Seguidores

jueves, 15 de mayo de 2014

COMO MANIFESTAR TUS DESEOS UTILIZANDO LOS DECRETOS


LA MEJOR MANERA DE MANIFESTAR TUS DESEOS A TRAVES DE LA PRACTICA DIARIA DE LOS DECRETOS.

Los decretos:

-Atraen el descenso de la Luz. La atención de un Ser Divino. La asistencia de las Legiones Angélicas y Divinas.

-Equilibran el mal uso de la palabra hablada a través del uso constructivo Verbo Divino en Acción. 

-Dirigen la correspondiente Virtud o Dádiva para la persona o situación, lugar o caso. 

-Elevan la gama vibratoria de los átomos.

-Ayudan a la conciencia externa a localizar la atención en solución del problema. Mantiene el ritmo y la claridad de los pedidos a la Luz. 

El Amado Maestro Jesús Cristo dice:

Cuando un grupo de estudiantes se reúne, un Gran Maestro o Deva está presente en la atmósfera. A medida que son emitidos los decretos, visualizaciones y canciones por un tiempo cadencioso, la gama vibratoria de los átomos que integran sus cuerpos físicos se eleva y mucha sustancia mal calificada es liberada e inmediatamente transmitida por el Gran Ser encargado de la reunión. Vosotros quedareis asombrados si pudiesen ver con la visión interna, cuanta sustancia impura de vuestros mundos es así transmitida, mediante el bellísimo y siempre presente Fuego Violeta. Esta Llama Violeta trasmutadora está siempre resplandeciendo encima de cada Santuario, una vez que es atraída a la acción e incluso después cuando ya  no estuvieses presente-¡Es tan maravilloso saber que el Fuego Violeta está siempre ahí! Cuando queremos que la purificación sea efectuada, ese fuego entra en acción y libera la sustancia elemental de toda impureza, disolviéndola al Sol para repolarización por medio del Amor Divino.

Cada palabra que se pronuncias es un decreto que se manifiesta en lo exterior. La palabra es el pensamiento hablado. El sentimiento que acompaña a un pensamiento es lo que lo graba más firmemente en el subconsciente. Por lo tanto pensamiento más sentimiento, tiene un gran poder de realización. Debes tener cuidado de lo que piensas y lo que expresas.

Observa tus frases, recuerda que son decretos y lo que pienses con sentimiento y lo expreses mediante el verbo, se manifestará en tu vida. Por eso cuando estés con otras personas y escuches conversaciones negativas, no afirmes nada de lo que expresen.

Piensa y repítete mentalmente: NO LO ACEPTO NI PARA MI NI PARA ELLAS.

Haz lo mismo con tus propios pensamientos negativos.

TRANSMUTALOS con la llama violeta y no aceptes para ti esos pensamientos. POLARIZA, es decir cámbialos inmediatamente por pensamientos positivos, constructivos.



Cuando pidas algo debes repetir lo siguiente:

"Yo deseo_____________. En armonía para todo el mundo y de acuerdo con la voluntad de Dios. Bajo la Gracia y de manera Perfecta. Gracias, gracias, gracias."

Recuerda que cuando meditas sobre Dios, te haces Uno con el Todo, con la Energía Universal, con Dios, con la Presencia Yo Soy ( que es nombre de Dios). Por lo tanto, al ser uno con Dios y sabiendo que Dios lo contiene TODO, entonces tu tienes acceso a todas las riquezas de la Naturaleza, solo pide lo que necesites para el momento de tu vida, para confortar tus cuerpos físico, mental y espiritual y se precipitará en Armonía perfecta.

Recuerda de no hacer pedidos egoístas, siempre pide para tí y para todo ser que lo necesite, de acuerdo a la voluntad de Dios y respetando el libre albedrío.

"Padre, dame a mí y a toda la humanidad, todas las maravillas de tu Reino", ... y haz una lista.


