Seguidores

domingo, 4 de agosto de 2013

CUANDO LA EMOCION NO SE EXPRESA EL CUERPO DUELE



CUANDO LA EMOCIÓN NO SE EXPRESA EL CUERPO DUELE....

Hay una frase muy sabia que dice asi: "EMOCIONES EXPRESADAS, EMOCIONES SUPERADAS." Algunos se identifican con ella, otros encuentran dificultad en su planteamiento, pero lo que nadie me puede negar es que cuando las emociones negativas se nos ponen de manifiesto nuestro cuerpo, a nivel físico, se resiente.

Ante una misma dolencia o enfermedad su manifestación física se desarrolla de una u otra manera dependiendo del estado de ánimo con el que la afrontemos. En enfermedades como el cáncer o la fibromialgia está demostrado que el aprender a gestionar las emociones y encontrar cierto equilibro emocional, hace que la presencia de sentimientos positivos ayude a la recuperación del paciente.

¿Qué es una enfermedad en si misma?

No es más que una alteración del estado normal de nuestro organismo, o parte de él, por no poder recibir lo que necesita. Algo así como un CONFLICTO interno.

La persona se constituye en cuerpo (físico) y mente (raciocinio y emociones), ambos son necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Por tanto, tan importante es atender la carencia física que está sufriendo un determinado órgano, como atender las necesidades emocionales que tiene un paciente para combatir dicha dolencia. ¿La solución? LA PREVENCIÓN.

Si aprendemos a cuidarnos física y emocionalmente evitaremos la aparición de muchas alteración psicofisiológicas o las combatiremos con mayor efectividad en caso de que se nos presenten.

Se trata de un proceso de ADAPTACIÓN a nosotros mismos y al medio en el que nos desarrollamos.

¿Cómo relacionaríamos una dolencia emocional con una alteración física?

Para hacerlo de manera clara y sencilla enumeraré los órganos que se suelen ver afectados cuando no hemos solucionado emocionalmente algo que nos preocupa.



Estos son solo algunos ejemplos:

- HÍGADO:
o Se le vincula con la ira, el enfado, y la agresividad.

- CORAZÓN E INTESTINO DELGADO:
o Relacionado con la euforia, histeria, excitación, hipersensibilidad y nerviosismo.

- ESTÓMAGO, BAZO Y PÁNCREAS:
o Se ven alterados por desequilibrios emocionales como la ansiedad, la duda, el escepticismo y los celos.

- PULMÓN E INTESTINO GRUESO.
o Guardan relación con las dificultades para comunicarse cuando uno quiere imponer su palabra, el exceso de autoridad y el dominio sobre los demás.

- RIÑÓN Y VEJIGA.
o Vinculados al miedo, la falta de autoestima, la timidez y la desesperanza

Como podemos ver EMOCIONES y ÓRGANOS van de la mano, por ello es tan importante hacerle caso a la expresión de las primeras para evitar disfunciones en los segundos.

•El resfrío "chorrea" cuando el cuerpo no llora.
•El dolor de garganta "tapona" cuando no es posible comunicar las aflicciones.
•El estómago arde cuando las rabias no consiguen salir.
•La diabetes invade cuando la soledad duele.
•El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta.
•El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan.
•El corazón afloja cuando el sentido de la vida parece terminar.
•La alergia desaparece cuando el perfeccionismo está tolerable.
•Las uñas se quiebran cuando las defensas están amenazadas.
•El pecho aprieta cuando el orgullo esclaviza.
•La presión sube cuando el miedo aprisiona.
•Las neurosis paralizan cuando el niño interior tiraniza.
•La fiebre calienta cuando las defensas explotan las fronteras de la inmunidad.
•Las rodillas duelen cuando tu orgullo no se doblega.
•El cáncer mata cuando no perdonas y/o te cansas de "vivir".


El compromiso divino de todos los seres que habitamos este hermoso planeta es evolucionar y alcanzar la meta de la vida en la tierra que consiste en estar dispuestos a aceptar, vivir y experimentar todos los retos, las lecciones, y las pruebas de la oscuridad, para encontrar nuestra propia luz. Y para lograrlo con mayor rapidez y eficacia, es muy importante que te des permiso de sentir todas las emociones que has almacenado en tu alma a lo largo de tu vida, como el miedo, la ira, la tristeza, la culpa, los juicios, el resentimiento, la duda y la falta de amor propio. Para limpiarlos, sanarlos y transformarlos en amor puro y verdadero, y de esa forma poder llenarte de luz! Pues solo así, podrás fluir libremente por el río de la vida, y vivir intensamente en el eterno presente con alegría, paz y felicidad! Por eso desde ahora con esta nueva conciencia aplícarse, sanar lo que quede pendiente... perdonar, perdonate a ti mismo.....

Y ¿tus dolores callados? Cómo hablan en tu cuerpo? La Enfermedad no es mala, te avisa que te estas equivocando de camino.
Publicar un comentario