Seguidores

martes, 2 de septiembre de 2014

EL CIELO EN LA PALMA DE SU MANO, EJERCICIO, EL DAN TIEN.

"EL CIELO EN LA PALMA DE SU MANO."

Que es el Dan Tien:

"El Dan Tien es el centro de la arquitectura fisica, psíquica y energética del Ser Humano."


EL "DAN TIEN" COMO CENTRO DE LA ARQUITECTURA HUMANA:

El Dan-Tien (denominado Hara en Japón) es el centro de energía vital y de sabiduría primigenia que reside en nuestro interior. Los maestros taoístas han enseñado durante miles de años a reunir la energía de vida (el chi) en este lugar con el fin de centrar la conciencia y el poder personal, así como para promover el bienestar y la longevidad. Christopher Markert revela los secretos del Dan-Tien en esta guía teórico-práctica.

El Dan-Tien funciona como una suerte de brújula interna que nos guía con precisión cuando aprendemos a desarrollarlo.

Además, el hecho de estar en contacto con la energía del Dan-Tien transforma las actividades diarias en un encuentro continuo con uno mismo y con el sentido de la vida.Escuchar al Dan-Tien proporciona infinidad de instantes felices en nuestras relaciones y en todo cuanto hacemos. 

Gracias a los ejemplos y a las prácticas que proponen diversos Maestros Taoistas, es fácil aprender a desarrollar el Dan-Tien y permitir que llene nuestra vida de autoconfianza, amor y felicidad.En chino, Dan-Tien significa"área del vientre". Es el nombre que los japoneses denominan hara y que es nuestro centro de dicha, vitalidad y poder.

El Dan-Tien se localiza justo debajo del ombligo y un par de centímetros en el interior del cuerpo. Desde hace más de cuatro o cinco mil años, los maestros taoístas han explicado con gran detalle cómo estar en contacto con este centro y cómo emplearlo como vínculo con el Chi, que es el nombre con el que se designa la energía universal o cósmica.Esta obra explica de modo sencillo las cualidades y virtudes del Dan-Tien y de algunos principios básicos taoístas (como el Feng-Shui o Yin/yang), proporcionando ejemplos y prácticas para desarrollar este centro y aprender a permanecer en él a lo largo de nuestras actividades diarias

-El hombre está situado entre el Cielo y la Tierra y debe de encontrar su punto de equilibrio entre lo que le ata a la Tierra y lo que le atrae hacia el Cielo.

-El Dan Tien o Hara, que tiene su punto de manifestación en Qi Hai (Mar de la Energía, a 1,5 Kun por debajo del ombligo), es el punto donde debemos encontrarnos para poner orden en nuestras vidas, cuando nos situamos en este punto desaparecen las tensiones, nos sentimos uno, serenos y en armonía. El aliento vivificante que desciende hacia el Dan Tien, hace desaparecer la dualidad entre lo de dentro y lo de fuera, yo y lo demás.

-Otro de los significados de Qi Hai es "Mar del Aliento", lo que nos lleva al conocimiento de una fuerza que empuja a la vida como un soplo y que es un centro de impulso y control de todas las cualidades Físico-Anímicas del Ser Humano, recordemos que alma, ánima y animal vienen del griego ánemos, que significa soplo, viento.

-De manera que en nuestro vientre se reúne nuestra manifestación como cuerpo físico y nuestra alma.

-El Dan Tien es el centro inmóvil de la rueda que gira y que nos permite darnos cuenta y despertar más allá de todo movimiento externo. El Budismo afirma que cada ser lleva en sí mismo "la naturaleza del despertar".

"Descubrir el Dan Tien es un re-nacimiento, un re-descubrimiento de nuestra forma humana para volver a la unidad".

El descubrimiento de este centro nos abre a una nueva  dimension Espacio-Tiempo, para quien no se reconoce en el plano corporal, el espacio se vive como una amenaza, y el reconocer el centro nos proporciona un lugar de referencia desde el que movernos en todas direcciones con seguridad y de esta manera también se convierte en un lugar de intercambios, lo que nos facilita una vida de relaciones.

Cuando la persona está en su centro, se siente fuerte y el sentimiento de autoprotección desaparece porque no es necesario, de esta manera el individuo puede expandirse con armonía.

Utilizar el espacio se vuelve un goce y este sentimiento de unidad incluye al tiempo, experimentar el Dan Tien es un camino para vivir el presente y la única manera de adquirirlo es practicar y entrenarnos en estar presentes en cada instante.


*Funte: espaciohumano.com


Se cuenta que un maestro, en su lecho de muerte le confesó a su discípulo más leal la ubicación, estando tumbado. Posteriormente, otro discípulo con influencias inquirió al anterior sobre las últimas palabras del maestro y el otro alumno, entre el compromiso con su maestro y por otro lado el compromiso con su condiscípulo, optó por contarle las palabras literales: "El dan tien está debajo del ombligo"

Si bien no especificó que al decir estas palabras, el maestro se hallaba tendido......


