Seguidores

martes, 13 de junio de 2017

13 DE JUNIO, DIA DE SAN ANTONIO DE PADUA


Quién fue San Antonio, santo del amor

Su fiesta es el 13 de Junio y es conocido como el "santo de las casamenteras",  que protege a las mujeres solteras y las ayuda a conseguir pareja, y el santo de las causas perdidas principalmente.

Nació en Portugal y al ser bautizado recibió el nombre de Fernando. Su familia le procuró una sólida educación en la escuela catedralicia local. Los padres de san Antonio eran muy ricos y querían ver a su hijo como distinguido hombre de sociedad; él, en cambio, quería ser pobre por amor de Cristo. Contrario a los deseos de su familia, Fernando ingresó en la Abadía Agustina de san Vicente, en las afueras de Lisboa.

Los monjes de la orden de san Agustín, de la cual el era miembro, eran famosos por su dedicación a los estudios y allí Fernando estudió las Sagradas Escrituras, a san Jerónimo, a san Agustín, a san Gregorio El Magno y a san Bernardo. Su dedicación al estudio se veía importunada pues recibía constantemente la visita de amigos y familiares que le llevaban regalos de los cuales se avergonzaba, y noticias de su entorno social que le molestaban,.uan

Fernando tomó un nuevo nombre, Antonio en honor de Antonio El Magno, Sus superiores lo enviaron a Marruecos, pero allí nunca tuvo la oportunidad de predicar. Cayó enfermo de grave fiebre que lo mantuvo postrado durante meses y fue enviado a casa. Pero nunca llegó a Portugal. Una tormenta apartó de su ruta al barco y Antonio desembarcó en Messina, Sicilia.

En el convento franciscano local, supo que la asamblea general, o capítulo, de todos los franciscanos iba a celebrarse en Asís. Esta reunión, que se conoce como el Gran Capítulo de 1221, fue la última asamblea abierta para todos los miembros de la orden. San Francisco vivía todavía, pero él no presidió el encuentro. El hermano Elias, su vicario general, lo dirigió, mientras Francisco permanecía sentado, en silencio, a un lado. La humildad del fundador de la orden impresionó a Antonio, y decidió cultivar también la virtud de la humildad.

Ninguno de los superiores franciscanos en Italia sabía de Antonio o de sus antecedentes e historial. Por su parte, Antonio nunca mencionó su educación o sus dotes como predicador. Fue enviado al convento franciscano de Forli, en el norte de Italia, donde comenzó a trabajar como hermano mayordomo.

Poco después de que Antonio llegara a Forli, estaba por realizarse una ordenación en la iglesia de los franciscanos. Por algún descuido, nadie había sido programado para predicar el sermón de ordenación. En su angustia, el superior ordenó a Antonio subir al pulpito y confiar en la divina inspiración. Podemos imaginar la escena —el obispo y toda la asamblea del clero esperando una homilía sin brillo de un sacerdote desentrenado y que debía improvisar. En vez de eso, de la boca de Antonio se oyeron palabras de gran belleza, elocuencia y enseñanza.

Ahora que los franciscanos habían descubierto las dotes de Antonio, lo mandaron en misiones de predicación.  Convirtió a muchos pecadores en creyentes; cuentan que mientras oraba en su habitación se le apareció Jesús, le puso las manos al cuello y lo besó. Antonio recibió esta gracia extraordinaria porque mantuvo su alma limpia incluso del más mínimo pecado y amaba mucho a Jesús. Con el celo de un apóstol emprendió la tarea de reformar la moralidad de su tiempo combatiendo de forma especial la lujuria, la avaricia y la tiranía. Su obra escrita son los Sermones, en latín.

Cuando Antonio enfermó se retiró a un monasterio en las afueras de Padua, donde murió a la edad de 36 años, el 13 de junio de 1231. Sus restos fueron trasladados a Padua 32 años después. La lengua se conservaba íntegra, sin haberse corrompido mientras que el cuerpo estaba aniquilado. Sucedieron muchos milagros después de su muerte. Aún hoy día le llaman el Santo de los milagros. 


La forma de invocar a San Antonio, ¿Cómo invocar su intermediación?

La tradición popular dice que pare que efectivamente San Antonio te conceda tu petición, debes realizar actos de bondad y desde el corazón, para que ese espacio que queda en tu corazón al entregar un poco de amor, sea llenado por la persona que tanto deseas.

Primero su altar:
Escoge ese lugar que te inspire amor y devoción, y hazle su altar. Coloca un mantel blanco, su imagen, un ramo de flores blancas y dos velas blancas. Pon, Incluso, una plantilla de cartón con la medida de tu pie, ahí escribe tu petición: 

"Te ruego me concedas el obtener tu gracia y contar con el deseo que ahora pido para la gloria de mi alma. (Se escribe la petición). Amén. 

Enciende siete velas blancas, una por viernes, y durante siete seguidos recuerda mentalmente la intención por la que realizas esta invocación.
  
