Seguidores

martes, 17 de diciembre de 2013

EL ARTE ORIENTAL DE LEER EL ROSTRO


El arte Oriental de leer el rostro....

Los chinos llevan milenios leyendo caras y extrayendo información precisa de la personalidad de una persona, rasgos psíquicos proyectados en la faz, sus relaciones interpersonales y su papel en la sociedad.

La base de estos conocimientos es que la mente y el cuerpo son dos manifestaciones de un mismo proceso energético y que en todas las cosas existe la polaridad.

El rostro se va cincelando no solo por todas las cosas que nos suceden, también por todo lo que pensamos y vemos.

No puede más que ser una imagen del mundo que ha vivido en particular y que han vivido sus antepasados en general.

Algunas de estas interpretaciones son parte de un contexto y un paradigma particular, algunas podrán extrapolarse y, como siempre, queda al lector experimentar por sí mismo si le sirven para “leer a las personas”.


Para empezar mira tu rostro y divídelo a la mitad. Nadie tiene un rostro perfectamente simétrico.


Tu lado izquierdo representa la energía yang o masculina: en un hombre es su yo, sus amigos, hermanos, su padre, etc. En una mujer su relación con el sexo opuesto, su padre, etc., pero no su yo.

El lado derecho es lo opuesto, el yin, la energía femenina: en la mujeres su yo, en el hombre, la otredad femenina. ¿Tienes rasgos distintivos en algún lado de la cara, cicatrices, pecas, etc., o una oreja, o un ojo más grande que el otro? Estas cosas son símbolos somáticos de procesos, cualidades y carencias internas.

Si tu lado derecho es más lleno, aunque sea poco, tienes una mejor relación con o te importan más las mujeres de tu vida (o si eres mujer esto podría significar que eres muy egoísta, ensimismada).
Lo opuesto si tu lado izquierdo es más prominente.

Según los chinos los puntos vitales son cinco: la barbilla, la frente, cada cachete y la nariz.


La nariz representa riqueza, si tienes una nariz derecha con la punta redonda y fosas prominentes de igual proporción, esto significa que tienes o tendrás gran riqueza.

Sin embargo, tener las fosas nasales estrechas significa que serás mejor ahorrando y manteniendo el dinero.
Si tu nariz se inclina hacia un lado más que el otro, esto determina en qué estás gastando tu dinero: si se inclina a la derecha es probable que lo estés gastando en cosas de energía yin, tal vez en tu novia, en prostitutas, en productos de belleza, etc.

Una nariz proporcionada que acaba toda su trayectoria hacia abajo significa equilibrio.

Los ojos, “la ventana del alma”, contienen mucha información sobre la personalidad.
Si tienes ojos redondos, bien curveados, eres una persona emocional.

Si tus cejas terminan en una curva hacia arriba eres una persona generalmente positiva, lo contrario significa que tiendes al pesimismo.
Si los ojos son sumidos, esto significa un mayor relajamiento, pero también cierta inacción, en cambio los ojos salientes son de una persona proactiva y dominante.

Los ojos separados son de personas líderes que marcan la pauta, los ojos muy juntos son de personas muy detallistas.

Los labios delgados generalmente son de personas que discuten mucho; los labios profusos indican una tendencia al placer, al amor, a la ternura y la amabilidad.

Una boca que tiende hacia arriba es el rasgo de alguien optimista.

Las orejas son muy importantes, por esta razón algunas personas en China se operan las orejas (aunque sea una forma de engañar a las demás personas).

Tener marcas o anomalías en la oreja, especialmente la izquierda (porque significa mala relación con el padre) se considera una mala señal. Las personas que saben escuchar bien tienen las orejas planas.

En la cultura china tener orejas largas y amplias es considerado una muy buena señal. Si la parte superior de las orejas está más alta que las cejas y además se tiene una frente amplia, esto significa que se tiene un entendimiento y un desarrollo espiritual superior.

Si se tiene una frente pequeña en relación con la mitad inferior de la cara esto significa que una persona es muy aterrizada y práctica. Sin embargo, tener una frente amplia es algo deseable. En esa frente, como en una playa, pueden anidar la aves de buen agüero y recargar su vuelo.


El arte de la casamentera china consistía en observar a las personas y ver qué necesitaban y cuáles eran sus deficiencias de personalidad. Con esa información, ella buscaba a alguien que los complementara.

Las narices y los pómulos tienen que ver con el poder. Una nariz grande indica qué tan grande es el ego, o la ambición de poder.
Entonces, un hijo de una familia poderosa con nariz pequeña, necesitaba de una mujer con pómulos saltones para que lo incentivara a buscar siempre un cargo más alto.

En cuanto a los negocios, se pueden observar los ojos. Si una persona los tiene muy abiertos quiere decir que deja entrar muchas cosas, si tiene los ojos más cerrados quiere decir que es más analítico.
Publicar un comentario