En esta hermosa práctica de visualización chikung, invitamos a que la energía del Cielo - todas las estrellas y galaxias - circulen, desde la palma de nuestra mano, hacia el centro de nuestro corazón y, desde allí, al Dan Tien inferior. 

Tiempo requerido: Diez a quince minutos, o más si lo desea
Medios: Una simple silla, o un suelo donde sentarse
Efectos: Pruébelo ¡Maravillosos!

He aquí cómo:

EJERCICIO #1

1.-Siéntese cómodamente en el borde de una silla de respaldo recto, o en el suelo, con la espalda recta. Ponga sus manos sobre sus mulos o rodillas, con las palmas hacia abajo

Coloque las plantas de los pies apoyadas en el suelo, justo debajo de las rodillas. 

Encuentre una posición para la cabeza que permita a los músculos de la cara, el cuello y la garganta que se relajen.

2.-Tome un par de respiraciones lentas y profundas, inhalando y exhalando. 

Deje de pensar en el pasado o en el futuro. 

Centre su atención en su postura y note las sensaciones dentro de su cuerpo. 

Sonría suavemente y lleve la punta de la lengua hasta que toque ligeramente el paladar, justo detrás de los dientes frontales superiores.

3.-Ahora, gire la palma de su mano izquierda hacia arriba. 

Coloque su mano derecha con la palma hacia el Dan Tien (unos tres centímetros por debajo del ombligo), a una distancia entre 15 y 20 centimetros.

4.-Tome conciencia de la Energía del Cielo: el sol, la luna, las estrellas y todos los innumerables galaxias del Universo. Invite a esta Energía, Chi de Cielo, a fluir y penetrar en la palma de su mano izquierda. Siéntala  reunirse allí como un manantial burbujeante o una esfera de luz.

5.-Deje que este flujo de energía de su mano izquierda ascienda por el interior de su brazo y descienda desde su axila al interior de su corazón. 

Deje que la energía se eleve desde el centro de su pecho hacia la axila derecha y descienda por el interior de su brazo derecho hasta su mano derecha. Desde su mano derecha esa energía se conecta ahora con su Dan Tien.

6.- Sienta el calor y la fuerza de esa energía en el circuito que ha formado entre su mano izquierda, el Corazón y su Dan Tien.

7.-Para finalizar la práctica, ponga ambas palmas de sus manos en contacto directo, una sobre otra,  con la zona inferior Dan Tien, como si estuviera ahora sellando esta poderosa energía dentro de su abdomen, en donde puede nutrirle y proteger, durante todo el día, y ya. 

Disfrute de las sensaciones que surjan, viviéndolas. Deje que su poderosa imaginación visualice con los detalles que le ofrezca, y que sus sentidos participen, cuantos más mejor, enriqueciendo y captando la presencia de esta energía.

Si su mente divaga y se distrae, no hay problema, no se culpabilice, simplemente vuelva a la práctica , una y otra vez.

*Fuente: taoism.about.com


EJERCICIO #2

Las visualizaciones tienen un efecto calmante sobre los ojos. Es importante seguir mentalmente el flujo de energía que procede del Dan Tien, y se dirige a los ojos.

Sentarse, reposando las palmas de las manos en las rodillas. La lengua debe estar apoyada contra el paladar superior, la espalda y la cabeza bien erectas, el mentón ligeramente metido y el cuello flexible. La respiración debe ser natural. La clave del ejercicio está en dejarse llevar por la visualización, manteniéndose en calma y serenidad.

A) Levantar las manos hasta los hombros, flexionando los codos, para después volverlas a posar en las rodillas, con las palmas hacia el cielo.

B) Cerrar los ojos e imaginar un cielo azul, de un azul saturado en el cual se destaca un arco iris. Enumerar uno a uno todos los colores del arco iris: violeta, índigo, azul, verde, amarillo, naranja, rojo. Detenerse un instante en el color que resulte más tranquilizante para la vista.

C)Imaginar un bello paisaje: aves blancas que vuelan en un cielo azul. Ovejas paciendo en la hierba, caballos blancos galopando en la pradera verde. Seguirlos con los ojos mientras galopan hacia uno, para luego girar bruscamente y alejarse hacia el horizonte, donde se convierten en manchas blancas muy lejanas que se perciben con claridad. Realizar la misma visualización con los demás animales. Concentrar la atención en los colores que se perciben de manera clara y nítida. Simultáneamente, tener conciencia de la energía que circula por el cuerpo y sube hasta los ojos.

D) Meditar en silencio: “Veo bien, cada vez mejor”, tantas veces como sea necesario, según la gravedad del problema visual.

E) Abrir los ojos y reconducir la energía al Dan Tien.


*Fuente: reikiterapia.com




Publicar un comentario