Seguidores

sábado, 21 de marzo de 2015

EJERCICIO PODEROSO DE FIJAR LA MIRADA, "TRATAK".

EJERCICIO PODEROSO DE FIJAR LA MIRADA, "TRATAK".

“El Tratak, o la fijación de la mirada en un punto, es un sencillo y poderoso método para calmar la mente. Una de las técnicas del Vijnana Bherava Tantra que lo utiliza dice así:”

“Mira fijamente, sin pestañear, a la forma material de cualquier objeto. La mente se encontrará sin soporte, y en un corto espacio de tiempo, uno residirá en Shiva.”

“Podemos elegir cualquier objeto: una imagen, un mandala o símbolo, un simple punto en la pared, la llama de una vela… La mirada se mantiene fija, sin pestañear; al detener el movimiento de los ojos, los pensamientos se paran. Ésa es la razón por la que en muchas técnicas se mantienen los ojos abiertos mirando fijamente un objeto externo, o con los ojos cerrados se mantiene la atención en un punto interno. Hay técnicas en las que los ojos están semi-abiertos, sin mirar nada en particular, pero evitando cualquier movimiento. La inmovilidad de los ojos y el silencio mental están muy relacionados.”

Swamiji indicó que este ejercicio era mejor hacerlo sin gafas o lentes, en alusión a una de las chicas. Encendió la vela, dirigió una corta relajación y nos invitó a fijar nuestras miradas en la llama de la vela, sin tensiones. También dijo que si en algún momento se nos hacía muy molesto mantener la mirada sobre la llama, podíamos cerrar los ojos suavemente y buscar esa luz en nuestro interior, fijando en ella nuestra atención hasta que desapareciese y entonces volver a abrir los ojos para seguir mirando la llama.

Estuvimos así una media hora, durante la cual cerré los ojos en tres ocasiones para fijarme en la llamita que aparecía delante de mí y que tendía a moverse hacia arriba, obligándome a centrar más la atención sobre ella, inmovilizando mis globos oculares, para que no desapareciese de mi campo de visión interna; a los pocos minutos, esa lucecita iba perdiendo intensidad hasta apagarse del todo, momento en el que volvía a abrir los ojos para fijarlos en la llama exterior.


De este ejercicio se dice que estimula el Ajna chakra o tercer ojo, desarrollando la intuición y la clarividencia. Tras recitar el "Mantra Om" unos diez minutos, Swamiji dio por terminada la sesión."

Es un ejercicio puro de concentración (Dharana) muy poderoso, se practica fijando la mirada sobre un objeto externo, en este caso la llama de una vela, sin parpadear hasta que los ojos lloren profusamente, sus objetivos son la estimulación y la purificación ocular, así como, unificar la energía mental y desarrollar la capacidad de concentración. Pero la práctica de Tratak pude llevar mucho más lejos, ya que la prolongación del estado de concentración da origen a la aparición del estado meditativo.

La disipación continua de la energía mental a través de los sentidos y la actividad caprichosa de los pensamientos, debilita la capacidad de la mente para afrontar las diversas facetas de la vida. La práctica de Tratak es un buen remedio para unificar la energía mental y poder focalizarla en la dirección que interese.

Sus efectos hacen posible la realización más eficiente, con ahorro de tiempo y energía de todo tipo de actividades.

Entre sus beneficios destacamos el fortalecimiento de los nervios y músculos oculares, la mejora de la vista, la disolución de la tensión nerviosa, el alivio del insomnio, la tranquilidad de la mente, la mejora de la memoria y el aumento de la capacidad de concentración.

Los momentos más favorables para practicar Tratak son por la mañana temprano y por la noche antes de acostarse.

Realiza la práctica en una habitación donde no haya corrientes de aire. Deja la habitación en completa oscuridad.


Enciende una vela y sitúala a un metro de distancia de ti (más o menos la longitud de tu brazo estirado) de forma que la llama quede a la misma altura de tus ojos. La mecha ha de estar bien derecha.

Comienza a mirar fijamente la llama de la vela sin pestañear hasta que lloren los ojos, en ese momento ciérralos y mantenlos cerrados aproximadamente el mismo tiempo que los hayas mantenido abiertos. Una vez hayan descansado vuelve a abrirlos y a mirar fijamente la vela.

Al principio se recomiendan periodos de 10-15 minutos en total que se pueden prolongar hasta 1 hora según el tiempo del que disponga cada uno y los efectos que note. Durante todo el proceso, tanto cuando tengamos los ojos abiertos como cuando los tengamos cerrados debemos mantener la mente concentrada en la vela.


*Fuente, cortesia y autoria de la nota: elalmadelyoga.blogspot.com.ar , extracto de: "Objetivo Despertar, las 112 tecnicas de meditacion ofrecidas por Shiva."

Publicar un comentario