Uno de los mejores momentos para decretar es temprano por la mañana, cuando los ángeles rodean al planeta, limpiando la atmósfera y bendiciendo a la vida. Encontrarás que haces que si lo primero que haces por la mañana es decretar, el día transcurrirá de una forma mucho más tranquila. ¿Por qué?. Porque cada mañana un ángel nos trae el karma del día. Tan pronto como nos levantamos, ese paquete de karma negativo nos aguarda.

Podemos hacer dos cosas. Podemos decir: “Estoy demasiado ocupado para hacer mis decretos ahora. Tendré que enfrentarme con este saco ”. Si haces esto, encontrarás que ese algo te persigue durante todo el día.

Pero si te levantas temprano y haces tus decretos, tendrás un día mucho más tranquilo. Serás eficaz en tus quehaceres. La gente no entablará conversaciones innecesarias contigo, y las emergencias no te apartarán de los objetivos que te hayas marcado para ese día.

Como la oración hablada es mucho más eficaz que la oración silenciosa, es mejor que hagas tus decretos en vos alta. Si no puedes decretar en voz alta –por ejemplo, porque te encuentras en un lugar público- puedes repetir los decretos en tu mente.

Puedes hacer decretos en cualquier lugar, incluso haciendo tareas rutinarias, dando un paseo o en el automóvil. Pero intenta disponer de algún momento cada día para decretar sin interrupciones en un lugar tranquilo en tu propio altar, incluso si se trata de tu gabinete o un rincón de tu dormitorio o de tu sala de estar.

Sobre el altar puedes poner velas, cristales, flores e imágenes de santos, Maestros Ascendidos y fotografías de aquellos por los que estés rezando. Conserva la habitación bien iluminada, limpia y aireada. La iluminación escasa, el polvo, el desorden y el aire viciado impiden el flujo de la energía espiritual y hacen que tus decretos tengan menor eficacia.

Es importante mantener una postura correcta mientras se decreta. Se puede decretar de pie o sentado en una silla o en la postura del loto. Si lo haces sentado, asegúrate que la silla que uses sea cómoda y tenga un respaldo recto. Mantén la columna vertebral y la cabeza derechas. No cruces las piernas ni los brazos y mantén los pies en el suelo. Una postura incorrecta abre la conciencia a influencias negativas.

Cruzar las piernas y los brazos crea un cortocircuito en las energías que estás destinadas a fluir a través de ti para bendecir a la humanidad. Respira profunda y regularmente mientras decretas, usando el poder del aliento de Dios para proyectar Su Luz a través de tus Chakras para bendecir a toda la vida.

Sostén la hoja del decreto a la altura de los ojos para que no tengas que inclinarte mientras lo recitas. Puedes incluso sentarte al lado de un escritorio o de una mesa para sostener el decreto delante de ti, dejando tus manos libres. Si tus manos están libres, sepáralas, ponlas encima de tu regazo con las palmas hacia arriba. El dedo índice de cada mano puede tocar el pulgar.

Cuando te dispongas decretar, haz primero una oración mencionando hacia dónde quieres dirigir la Luz de invocas. Pide siempre que tu Ser Superior ajuste tus peticiones de acuerdo con lo que sea mejor para tu alma y las almas de aquellos por quienes decretas.

Entonces escoge un decreto. Pronuncia las palabras con devoción y sentimiento. Pronuncia cada palabra con un amor inmenso por Dios, manteniendo en la mente la visualización de lo que hayas elegido. Comienza lentamente y a la altura de la voz que normalmente usas para hablar.

Pronunciar el decreto lentamente te permite lograr una comunión profunda y sincera con Dios. Al repetir el decreto puedes aumentar la velocidad gradualmente y subir la altura del tono. Aunque la aceleración no es algo esencial, aumentará la capacidad que tus decretos tienen para disolver los pensamientos o las energías negativas. Debes aumentar la velocidad de tus decretos concientemente sólo si sientes esa necesidad; el decreto debería acelerarse por sí mismo.


Repite el decreto 3 veces consecutivas, 3 veces por la manana, 3 veces por la tarde y 3 veces por la noche, completando un total de 9 veces al dia.

