Seguidores

lunes, 26 de agosto de 2013

ENTREVISTA A BRIAN WEISS, REGRESIONES A VIDAS PASADAS

Entrevista a Brian Weiss acerca de las regresiones a vidas pasadas:

Quien es BRIAN WEISS:

Es el creador de la terapia de vidas pasadas, basada en la reencarnación. Postula que numerosas enfermedades se explican y alivian cuando las personas “recuerdan” sus vidas anteriores. Incluso las de hace milenios, a las que sería posible regresar de la mano de la hipnosis. Gracias a la labor de investigadores/as como Brian Weiss, en las últimas décadas se ha producido un extraordinario interés en la reencarnación y en la terapia regresiva. Brian Weiss, después de obtener el titulo de médico “cum laude” en la Universidad de Columbia y de completar su formación en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, trabajó como médico interno en el hospital de la Universidad de Nueva York y se especializó en psiquiatría. En ese periodo escribió varios artículos científicos. Posteriormente, el doctor Weiss publicó "Muchas vidas, muchos maestros", "Los Mialgros Existen", "Solo el amor es real", "Muchos cuerpos, una sola alma", y "A traves del tiempo", en donde transmite al lector las múltiples experiencias con sus pacientes. Pero la historia más interesante de todas aparece en "Lazos de amor", su tercera novela que trata de las almas gemelas, las personas que están unidas internamente por los lazos del amor y que se encuentran una y otra ..

Fragmentos de la entrevista a Brian Weiss:

-¿Se ha sometido personalmente al proceso de regresión? ¿Cómo ha sido su experiencia? ¿Cuántas veces la ha tenido?

"Unas ocho o nueve con diferentes colegas y mi esposa y sé que puede ser algo muy emotivo y vívido. Alguna vez me ha ocurrido en sueños. Recuerdo una experiencia especialmente interesante durante una sesión de shiatsu. Recordé haber sido una especie de sacerdote en tiempos babilónicos, pero no tengo forma de comprobarlo. Ni siquiera regresé con un nombre, pero estaba en un zigurat y era una persona que no ayudaba a los demás, sino que se aprovechaba de ellos para su ganancia personal. En otra vida me vi como un sacerdote católico y sufrí tortura y muerte durante la inquisición en Dublín. Mi actitud era muy distinta a la anterior. Quizá fue mi mente la que creó todo el escenario, pero mirando a mi mente de forma objetiva fue algo muy diferente a como suelo soñar despierto, por ejemplo. Eran recuerdos cargados con mucha emoción, tenían una cualidad diferente. ¿Cómo voy a probar algo así en laboratorio? Hay zonas del cerebro que se activan durante estas experiencias según comprobó el neurólogo Penfield, pero creo que hace falta investigar mucho más todavía. En Occidente todo queremos explicarlo científicamente pero también debemos ser pragmáticos y filósofos. La esencia de la ciencia es mantener una visión abierta y encuentro que la mayoría de los científicos no la tienen.
-¿Cuál cree que ha sido la contribución más importante de la terapia regresiva al campo de la psicología?

Los pacientes se benefician profundamente y en consecuencia sufren menos y gastan mucho menos porque el tiempo de tratamiento se reduce muchísimo. Aunque sólo sea por lo bien y rápidamente que funciona merece la pena ponerla en práctica y estudiarla a fondo. Es terapéutico cuando la persona sigue el proceso y lo vive con emoción, no sirve que un psíquico o un médium les diga lo que fueron en vidas pasadas. Personalmente trabajo en dos niveles. Uno es la validación de los recuerdos, es decir, los detalles históricos, nombres, etcétera. Hay casos de personas que hablan cinco idiomas que no han aprendido en esta vida. El otro nivel es el terapéutico: los pacientes se curan al margen de sus creencias en la reencarnación. Desaparecen los síntomas físicos que padecían, al igual que las fobias, sienten una profunda paz y relajación. Esto es muy notable al margen de nuestra capacidad para explicarlo de forma científica. La fenomenología está clara: la gente se cura rápidamente. A veces es suficiente con un par de sesiones, mientras que antes hacían falta un par de años o más de psicoterapia para obtener resultados. Suele haber recuerdos reprimidos con una gran carga emocional y con la técnica de la regresión afloran casi inmediatamente. Es muy potente.

