Seguidores

jueves, 19 de marzo de 2015

RITUAL DE EQUINOCCIO DE PRIMAVERA

"RITUAL DE EQUINOCCIO DE PRIMAVERA"


Se denomina equinoccio al momento del año en que el Sol está situado en el plano del ecuador terrestre. Ese día y para un observador en el ecuador terrestre, el Sol alcanza el cenit (el punto más alto en el cielo con relación al observador, que se encuentra justo sobre su cabeza (90°) ). El paralelo de declinación del Sol y el ecuador celeste entonces coinciden. La palabra equinoccio proviene del latín equinoctium y significa «noche igual».

Desde hace siglos, y en los rincones más diversos del Globo, la llegada de la primavera ha sido homenajeada y celebrada con ceremonias con distintos fines: invocar la fertilidad, la prosperidad y el bienestar para el resto del año. Las antiguas civilizaciones de Asia Menor, Egipto y el Mediterráneo oriental asociaban los cambios de estación -sobre todo aquellos que marcan el crecimiento y declinación de la vegetación- a la muerte y la resurrección de algunas deidades y creían que de este tipo de ceremonias dependía la continuidad de los ritmos de la Naturaleza.

Para quienes creen en estas cuestiones, es clave alinearse con las fuerzas cósmicas mediante sencillos rituales basados en antiguas tradiciones para sentir que las energías benéficas del Universo se derraman sobre nosotros.

El dia 21 de Marzo, es el momento mágico en el cual dejamos atrás la época de siembra durante el frío invierno y entramos en el periodo en que todo florece y podemos recoger los frutos de tanto esfuerzo. Este es el día que dura igual que su noche, es una fecha señalada por antiguas culturas como poderosa para un encuentro entre el hombre y las fuerzas de la naturaleza, es el simbolismo del RENACER, por lo tanto hoy te traemos un ritual muy especial para que realices con toda tu fe y amor, ayudándolo así a que traiga a tu vida aquello que deseas y que tanto empeño pones en conseguir.

Para llevar a cabo este ritual necesitas una maceta de tamaño medio, tierra apropiada para plantar, semillas de trigo o de cualquier otro cereal que no tarde en germinar, incienso del olor que tu prefieras, cerillas de madera y dos velas, una blanca y una verde. Además necesitarás realizar este ritual en un lugar en donde exista tranquilidad y nada que pueda perturbarte ni obligarte a dejarlo a medias.

Para comenzar siéntate en el suelo frente teniendo a mano todo lo que vas a utilizar, (sería ideal si pudieras estar al aire libre y en contacto con la naturaleza, pero si es así, ten mucho cuidado con las velas). Coloca frente a ti la maceta, a un lado las semillas y al otro el resto de elementos.

- Comienza el ritual:

Enciende un cerillo de madera, (no usar un encendedor) alabando a la vida que da color a todas las cosas y enciende las dos velas y el incienso. Presenta tus respetos a la Madre Naturaleza y repite en voz alta:

”Madre Naturaleza, que regalas vida, que cuidas de tus hijos, escucha mi plegaria, concédeme el deseo que tanto ansío otorgándole el poder de crecer fuerte hasta hacerse realidad. Tu mano tomo dejándome guiar por ella y por todo aquello que como señal me envíes. Despeja mi camino y permíteme recoger los frutos de tanto esfuerzo. Ante ti muestro mis esperanzas confiando en tu benevolencia, Madre Naturaleza.”

(Puedes crear tu propio texto pues lo más importante es la intención y la intensidad con que pronuncies las palabras).

Coge ahora el incienso y expande su humo hacia adelante, confiando en que sea el mensajero de tu petición. Pide en voz alta lo que quieres conseguir y observa cómo el humo avanza, cómo sube, cómo desaparece.

Visualízate consiguiendo lo que deseas, sintiendo que ya lo tienes, que ya puedes disfrutar de ello.

Coge entonces las semillas con una de tus manos e imagina que en ellas están tus deseos, 
impregnándolas de todo el amor y la ilusión que has puesto en ellos.

Dejar caer ahora las semillas en la tierra y cúbrelas para que germinen, con ellas nacerán nuevas oportunidades que te ayudarán a avanzar en tu camino.

Apaga las velas ya sea con tus dedos mojados en saliva o utilizando un apagador de metal, pero jamaz las soples, dando las gracias por todo lo bueno que está por venir.



EL SIGUIENTE ES UN RITUAL PARA LLAMAR AL EXITO A NUESTRAS VIDAS:

"Ritual del éxito"

Ingredientes:

Una maceta de abono vegetal.
Semillas de albahaca u otra planta de fácil cultivo.
Lápiz.
Papel.
Vela verde o naranja.

Preparación:

Encienda la vela y escriba en un papel tu nombre y lo que deseas alcanzar, ya sea un trabajo o éxito en tu negocio. Escriba debajo: “Así como estas semillas crecen y dan sus frutos, así lo hará mi éxito profesional”. 

Entierre el papel en el abono y plante encima las semillas siguiendo las instrucciones del paquete. Riegue las semillas y cuídelas a medida que broten. 

Agradezca a la madre naturaleza por las bendiciones recibidas de antemano, teniendo fe y dando por hecho que asi sera y hecho esta.

Ponga la maceta en su escritorio o muy cerca de una ventana en su lugar de trabajo  y si no lo tienes,  en tu casa muy cerca de donde tienes los papeles o currículum, o papeles de un posible negocio importante para ti, o muy cerca de tu dinero, sobre todo cerca en donde mas quieres tener prosperidad. 

Cuide de esta planta regándola, abonándola y comprobando su estado regularmente.  

A  medida que florezca, en esa medida estará floreciendo tu prosperidad. La vela se podrá ofrecer al espíritu de la prosperidad cada que te apetezca enciendes una cerca de la planta.


Rituales acostumbrados a realizarse y celebrarse en primavera alrededor de todo el mundo: 

En primavera, los estudiantes japoneses acuden a los monasterios y cuelgan en sus paredes unas tablillas de madera decoradas con un dibujo del horóscopo chino, en las que escriben sus deseos. Tienen la creencia de que Sugawara, un héroe del siglo IX acusado injustamente de conspirar contra el emperador, escuchará sus peticiones y les concederá lo que anhelan. Fabricá tu tablilla de madera, dibujá en ella el dibujo del horóscopo chino de este año y cuelgala en un tablón de corcho. Cuando la mires te recordará tu objetivo.

En favor de la prosperidad y la luz, el calendario Maya incluía el equinoccio de primavera durante el mes de las flores, tozoztontli, que estaba dedicado a la diosa madre, Coatlicue. Entre el 14 de marzo y el 2 de abril (hemisferio norte) tenían lugar numerosos rituales en honor de esta deidad, que consistían en meditación, ayuno, danzas, coros, música, quema de incienso, así como ingestión de bebidas preparadas, endulzadas o fermentadas. Hoy muchos mexicanos lo siguen haciendo. 


*Fuente, cortesia y autoria de la nota: esoterismos.com, y entremujeres.clarin.com


Publicar un comentario