Seguidores

sábado, 3 de septiembre de 2016

CONVIERTETE EN LA FRECUENCIA DE LO QUE DESEAS



La divinidad no te entrega lo que deseas, te entrega todo lo que esté alineado a tu mismo nivel de frecuencia.

¿Te has preguntado porque tus deseos nadan mas no aterrizan en tu experiencia de vida?

Es muy probable que te quedes atorado/a en la frecuencia del deseo y no has cambiado de polaridad para convertir tu frecuencia para igualarlo al mismo nivel de frecuencia a lo que deseas.

Existe una ley que se llama (la ley de la intención y el deseo) es una ley que tiene dos caras, por un lado tiene el deseo y por la otra cara tiene la intención, el propósito, almomento que te concentras en la intención comienzas a contactar con la frecuencia y la emoción que quieres experimentar y en ese momento conectas con la frecuencia indicada.

Lo que tienes que hacer después de identificar lo que deseas es preguntarte para que lo quieras. Detrás de un deseo existe la intención de tener una experiencia y en la mayoría de los casos es una emoción, puede ser de gozo, felicidad, poder, libertad etc.

Digamos que quieres una pareja y descubres que lo que en realidad quieres es experimentar felicidad, lo que tendrás que hacer es enfocarte en la felicidad durante el día y puedes utilizar el poder de la palabra para comenzar a generar ese nivel de frecuencia, por ejemplo.

Si haces este ejercicio 5 minutos por la mañana, 5 por la tarde y 5 por la noche, comenzaras a enviarle una señal a tu subconsciente para que comiencea trabajar y entregarte aquello quecontribuya con lo que tú deseas.

Durante el día dirás la palabra: "felicidad, felicidad, felicidad", x 5 minutos.

Esta es una forma de afirmar sin comprometerte mucho y de esta manera el subconsciente no debatirá contigo porque no estas usando algo que se contraponga a tu realidad, solamente estas decretando una palabra neutral.

Lo que sucederá es que pondrás en movimiento la ley de la resonancia, la cual activamos a través de nuestras palabras, esto lo harás según lo que deseas experimentar ya que todos tenemos intenciones diferentes con un mismo deseo.

Por ejemplo otra persona querrá experimentar poder, libertad, gozo, con el hecho de tener su pareja.

Si lo que tú quieres experimentar es poder, ya sabes lo que tienes que hacer durante el día, decretar la palabra "poder, poder, poder" tres veces al día. ¿Si me estoy explicando?

Este ejercicio no lo hagas por un día, una semana o dos,hazlo hasta que tengas en tus manos tú deseos físicamente materializado, de lo contrario no veras los resultados que tanto estas esperando y seguirás esperando lo que tanto deseas en tu vida.

Gracias por pertenecer a mi universo y gracias por permitirme entrar al tuyo, ánimo.

*Autor, fuente y cortesia de la nota: Arturo Rivera, Escritor.


Publicar un comentario