Seguidores

lunes, 12 de mayo de 2014

ARCANGEL URIEL


Arcangel Uriel, su nombre signifca: 
“Llama de Dios” o “Luz de Dios.

Es el nombre de uno de los arcángeles, de acuerdo con la tradición del judaísmo rabinito y en algunas tradiciones cristianas, como la copa, Uriel aparece mencionado en los textos apócrifos y cabalísticos como Uriel, Nuriel, Uryan, Jeremiel, Vretiel, Suriel, Auriel, Puruel, Phanuel, Fanuel o Jehoel.

Fiesta: 21 de diciembre.

Se le representa con una espada en el jardín del Edén. Se le considera el arcángel puesto por el Padre Eterno a las puertas del Paraíso con su espada de fuego, aquel que expulso a Adán y Eva.

Combate el espíritu de la ira, el odio y de la impaciencia, poniendo en el corazón las virtudes de la dulzura, benignidad, paciencia y mansedumbre. Con la dulzura y la paciencia vencemos y atamos al espíritu malvado. “aprended de mi que soy manso y humilde de corazón; y hallareis descanso a vuestras almas.

Uriel nos rodea con su corona ardiente de amor, con paciencia y de bondad. El cuida todos los lugares de las apariciones Marianas, enriqueciéndolos de gracia. Jesús afirmo rn una de sus revelaciones: “cuando los ejércitos rojos avancen, ellos atravesaran tan solo al precio de la muerte y con la perdida de sus vidas, el cinturón de fuego colocado delante de los lugares de las apariciones Marianas”

Ya en el cuarto siglo, Uriel es recordado en el martirologio. El tiene en s mano izquierda la antorcha ardiente del amor de Dios. Uriel fue el encargado de expulsar a Adán y Eva del Paraíso, y custodiar su entrada con aquella espada del fuego, de la que nos habla el Génesis. También se representa con sus manos abriéndose las vestiduras del pecho, para dejar salir el Fuego Sagrado de Amor (como lo hacia francisco Xavier) El Señor, en efecto ha dicho: “yo he venido a prender fuego a la tierra; y como desearía que yo estuviese ardiendo” (Lucas 12,49). Que en nuestros corazones, arda el fuego de la Gracia y del Amor de Dios. Cuan grande sea el deseo de Jesús, de esto, lo vemos en su Sacramento de la Eucaristía. Allá esta su Amor que vence toda cosa viviente, escondido en su Carne y su Sangre, para estar siempre con nosotros.

Sobre el altar y en el Tabernáculo, esta la fuente del amor, allá esta la Omnipotencia por excelencia. Allá nosotros deberíamos encontrar la gracia, para que el fuego del amor se hagan en nosotros luz viva y resplandezca en las tinieblas. Si nosotros nos postramos humildemente adorando con gratitud y respeto a Dios en este Santo Sacramento; entonces también en nosotros arderá el fuero del amor de Dios y llegara la luz.

Pedimos a Uriel nos libere de caer e la pasión del odio, la ira y la impaciencia, y también nos proteja de personas malvadas, iracundas, nerviosas; y derrame en nuestro corazón y en el alma de los que nos rodean, el amor dulce suave y sereno. (En la iconografía se representa a San Uriel mostrando su pecho y su corazon ardiente de caridad).

BREVE HISTORIA PARTICULAR DE URIEL.

Después que el Arcángel Miguel ganara la batalla que libro en los cielos, sobrevino una época de paz y trabajo, la tierra aun giraba sin contener la vida mas que en manifestaciones de luz y oscuridad, fue entonces que la voz de Dios recorrió todos los rincones de la masa universal y considero que era el momento de preparar el camino para la llegada del ser humano que caminara sobre la faz y engrandeciera la obra. Llamo a todos los ángeles y les prometió que aquel que lograra sostener una cadena de planetas que estando ligados entre si por una relación de contenido y que no pudiesen verse sino en millones de años hasta haber logrado la verdadera evolución espiritual, hasta haber logrado tocarse sin estallar y poder compartir la Gloria de la Creación sin caer en la envidia y el egoísmo, ese seria el regente.

Había un ángel muy pequeño que no descansaba nunca, de nombre Uriel, estaba lejos de todas las miradas de los ángeles que se escuchaban atentamente al Señor, pero decidió cumplir el pedido, no con el ánimo de convertirse en regente sino movido por su gran amor y su entrega a la voluntad divina. Fueron muchos los ángeles que infructuosamente intentaron lograr que hubieran mundos cercanos con estrellas similares y vidas similares, pero su falla consistía en que los celos invadían pronto a las almas que querían habitarlas y discutían entre si para tener sus territorios y cerrarse a posibles ataques.

