Seguidores

martes, 24 de junio de 2014

EVIDENCIA CIENTIFICA PRUEBA QUE PENSAMIENTOS E INTENCIONES PUEDEN ALTERAR FISICAMENTE LO QUE NOS RODEA



Evidencia Científica Prueba Que Pensamientos E Intenciones 
Pueden Alterar Físicamente Lo Que Nos Rodea

Dr. Masaru Emoto, un investigador y sanador Japonés ha dado al mundo una gran cantidad de evidencia de la magia del pensamiento positivo.

Se hizo famoso cuando sus experimentos con moléculas de agua aparecieron en la película de 2004, “Y TU QUE SABES?”,  demostrando que los pensamientos humanos e intenciones pueden alterar la realidad física, tales como la estructura molecular del agua. Dado que los seres humanos están compuestos por al menos un 60% de agua, su descubrimiento tiene profundas implicaciones … ¿alguien puede realmente permitirse el lujo de tener pensamientos o intenciones negativas?


El experimento del arroz es otra famosa manifestación del poder de los pensamientos negativos (y la inversa, el poder del pensamiento positivo.)


El Dr. Emoto puso porciones de arroz cocido en dos contenedores. En un recipiente, escribió “Gracias” y por otro “Eres un tonto”. Luego instruyó a los niños de la escuela repetir las etiquetas de los frascos en voz alta todos los días cuando pasaran por en frente. Después de 30 días, el arroz en el recipiente con pensamientos positivos apenas había cambiado, mientras que el otro estaba mohoso y podrido.


¿Es esto una prueba de que la conciencia y la intención puede afectar “físicamente” el mundo material que nos rodea? Si es así, ¿cuáles son las implicaciones de esto?

El Dr. Masaru está convencido de su teoría pero la comunidad científica no esta de acuerdo con sus afirmaciones, consideran todo esto como una pseudo ciencia. Y es que es difícil de creer sin embargo, existen tantas cosas que no tienen explicación que para algunos esto parecerá real y para otros será otro disparate más.

En definitiva, sin lugar a dudas los pensamientos son más que ideas o sentimientos, son energía pura. Los pensamientos son impulsos bioquímicos y eléctricos, ondas de energía que hasta donde sabemos, penetran el tiempo y el espacio. Por lo tanto cada pensamiento es una orden que damos  al Universo para bien o para mal. 

¿En que estas pensando en este momento? ¿Estas en una frecuencia positiva o negativa? 

No olvides que somos el resultado de nuestros pensamientos, de las emociones que hemos sentido y de las acciones que hemos realizado. Por ello, es primordial que estés muy vigilante de tus pensamientos para que estos trabajen a tu favor ayudándote a convertirte en la persona que quieres ser, en lo que quieres hacer y en lo que quieres vivir. El pensamiento es como una semilla que produce una flor y luego un fruto. Entonces, para recoger los frutos hay que alimentarlos de pensamientos, de emociones y acciones positivas.

Publicar un comentario