Cuando te sientas preparado puedes comenzar a aumentar el número de repeticiones. Repetir un decreto 36, 40, 108 o incluso 144 veces puedes tener un mayor acceso a tus recursos espirituales y al poder de Dios. Lo que le da poder al decreto es la habilidad de la persona que lo practica de visualizar 


Al repetir un decreto, sentirás que toma un ritmo natural. El ritmo es una de las cosas que le da a un decreto su poder. De la misma forma que in ejército marchando al unísono puede derrumba un puente, los decretos rítmicos pueden crear una fuerza espiritual tan intensa que rompa acumulaciones de energía negativa, patrones de hábito y karma. El ritmo también produce un patrón vibratorio que envía por todo el planeta la Luz que se haya invocado.

No te desilusiones si tus decretos no parecen ofrecerte resultados inmediatos o como lo esperabas. Cuando usas La Ciencia de la Palabra Hablada, decretas por medio de la autoridad de Dios, y Dios te responderá como mejor le convenga a tu alma. Tu Ser Superior pueden intentar llevarte a otra dirección, que finalmente le proporcionará un mayor crecimiento a tu alma.

Prepárate para los resultados, incluso si no coinciden con los que buscabas. EL SEÑOR ha prometido: «Probadme ahora en esto, si no os abriré las ventanas de los cielos y derramaré sobre vosotros bendiciones hasta que sobre-abunde»13 [13: Mal. 3:10]

Incluso si sólo puedes decretar durante unos cuántos minutos al día, esos minutos pueden suponer un cambio en tu concepción mental, tu condición física y tu relación con Dios. ¡Pon a prueba La Ciencia de la Palabra Hablada y contempla lo que la Luz puede hacer por ti y lo que tú puedes hacer por un mundo necesitado!.


Esta es una técnica recomendada para hacer afirmaciones o decretos:

Debemos trabajar nuestra frase, repitiéndola 3 veces cada vez que se diga, totalizando 9 veces durante el día. Este proceso se debe hacer durante un mes:

1.- Al levantarse, repetir 3 veces la afirmación o decreto.
2.- A medio día la repetiremos 3 veces más.
3.- Por la noche, repetiremos nuestro decreto otras 3 veces.

Todo lo que se decreta 3 x 3 = 9 = Manifestación. Toda afirmación-decreto trabajada durante un mes, ¡acaba por cumplirse!, esto debido a que se está creando su vibración previa en el astral, gracias a la vibración de nuestra Voz y Mente.

Puedes armar tus propios decretos , de acuerdo a tu necesidad particular, pero recuerda sostenerlos hasta la manifestación de la perfección que buscas..Recuerda no interferir estos decretos positivos con otros negativos que se te escapen luego, porque de esa forma solo retrasas la manifestación de lo bueno neutralizando la actividad de dichas decretos.

Las afirmaciones(que tambien son decretos) precedentes de las Palabras Yo Soy al ser cortas y repetidas forman un momentum (decreto), o sea un cúmulo de energías calificadas hacia algún objetivo positivo que provoca cambios específicos y nos mantiene alertas para que las viejas grabaciones negativas de la conciencias sean reemplazadas por afirmaciones o decretos positivos que iluminan y elevan al ser hacia logros de perfección.

Las afirmaciones precedidas de las Palabras "Yo Soy" al ser cortas y repetidas forman un momentum, o sea un cúmulo de energías calificadas hacia algún objetivo positivo que provoca cambios específicos y nos mantiene alertas para que las viejas grabaciones negativas de la conciencias sean reemplazadas por afirmaciones positivas que iluminan y elevan al ser hacia logros de perfección.

La siguiente es una guía de decretos:

-Yo Soy llenando de Amor Divino mis sentimientos.

-Yo Soy envolviendo en Amor Divino a...y armonizando su vida.

-Yo Soy el confort del Espíritu Santo llegando a mi ser o al ser de..

-Yo Soy la Protección Divina envolviéndome a mi y a mi familia ..

-Yo Soy alineándome con la Voluntad de Dios en todo lo que hago .

Existen muchas formas de decretar solo es familiarizarnos y entender el significado de decretar, en esta practica esta la soluciòn y respuesta a nuestros propositos.





Publicar un comentario