Seguidores

miércoles, 11 de junio de 2014

LAS HORMONAS DEL AMOR


LAS OCHO HORMONAS DEL AMOR:

Las hormonas juegan en tu cuerpo un papel muy importante y hacen que experimentes el sentimiento del amor. Descubre cuáles son y qué funciones tienen.

Según investigaciones científicas, cuando te enamoras generas sensaciones biológicas y reacciones químicas. Tu cerebro libera neurotrasmisores y sustancias que producen estados de bienestar inexplicables.

Las hormonas del amor:

1. Luliberina, la responsable de las uniones mágicas: es una pequeña hormona cerebral. Su ausencia ocasiona el desapego amoroso. Misteriosamente, existen parejas que son capaces de sostener, más allá de la biología, esos estados de unión apasionada por años; mientras que otras se alejan muy rápidamente, aunque puedan seguir físicamente juntos, es decir, tienen poca luliberina.

2. Testosterona, la que ocasiona menos probabilidad de contraer nupcias: es la hormona masculina, aunque las mujeres también la producimos en menor cantidad. Es la hormona que más se opone a la dulzura y a la expresión del afecto. A más testosterona, menor probabilidad de que él se quiera casar, incluso puede haber violencia intrafamiliar. En invierno se reducen los niveles de testosterona, en primavera aumentan y con ello, incrementa el deseo sexual.

3. Estrógeno, la causante de que te sonrojes: cuando te enamoras, se eleva la cantidad de esta hormona. Es responsable del rubor en tus mejillas al hacer el amor. Hay quienes dicen que proporcionan una piel de durazno y cabellos de seda. Los estrógenos provocan cambios en el moco cervical y hacen que los espermatozoides penetren más fácilmente.

4. Serotonina, la que produce placer: es una especie de droga ideal, secretada por tu cerebro y que te hace más optimista, es la hormona del placer.

5. Occitocina, la que estimula el deseo de protección: se segrega en el parto y durante el orgasmo, se asocia a un nivel mayor de felicidad y a la vez, estimula tu deseo de proteger a otra persona, propicia el apego a tus hijos y a tu pareja. Es la responsable de la excitación inicial, originada por las caricias amorosas.

6. Feromona, la que provoca que hagas el amor con mayor frecuencia: si el olor o la mirada de alguien te atraen, es por las feromonas, las causantes del fenómeno de la atracción mutua. Si haces el amor con frecuencia, seguramente tienes una gran cantidad de ellas. Incluso, se ha pensado en la posibilidad de venderlas encapsuladas, para resolver problemas de impotencia, frigidez y frustraciones sexuales. También indican la disponibilidad del otro a “enamorarse” y a mantener relaciones sexuales.

7. Endorfina, la que te brinda seguridad y felicidad en el amor: la presencia constante de un compañero hace que aumente la producción de endorfinas. Dan a los enamorados una sensación de seguridad, de paz, de alegría y de sosiego. Funcionan como la morfina, serena la mente y disminuye tu ansiedad. Estas hormonas son tranquilizantes naturales y son las culpables de que termine la pasión de los primeros tiempos.

8. Vasopresina, la que genera la responsabilidad en pareja: se activa en los hombres después de eyacular y los vuelve más responsables con la mujer.

Las endorfinas surgen cuando realizamos actividades agradables. Son hormonas del placer que se producen en distintas circunstancias, por ejemplo, cuando realizamos actividad física, especialmente aeróbica. Su estructura química es parecida a la morfina, es decir, disminuye el dolor, tiene efecto sedante.

¿Cómo andan tus endorfinas? Si no te sientes feliz hace mucho tiempo o te cuesta disfrutar de la vida, quizás tus endorfinas estén bajas. Se cree que cuando comenzamos a generar dosis extras, aumenta el amor por la vida. ¿Quieres ser más feliz?

Busca a estas moléculas de felicidad:

-Visualización: 

Si piensas en algo muy agradable para ti durante algunos minutos, como un viaje, un recuerdo amoroso, momentos familiares, instantes graciosos, memorables, seguramente nacerá una sonrisa en tu cara y hasta cambiará tu ánimo. Da gracias a las endorfinas por aparecer. Así que comienza a visualizar situaciones positivas diariamente, recuerdos o tus sueños más “imposibles”. Quién sabe, quizás aparte de las endorfinas, la Ley de la Atracción haga su efecto.

-Sexo: 

Desear, ser deseados, besar, sentir la piel de otro ayuda a reducir tensiones, y si amamos a esa persona, mejor aún. Estimula el olfato, oído y tacto.

-Meditación: 

Se ha comprobado que las personas que meditan logran mantener a raya el estrés, la ansiedad, y al contar con minutos para vaciar la molesta mente, se ve todo desde otra perspectiva. Cierra los ojos, respira con calma unos minutos e intenta dejar pasar tus pensamientos como una nube.

-Mascotas: 

Está comprobado que tener una mascota en tu hogar ayuda a liberar tensiones, nos contacta con el amor incondicional, así que abrázalos y pasea con ellos siempre.

-Ejercicio: 

Los especialistas determinan que realizar deporte 4 veces a la semana es ideal para mantenerse sana, física y mentalmente. La idea es realizar ejercicio aeróbico por más de 30 minutos, como correr, spinning, baile, pero también ejercicios de fuerza, como pesas. Si no tienes tiempo o no quieres, sal a caminar a paso rápido. Después del ejercicio está comprobado que te sentirás más feliz.

-Alimentación: 

Lo más importante es que disfrutes de la comida, apreciando sus colores, formas y aromas, junto con alejarte de la comida chatarra y acercarte a la comida sana. “Que tu alimento sea tu medicina”, recuérdalo. Las proteínas son importantes, así que consume pollo, pavo o pescado. También las frutas (especialmente cítricas, ricas en vitamina C, como la naranja), vegetales, cereales integrales y miel. El chocolate y los alimentos picantes estimulan la producción de endorfinas. Ojo con las calorías, que después viene la depresión por sobrepeso.

-La música: 

Opta por la música que más te guste (ojalá no sea muy melancólica), porque esta experiencia sensorial cambia nuestro día, nos hace viajar y si cantamos, ¡mucho mejor!

-Ríe: 

Mejora la respiración, libera tensiones, disminuye arrugas y, además, produces endorfinas. Intenta mirar noticias positivas, películas divertidas, lee literatura motivante y sal con tus amigos o familia cada cierto tiempo para llorar, pero de risa. Es solo una cuestión de actitud.

Haz lo que quieras: ¿Te gusta tejer, cocinar, leer, bailar, cantar? Date un gusto y hazlo seguido porque, cuando sabes que haces algo bien o lo disfrutas al máximo, sube tu autoestima y las endorfinas.
Publicar un comentario