Seguidores

viernes, 8 de mayo de 2015

UTILIZA TU RESPIRACION PARA TRANSFORMAR LOS PATRONES MENTALES NEGATIVOS

"El aire es tu alimento y tu medicamento." ~Aristóteles.

RESPIRAR PARA TRANSFORMAR LOS PATRONES MENTALES NEGATIVOS

Siempre que quieras cambiar un patrón negativo de la mente que se ha convertido en un hábito duradero, la respiración es lo mejor. 

Todos los hábitos mentales están asociados con el patrón de respiración. Cambia el patrón de respiración y la mente cambiará inmediatamente, casi instantáneamente. ¡Inténtalo!

Siempre que observes que esté surgiendo en ti un juicio y que estés cayendo en un viejo hábito, exhala inmediatamente, como si estuvieras tirando el juicio con la exhalación. Exhala profundamente, jalando el estómago y, conforme sacas el aire, siente o visualiza cómo todo el juicio está siendo expelido.

Después inhala profundamente dos o tres veces. Simplemente ve qué pasa. Sentirás una frescura completa; el viejo hábito no habrá logrado tomar posesión. Comienza con la exhalación, no con la inhalación. 

Cuando quieras absorber algo, empieza con la inhalación; cuando quieras deshacerte de algo, comienza con la exhalación. Sólo mira la manera inmediata en que es afectada de forma positiva la mente. Inmediatamente verás que ésta se ha movido a otro lugar; ha llegado una nueva brisa. No te encuentras en la vieja rutina así que no repetirás el viejo hábito.

Esto sucede con todos los hábitos. Por ejemplo, si fumas y sientes la necesidad de fumar pero no quieres, inmediatamente exhala profundamente y expele la necesidad. Respira profundamente y verás que la necesidad ha desaparecido de manera inmediata. Esta puede convertirse en una herramienta sumamente importante para el cambio interno y una profunda transformacion personal que a la larga traera una infinidad de beneficios en tu vida.


Técnica guiada por el profesor y psicoterapeuta Santiago Pazhín para una respiración consciente, primer paso para controlar la mente, relajar el cuerpo o meditar:


Inspirar conscientemente es saber que el aire está entrando en tu cuerpo y espirar conscientemente es saber que tu cuerpo está renovando el aire. De este modo estás en contacto con el aire y con tu cuerpo y porque tu mente está atenta a todo ello, tú también estás en contacto con tu mente, simplemente de este modo. 

Se necesita una sola respiración consciente para volver a tomar contacto contigo mismo y todo lo que te rodea, y tres respiraciones conscientes para mantener ese contacto.

"El aliento es el puente que conecta la vida con la conciencia, que une el cuerpo con sus ideas." ~Thich Nhat Hanh.

Respirar es vivir, es hacer que la fuerza vital circule por tu cuerpo. Y no se trata solamente de mantenerse vivo, sino de ganar salud, disfrutar al máximo de la vida, y de liberar tu potencial interno.
Sabemos que según qué actividad estemos realizando respiramos de una u otra manera. No es lo mismo correr que estar sentado, ni respiramos igual al cantar que al dormir. Pero además de esta relación evidente entre tipos de respiración y actividades, hay otras relaciones sutiles entre la respiración y los estados físicos, intelectuales y emocionales.

Una respiración pobre y superficial da como resultado una falta de fuerza vital, y a su vez, cuando falta la fuerza vital, la respiración se vuelve pobre y superficial. Es el primer paso que nos encamina hacia la tristeza y la depresión.

De la misma manera, una respiración agitada altera nuestras emociones. Y si nuestras emociones están alteradas, la respiración se agita. Esto nos lleva al estrés y la ansiedad.

Por lo tanto si la respiración está directamente relacionada con el pensamiento y las emociones, utilizar unas adecuadas técnicas de respiración nos permite influir en nuestros estados emocionales y mejorarlos, y también nos ayuda a concentrarnos y alcanzar un estado de relajación mental.

Publicar un comentario