-¿Y qué porcentaje de personas son capaces de hacer regresiones?
En Buenos Aires, hace algunos años, di una conferencia ante 700 personas y el 80% recordó una vida pasada.

–Y una vez que uno la recuerda, ¿la recuerda siempre en forma consciente?
Más y mejor que un sueño.

-¿Y eso no desestabiliza psicológicamente? Quizás uno ya tiene muchos problemas en esta vida y vivir, además, arrastrando vidas anteriores…
No, en realidad esta terapia ayuda a superarlo. Supongamos que alguien ha sentido temor a ahogarse desde que era chico. Y en la regresión recuerda que se ahogó en el siglo XVI. El síntoma, en general, desaparece. La terapia no crea los síntomas, los elimina. Parece algo similar al psicoanálisis: al recordar, uno entiende. Es una catarsis.

–¿En cuánto se logran resultados?
Depende del paciente. Algunos lo consiguen en la primera o en la segunda sesión. A otros, que tienen preeminencia del hemisferio izquierdo del cerebro y son más controladores, les cuesta más entregarse o confiar y quizá les lleve un poco más. Pero entre el 70 y el 80% de las personas pueden recordar alguna vida pasada. Las personas con fobias son las que más rápidamente logran resultados.

–¿Por qué? ¿La fobia viene siempre de alguna vida anterior?
Sí, pero también de experiencias traumáticas en la niñez de la vida actual, y muchas veces, si viene de una vida pasada, vamos trayendo con nosotros la vulnerabilidad, arrastrándola. Entonces, recordar que es algo que ya pasó tiene el efecto de aclarar el panorama y la fobia se puede superar.

-Algunos investigadores piensan que las historias que emergen durante las regresiones relativas a supuestas vidas pasadas son mera fantasía elaborada por nuestra mente inconsciente para satisfacer al investigador. ¿De qué argumentos dispone para refutar esto? ¿En cuántos casos de los investigados por usted ha podido verificar datos sobre vidas pasadas?

Nuestra mente es sorprendente y apenas empleamos sus poderes creativos, pero al margen de esto cada vez nos encontramos con más casos que parecen confirmar y validar la existencia de la reencarnación. Van más allá de las explicaciones. Recuerdo, por ejemplo, el caso de una mujer inglesa que recordó una vida pasada en Irlanda. Nació en los años treinta y murió en los cincuenta a raíz del parto de su quinto hijo. Los cinco niños todavía vivían y confirmaron todos los recuerdos de la infancia de su madre, tal y como ella los había recuperado durante la regresión. No se trata evidentemente del inconsciente colectivo ni nada similar. Ya contamos con cientos de casos. Cuando preguntas las personas recuerdan perfectamente que sus recuerdos son de una vida anterior. Sin duda, todo esto es muy difícil de demostrar en laboratorio. Como ahora viajo mucho lo que hago es entrenar en esta terapia a unos doscientos profesionales al año en todo el mundo. Cuantos más la practiquen más datos tendremos para una evaluación científica. Se trata de dar credibilidad a esta terapia. Aunque a veces no es fácil discernir lo que es real de lo que no lo es, lo importante en definitiva es que el paciente se cure de verdad. Es increíble que muchas personas con síntomas físicos o incluso con tumores que han sido confirmados por resonancias magnéticas o tomografías cuando se someten a una técnica de regresión se curan. Se trata de cambios fisiológicos palpables. Es una prueba clara de la conexión entre cuerpo y mente.

-¿Podría resumir los mensajes más importantes que ha recibido de los Maestros? ¿Cómo los obtuvo? ¿Mediante canalización tal vez?

Creo que todos tenemos contacto con la conciencia o el yo superior, da igual el nombre que utilicemos para definirlo. Pero cuando escuchamos los mensajes se observa que todos giran en torno al amor, la compasión, la ayuda a los demás, etcétera. Eso es precisamente lo que están descubriendo los científicos. A veces cuando leo a Albert Einstein o a otros científicos cuánticos me doy cuenta de que su trabajo es profundamente místico. Es siempre el mismo mensaje: hay mucho más en la vida que no vemos. Somos energía, compasión, amor y tenemos que actuar en consecuencia. Ese es el mensaje. Creo que podemos debatir cuanto haga falta sobre si la reencarnación es real o no, pero en última instancia lo que cuenta es comprender que nuestra verdadera naturaleza es espiritual. Tenemos que sanarnos individualmente y en grupos.




Publicar un comentario