Seguidores

miércoles, 15 de abril de 2015

EL CHI O ENERGÍA VITAL


EL CHI O ENERGÍA VITAL


Los Tres Tesoros:

Según la teoría Taoísta al nacer se nos regalan tres tesoros que permanecerán con nosotros hasta el día de nuestra muerte y que tenemos que cuidar y cultivar durante el transcurso de la vida. Estos tesoros son entidades claramente distintas entre si, pero completamente interdependientes, y asociadas estrechamente con la vida humana.

Entre los tres abarcan los tres planos fundamentales de la vida humana: el físico, el energético, y el mental. De su fuerza y su equilibrio interno dependen la salud y la longevidad humana.



Según la teoría Taoísta, los tres tesoros de la vida son:

Jing: la esencia de la vida, este concepto engloba todos los fluidos que circulan por nuestro cuerpo y que son transportados por la sangre, así como las hormonas segregadas por las diversas glándulas que componen el sistema endocrino, semen y óvulos, y los fluidos pesados como la linfa, los lubricantes que rodean a las articulaciones, (liquido sinovial), las lágrimas, la transpiración, y la orina.

Shen: el espíritu de la vida, engloba todas nuestras facultades mentales, entre las que se incluyen el pensamiento racional, la intuición, el espíritu, la atención y el ego. El pensamiento tradicional chino distingue cuatro aspectos principales: el espíritu: Hum, el alma humana, asociada con lo yang y el cielo. Bo: el alma animal asociada con lo ying y la tierra. Yi: pensamiento y conciencia. Jin: intento y fuerza de voluntad. A diferencia del dualismo occidental, que pone al espíritu como una entidad independiente, y situada por encima y más allá del cuerpo, el taoísmo considera al espíritu si está sano como el resultado del buen funcionamiento de los otros dos tesoros.

Qi o Chi: La energía de la vida, es la fuerza vital esencial que anima todas las formas de vida del universo. El Qi es invisible, silencioso, sin forma, pero lo impregna todo. Para los orientales el ideograma que lo identifica, nos dice "el vapor que sale de la olla donde se está cociendo el arroz".
El Chi o energía vital

Este Chi o Energía vital se manifiesta en el universo de distintas formas. Se manifiesta en la suma total de todas las energías del cosmos, incluyendo la gravedad, el magnetismo, la electricidad, la energía solar, las ondas de radio etc;

Y también se manifiesta como energía biónica que alimenta a todos los organismos vivos. El "Qi" o "Chi" es para el organismo viviente, lo que la electricidad es para cualquier aparato eléctrico, sin ella, es imposible que funcione.


Dentro del sistema humano el "Qi" adopta distintas formas:

A) Qi congénito energía primordial (yuan qi).

Es el estallido original de la energía pura, que se produce en el momento de la concepción e infunde la vida al feto que está en la matriz.

Esta energía comienza a agotarse desde que nacemos, pero la podemos cultivar y tonificar por medio de una buena alimentación, y una correcta respiración, una vida sexual regulada y otras disciplinas orientales.

B) Qi absorbido del aire al respirar (yang qi)

C) Qi absorbido de la tierra

Esta energía es la que produce el cuerpo a partir del proceso digestivo y que se extrae de los alimentos y del agua. Cuando el qi de la tierra extraído de los alimentos y el agua, se une con el qi del cielo, extraído del aire, ambos se mezclan en la corriente sanguínea para formar esa única variedad de energía vital que confiere vida al organismo.

Por dónde circula el Qi:

Esta energía se mueve por el cuerpo de la misma manera que la electricidad, siguiendo circuitos bien definidos. En la medicina tradicional china estos circuitos se denominan meridianos y forman una red de canales invisibles que transportan el qi a los tejidos de todo el cuerpo.

Existen doce meridianos principales, cada uno de ellos asociado con un órgano o una función vital importante, otros meridianos menores y los llamados exóticos. Cuando la circulación de la energía por estos meridianos deja de ser fluida esta se estanca, produciendo situaciones de vacío de energía o de plenitud de la misma, esta falta de equilibrio de la energía es la causante de las enfermedades. 