El pequeño Uriel decidió vivir en aquellas tierras nuevas poniendo todas sus energías en el balance y equilibrio de sus orbitas, regando parcelas con lluvias y cuidando la vegetación que poco a poco iba creciendo. Una vez que lograba hacer un jardín se iba muy lejos, tan lejos que se olvidaba cual había sido el anterior, así descubrió que si mantenía memoria de sus obras tenia memoria de si mismo y por ende su ego crecería tanto que podría opacar sus entrega a Dios, por lo que decidía cada vez irse mas lejos y cuidar de los lugares mas olvidados en la esfera celestial.

Un día, el Señor volvió a llamar a los ángeles para que presentaran sus obras. Ellos habían creado cadenas hermosas de planetas con seres de diversas formas y aptitudes increíbles, pero Dios noto que muchos de ellos ya se conocían y podía desatarse nuevamente una guerra en el universo debido al sentido de posesión que los animaba, pues el contacto con la materia había debilitado su noción de pertenencia divina.

El Gran hacedor no estaba conforme con lo que sus queridos ángeles habían hecho y decidió soplar fuerte para separar aun mas a los mundos creados y así poner mayor distancia entre ellos. Les pregunto a sus ángeles si todos habían presentado sus obras. Dijeron que solo faltaba Uriel ¡donde esta? –Pregunto-¡vayan a buscarlo!

Un hueste de ángeles azules salieron a su búsqueda. Lo encontraron sentado en un monte muy alto en un planeta pequeñito que giraba alrededor de una estrella no muy grande tampoco.

Lo llamaron y le dijeron que el Señor quería verlo, entonces recordó que ya era hora de presentarse. Cuando llego a la presencia de Dios le pidió perdón por su olvido y le hablo de todos los lugares en los que había trabajado y sostenido, pero con mucha pena le dijo que no recordaba como llegar a ellos pues olvidaba siempre el camino. El Señor sintió entonces que aquel pequeño ángel había logrado lo que ninguno de los otros ángeles habían podido, pues si no recordaba donde estaban los mundos que serian el hogar de los seres humanos, estos no podrían estar tan cerca como para dominarse los unos a los otros y cuando se conociesen ya no habría egoísmo sino comprensión y solidaridad.

Fue así como Dios elevo el rango de aquel pequeño ángel convirtiéndolo en arcángel y coloco sobre su cabeza un sol que bajando luego a su pecho fue la señal de su jerarquía. Le otorgo el don de la divina inteligencia y la eterna memoria, puso a la tierra bajo su cuidado y lo designo regente. Aquel ángel tan pequeño se había convertido en un enorme arcángel que brillaba con luz propia sobre las estrellas y los astros mientras el resto de los ángeles cantaban la Gloria de Dios y del nuevo arcángel que era ya el benefactor e intermediario entre Dios y los hombres, por eso Uriel es el arcángel del trabajo, de la solidaridad, de la memoria y la ecología.

El Arcángel URIEL del Sexto Rayo Rayo de Luz...

Su complemento es la arcangelina Señora Gracia (Stma Virgen de Alta Gracia). Que nos enseña a vivir en "ESTADO de Gracia", para que venga todo lo que necesitamos para nuestras vidas.

6º Rayo Oro-Rubí es la llama de la Provisión Divina eternamente manifestada, de la Paz, tranquilidad, el Suministro, la Gracia, la Devoción, el Misticismo y la Serenidad de Dios.

Para precipitar lo bueno que ha de venir debemos estar en calma y tener paz...


URIEL es el emisor del suministro de todos los requerimientos materiales, vitales, emocionales y mentales.

DECRETOS:

“Amada Presencia de Dios "Yo Soy" invocando al amado arcángel URIEL, para que traiga a mis manos, a mi vida, a todo mi ser, a mi casa, a mi ciudad, y a todo el planeta la Provisión Divina ilimitada; para yo sea RICO, OPULENTE, GENEROSO y DADIVOSO.
Que siempre tenga para DAR.”


"Amado arcángel URIEL, Suministra, Suministra, Suministración. Precipita, Precipita, Precipitación. Provisiona, Provisiona, Toda Provisión. GRACIAS PADRE porque Así es!."


