de tu Lakshmi interna y les recuerda lo próspero que son. Los milagros son cambios en la percepción. Solamente tenemos que estar atentos para ver que nuestra vida está llena de milagros.



Gayatri de Lakshmi:

"Om Mahalakshmaye vidmahi, Vishnu priyaye dhimahi, tanno Lakshmi prachodayat
(Om Majaalakshmaye vidmaji, Vishnu priyaaye dhiimaji, tanno Lakshmii prachodayaat)."

Significa “Om meditemos en la gran Diosa de la Fortuna, la esposa del Omnipenetrante, pueda la brillante Lakshmi, inspirar nuestra mente con el entendimiento y que la Fortuna nos ilumine”. Derivado del Gayatri mantra, el más importante himno védico, el Gayatri de Lakshmi se considera uno de los más poderosos medios para alcanzar prosperidad, belleza, armonía y fama.





Mantra de Lakshmi:

"Om shri Mahalakshmyai namaha
(Pronunciación: Om shrii Majaalakshmiaii namaja)
Om saludos a la gran Lakshmi Diosa de la Fortuna."

Om es el símbolo sonoro de la Divinidad, shri es un título honorífico que significa “belleza, señora”, Mahalakshmyai namaha se traduce como “saludos o reverencias a Lakshmi”. Éste es un mantra esencial para comerciantes y todos aquellos que desean preservar o aumentar su riqueza.





Mientras van a cantando los mantras, visualicen su propia prosperidad y éxito. Es una fuente de energía positiva, si la miran todos los días, su representación atraerá la buena fortuna en sus vidas.

También se le puede orar a favor de la paz y bienestar para todos. Buena fortuna en todos los niveles, espiritual y material, es su dominio.

Se cree que quien presta atención a la Diosa de la Buena Fortuna diariamente desarrolla un canal de comunicación con ella. También puede ser visto, simplemente que centrando su atención en su energía se está eligiendo como crear en su vida.

Lakshmi existe en una dimensión más allá de nuestras luchas humanas y tristezas, desde donde se sienta en su Sagrado Loto, nos puede guiar hacia una mayor fortuna, tener relaciones de amor más profundas y más alegrías, porque también es considerada como la Gran Madre que nos puede guiar de la Oscuridad a la Luz.

Si permiten que Lakshmi esté presente en su vida, pueden encontrar que se eleven a un estado superior de ser y vivir. Y en ese estado es donde se empieza a ver que se puede crear cualquier cosa.

Diariamente, sus 108 nombres son cantados y se pronuncian oraciones en su honor cada vez que se realiza el acto de su devoción. Ella puede escuchar nuestras oraciones desde donde quiera que estemos.

Si desean evocar su energía de la Buena Fortuna, pueden prender una vela verde en su honor (con fósforos de madera) también deben encenderle un incienso ofreciéndoselo a ella y dándole las gracias para que nunca les falte salud, dinero y demás. Pensar que es para ustedes la buena suerte. Puede ser una sensación de paz y bienestar, o tal vez tienen un problema financiero que, si se resuelve, les hará sentirse más afortunados. También pueden pedirle el apoyo que necesitan para hacer que sus sueños más sentidos cobren vida.



¿Necesitan ayuda con las finanzas, trabajo, éxito, felicidad y amor?

Pueden recurrir a la diosa Lakshmi y Ganesha. En la tradición hindú invocan primero al Señor de los Obstáculos, Ganesha, para despejar el camino hacia el éxito. Él elimina los obstáculos para que Lakshmi pueda entregar la fortuna en su vida. Hay cantos y oraciones para evocar a Ganesha, se lo puede llamar con un simple canto: “Om Ganesha, Om Ganesha, Om Ganesha”.

Recuerden: Evoquen a Ganesha repitiendo “Om Ganesha” tres veces. Luego, pídanle a la Diosa Lakshmi por su ayuda.



OTRA LEYENDA DE LA INDIA:

"Había una vez una señora vieja y gorda que adoró al Señor Ganesha con sinceridad y desinterés. El dios Humilde como le llaman con cariño, pensaba que la anciana había sufrido mucho en su vida y ahora debería concederle todo lo que quisiera. Un día él apareció frente a la anciana y le pregunta, “Oh! señora mayor, que ha adorado con sinceridad y devoción. Yo estoy aquí para darte todo lo que quieras. Pídeme lo que quieras, te prometo que todo lo que sea tu deseo voy a cumplirlo”. La anciana no adoraba al Dios con alguna intención, por lo que la simple anciana respondió: “¡Oh gran señor! Ya tengo lo que quería, y todas mis oraciones han sido contestadas por usted. ¿Qué más podría uno necesitar en la vida, si me da la oportunidad de tener una visión de ti? “El Señor Ganesha estaba impresionado. Aun así, dijo a la anciana que pidiera un favor. La anciana dijo que ella lo iba a pensar y que tendría una respuesta para la deidad al siguiente día.