La Energía Chi Prenatal: La Energía Original del Ser Humano:

Los Taoístas creen que cuando una mujer y un hombre se unen para engendrar un hijo, todas las esencias de sus cuerpos están condensadas en el espermatozoide (Yang) y el Ovulo (Yin). Las fuerzas orgásmicas generadas durante la unión sexual del espermatozoide y el ovulo tienen el poder de atraer y unir las En energías Terrenal, Universal y del Plano Humano (Partícula Cósmica). 

Los taoístas se refieren a este proceso como la Reunión del Cielo y de la Tierra. Al unirse, estas fuerzas atraen a fuerzas superiores. Estas fuerzas crean la Fuerza Prenatal amorfa que se parece al Tao. Toda vida nueva comienza con un "cuentagotas" lleno de Energía Prenatal del Tao.

Todas estas fuerzas se unen para formar la primera parte de la energía Chi Original del embrión. La formaci6n del cuerpo humano es un reflejo de la creación del Universo. Al principio no hay nada; luego, el ser humano comienza a crecer a partir de la unión de una célula de la madre y una célula del padre. Esta es una imagen del Tai Chi, el Gran Origen Primordial. Esta célula genera dos fuerzas principales, Yin y Yang, que a su vez generan tres centros energéticos. 

Estos tres centros energéticos forman las Cinco Fases de energía Chi y los cinco pares de sistemas de Órganos cuyas energías se extienden por todo el cuerpo y crean todas las miles de partes.

Desde la concepción hasta el comienzo de la vida en el nacimiento, la energía Chi Original sigue siendo el ímpetu vital. Como fuerza principal, continua siendo una dinamo generadora de energía Yin y Yang en armonía. Si se la conserva y cultiva con cuidado, los taoístas sostienen que confiere sobre uno mismo un poder eterno.

El Centro Umbilical del cuerpo constituye el madre de la energía Chi Original. Todas las funciones del cuerpo/mente/espíritu giran alrededor del Centro Umbilical de energía. Es el generador de energía, la "batería" o "fuente de alimentación". Almacena y transforma la energía mas poderosa. Los taoístas conocen a esta región por varios nombres, entre ellos Océano de energía Chi, Mar de Energía, caldero, Bajo Tan Tien y Centro Umbilical. El Centro Umbilical es el centro de operaciones del cuerpo y del espíritu, la región principal por la que primero se preocupa y cuidar en el Chi Nei Tsang. Más adelante cuidara de otros centros.


Terapias que sanan:

Existen distintas terapias orientales, con diversos nombres y técnicas pero todas tienen un denominador común el QI o CHI y todas tienden a restablecer el equilibrio de la energía del cuerpo, estimulando la autocuración. 

Como ya dijimos las técnicas son múltiples:

El Shiatsu es un masaje que utiliza la presión de los dedos hecha sobre puntos específicos, ubicados sobre los meridianos por los que circula la energía.

El Qi Gong entrena la energía por medio de la respiración para poder dirigirla donde haga falta, y para poder aumentarla tonificando los músculos y tendones.

El Tai Chi Chuan busca restablecer el equilibrio perdido mediante movimientos específicos que lubrican las articulaciones y fortalecen tendones y músculos.

Al nacer la vida nos regala los tres tesoros, uno de ellos es el QI o CHI, y como ya hemos dicho esta energía comienza a agotarse desde el día que nacemos, y también se desequilibra, enfermándonos. Pero la medicina oriental, nos provee de muy variadas disciplinas para recuperar el equilibrio perdido y estimular nuestro cuerpo ayudándolo a la autocuración. La solución depende solo de nosotros mismos.

*Gratitud infinita por la fuente, cortesia y autoria de la nota: mantra.com.ar, por A. Maratea, A. Franco, S. Jáuregui.

Publicar un comentario