“Yo soy abundancia perfecta. Yo soy Riqueza en Paz. Yo soy Luz. Merezco ser amado. Merezco ser feliz. Merezco Ser Libre Económicamente. Se que Dios me ama, que los Ángeles me aman y que los Guías de Luz me aman. Hoy comienza mi Liberación de las ataduras económicas. Que el Arcángel Uriel me llene de regalos de Dios en lo Material y en la Sabiduría. Me disculpo si desprecie al dinero o si juzgue a alguien por su dinero. Cancelo definitivamente mis prejuicios con respecto de la riqueza y la opulencia perfecta toda. Entrego ahora mismo toda mi carencia, mis errores y mi manera de ver la riqueza, a Dios Todo Poder, para que los trasformes en Abundancia Material para mí y para todos en paz. Pon tu poder divino y tu amor dentro de mí, decido sanar mi mente, y mi alma. Abro mi corazón a tu amor purísimo que me envuelve con tu luz radiante, revitalizando mi alma y cada pensamiento negativo, se convierte en positivo recreándome en una nueva vida llena de amor y alegría, que voy a compartir amando, y comunicando todo lo que aprenda. Que siempre sea tu voluntad, Gracias Padre por lo que ya es!.”

Practiquen esta Oración para la Riqueza Material a diario y si fuera necesario varias veces al día… se dieron y seguro se darán Milagros….

Los bendigo en el nombre de Dios!

~ Maestro Espiritual Eduardo Yoel


SOLUCIONAR PROBLEMAS CON EL ARCANGEL URIEL:

Si los problemas tienen solución espera y si no lo tiene también porque bajo cualquiera situación hay siempre un bien, y solo hay que esperar para verlo manifestado. Toda situación de cambio genera cierto temor en el ser humano, los problemas son parte de la vida pero nos sirven para crecer, los problemas nos enseñan la capacidad que tenemos para desarrollar nuestras herramientas, nuestras habilidades para enfrentarnos a ellos por los más difícil que sean. 

Los problemas son ensamblados por situaciones externas y muchas veces creados por nosotros mismos por decisiones equivocadas, por patrones genéticos y otros tantos son problemas colectivos, los más apremiantes son los individuales; pues son ellos los que de una manera u otra diseñan nuestra vida, cuando los ´problemas crecen de tal forma que se convierten en fantasma que nos pueden devorar y hacernos sucumbir perdemos el norte y abrimos un desequilibrio que no nos dejan meditar y buscar prontamente una solución que de una manera u otra llegara, a medida que iba creciendo entendí las palabras de mi abuela y de mi madre todo tiene solución de una manera u otra, siempre llegara a nosotros una herramienta la cual usaremos y depende de nosotros como manejar la situación, siempre en un problema hay involucrado otras personas, lo que debemos tratar es de solucionar sin dañar a las otras personas cualquiera que sea el problema, si es un problema judicial debemos pedir un buen abogado y honestos magistrados para obtener una sentencia con justicia y equidad; si es un problema económico debemos analizar y buscar ayuda en las entidades correspondientes, si es un problema amoroso debemos buscar donde está la falla si reside en nosotros o en nuestra pareja, y muchas veces la solución es dejarlo ir si es tuyo regresará a ti, y si no llegara a tu vida alguien que corresponderá a ti y será una relación recíproca.

Estos son unos cuantos ejemplos de los problemas que podemos enfrentar, en lo amoroso, en la salud, en lo laboral etc, etc.

Pero contamos con nuestros Bien Amados Arcángeles y Ángeles que nos ayudaran con su inmenso amor por nosotros, dejaremos en sus manos el coco de los problemas, te voy a indicar un ritual para cualquier problema que estés pasando en estos momentos.


INVOCANDO AL ARCANGEL URIEL (Para solucionar problemas):

•Una vela de color rojo.
•Una vela dorada.
•Una estampa o imagen del Arcángel Uriel .
•Incienso de naranja o mandarina.
•Un vaso de agua
•Flores de cualquier tipo, de preferencia de color blanco.

Escoges un lugar tranquilo, limpio donde dispondrá un pequeño altar en una mesita, con mantel blanco, las velas en el centro y las flores y el vaso de agua a cada lado. Encenderás las velas y dirás la siguiente invocación:

"Amado Arcángel Uriel te invoco en nombre del Padre creador, envuélveme en la llama oro_ rubí, llena mi ser de paz, gracia y providencia. Ayúdame a encontrar solución, al problema___________________ que tengo en mente. Dame sabiduría para comprender porque suceden las cosas y visión para resolver y ver la solución al problema (os), llena mi mundo de tu infinita paz, prosperidad y abundancia divina. Gracias Padre porque nuestras necesidades están cubiertas. Amen."

(Repetir 3 noches seguidas).
Publicar un comentario