La anciana le contó toda la historia a su hijo y le preguntó qué debía pedir al Dios. Su hijo le sugirió pedir inmensa riqueza y dinero, ya que sería lo que los haría feliz el resto de la vida. Insatisfecha con la respuesta de su hijo le preguntó a su hija y esta a su vez le dijo que lo mejor era pedir que sus nietos nacieran y crecieran sanos. Todavía insatisfecha, le contó toda la historia a sus vecinos y les pidió un consejo, sus vecinos le dijeron que tanto su hijo e hija tenían razón pues estos dos pedidos lograría que finalmente tuviera una vida más fácil. Pero que lo importante era que pidiera algo que la beneficiara por eso le sugirieron que debería pedir el don de la vista y, al final M oksha (paz eterna), teniendo en cuenta que ella ya era una persona mayor.

Durante toda la noche, ella no dejaba de pensar en la situación y en la mañana cuando se despertó fue adorar a la deidad, el dios volvió a aparecer frente a ella y le pidió que le dijera lo que había decidido. La anciana vacilante le preguntó: “¿Me das lo que yo digo?”. La deidad asintió con la cabeza en la confirmación. La anciana dijo entonces: “ Mujhe sau millones de rupias ki maaya dein, nirogi Kaaya dein, meri bahu ko amara Suhaag dein, meri Ankhon ka prakaash dein, NAATI-pote dein aur ant mein moksh dein ”

(Dame mil millones de rupias, dame la promesa de que seré saludable para el resto de mi vida, dame la promesa de que mi hijo va a vivir más tiempo, dame la vista, bendíceme con nietos sanos y encantadores, y al final dame la paz eterna que todo el mundo quiere).

El Señor Ganesha sonrió y dijo, “Oh vieja! No te engaño, te prometo y te aseguro que todo lo que has pedido te será entregado.” De esta manera, una señora tiene todo lo que había deseado en toda su vida sólo por adorar al Señor Ganesha con amor y devoción."



La otra historia es acerca de cómo la diosa Lakshmi dio una bendición a uno de sus devotos:

"Había una vez una pobre niña, joven que solía ir a la Peepal del árbol (una higuera) y rezar a la diosa Lakshmi todos los días. Una vez la diosa apareció frente a ella y la invitó a su casa para una fiesta. Ella dijo que le pediría el permiso a sus padres y se lo haría saber. Ella se fue a su casa y pidió su permiso. Sus padres estuvieron de acuerdo y la diosa le invito al día siguiente a su casa.

Al día siguiente, la chica se dirigió al palacio de la diosa Lakshmi. El castillo era como un gran estadio, y contaba con todas las comodidades. La diosa le ofreció una silla enjoyada de oro, le lavó los pies con agua de rosas y la invitó a su comedor para tener su fiesta. Hubo Chhappan bhog (56 variedades de comestibles). La joven terminó su fiesta y, cuando estaba a punto de salir, la diosa le dio un manto de oro para que cubriera sus hombros y cabeza. Cuando la niña estaba a punto de salir, la diosa le dijo que iría a su casa al siguiente día para comer juntas.

La chica cuando volvió a casa le contó toda la historia de sus padres. Ella le preguntaba a sus padres, cómo iban a compensar todas las atenciones con las que la niña fue tratada en la casa de la diosa. Sus padres le dijeron que no se preocupara y que preparar la comida con mayor amor y devoción.

Esa noche, mientras se bañaba, la reina del lugar donde la niña estaba, puso su precioso collar de al lado de la piscina. Un águila salió de la nada y tomó el collar a la distancia. El águila lanzó el collar en frente de la casa de la chica. La niña fue al mercado y vendió el collar y consiguió una buena cantidad de dinero a cambio. Ella organizó la fiesta con ese dinero. Complacida por la hospitalidad, la diosa la bendijo con la riqueza y la opulencia por el resto de su vida.

Estas dos historias nos dicen que si vamos a orar y adorar a Dios con sincera, devoción y dedicación, ellos vendrán y nos liberaran de todos los problemas y males y nos concederá una vida sana y feliz."


Shree Lakshmi Ganeshay Namah:



Publicar un comentario