Oración para cuando se pierde un objeto

¡Oh, admirable y esclarecido protector mío, san Antonio de Padua! Siempre he tenido grandísima confianza en que me habéis de ayudar en todas mis necesidades, rogando por mí al Señor a quien servísteis, a la Virgen Santísima a quien amasteis y al divino Niño.Jesús que tantos favores os hizo. Rogadles por mí, para que por vuestra poderosa intercesión me concedan lo que pido. ¡Oh, Glorioso san Antonio! Pues las cosas perdidas son halladas por vuestra mediación y obráis tantos prodigios con vuestros devotos; yo os ruego y suplico me alcancéis de la Divina Majestad el recobrar la gracia que he perdido por mis pecados, y el favor que ahora deseo y pido, siendo para Gloria de Dios y bien de mi alma. Amén.

  
Invocación para boda:

Atado de monedas. Pide 13 monedas regaladas a 13 amigos. Amarra cada una en un mismo listón rojo. En forma de corona, átala a la Imagen del santo, el cual deberá estar de cabeza . Rézale pidiendo un buen matrimonio, y, cada domingo por la noche, quita una moneda y entlérrala en una maceta con una planta que dé flores blancas o rojas, y espera.

El de los días 13:

Otro ritual al que, sin duda, recurren muchas por su alto porcentaje de efectividad es éste, Se realiza cada día 13 de cada mes. Ingredientes: 13 velas de cebo rojo, una bandeja de vidrio o metal, la foto de quien quieras tener como novio o marido (ya te las arreglarás para conseguir una), un Incensario o braserito (ya con carbón encendido), y aceites esenciales de jazmín, rosa y romero (mézclalos a partes iguales para formar uno solo).

Procedimiento: Coloca las velas en forma de círculo sobre la bandeja, dentro de ésta pon la foto  Enciende una vela y reza;  luego otra y vuelve a rezar.  Así consecutivamente.  Ahora cada que termines de orar, echa en el incensario tres gotas de la preparación de aceites esenciales, enseguida di con devoción tres veces el nombre de la persona con la siguiente consigna. "Por intermediación de San Antonio y si es para el bien de todos, quisiera que me quisiera y que nos casemos".


Encontar tu alma gemela:

Es conveniente que realices esta oración, durante 7 días, y antes de acostarte:

Arma un pequeño altar con la estampa de San Antonio.

Enciende una vela blanca y repite la siguiente oración:

"Tú que estas lleno de gloria, amor, bondad y muchas virtudes que Dios te otorgo para que pudieras realizar grandes milagros para las personas de este universo tan grande.

Te aclamo hoy a ti que eres bueno con todo aquel que necesita tu ayuda, que eres piadoso con todo aquel que busca la felicidad de tener un amor ideal a su lado, tu que eres todo amor te imploro puedas concederme la dicha y la felicidad de poder encontrar el amor que me acompañara siempre, esa persona ideal, mi otra mitad, el complemento a mi vida.

Te pido que me ayudes a encontrar esa alma gemela que espera por mí que piensa en mí, preguntándose también en que parte del mundo estaré, pensando en el momento que podamos unir nuestras mentes, nuestro cuerpo, nuestro espíritu, nuestros corazones.

Sé que tú me escucharas y me ayudaras con mi plegaria, pidiendo por mí al niño Jesús con quien estuviste siempre y al Dios padre todo poderoso que te brindo de tantos dotes, de gloria y bendición, para que así mi alma encuentre la felicidad junto a mi amor eterno."

Amén.

Luego reza 2 padre nuestros y apaga la vela, esto se realiza por 7 dias consecutivos, cada dia se enciende la vela y se vuelve a apagar al terminar de rezar la oracion, el ultimo dia se deja encendida la vela y se deja quemar totalmente con la debida precaucion.

Además de la clásica oración a San Antonio para conseguir novio, existen otras oraciones que pueden ayudarte a resolver algunas cuestiones difíciles de la vida.


Oración para causas imposibles:

Existen momentos en la vida, en los que parece que los problemas no tienen solución, que son causas imposibles de reparar y que ya más nada se puede hacer.

Para esos casos, te comparto una poderosa oración a San Antonio para causas difíciles que te demostrará que lo último que se pierde es la esperanza y que no todo está perdido.

El más glorioso de los santos,
el más admirable de todos los santos
él más gentil entre todos los santos,
tu amor por Dios,
tu caridad por sus criaturas
y tu afán por auxiliar a todos
te hicieron merecedor,
cuando estabas aquí en la tierra,
del don de los poderes milagrosos.
¡Oh bendito San Antonio!
Los milagros esperaban tu palabra,

y tú estabas siempre dispuesto
a pedir por todos aquellos
con problemas o ansiedades.
Animado por este pensamiento,
y seguro de tu bondad
te imploro obtengas para mí…
(hacer la petición).
La respuesta a mi rezo
en tus manos te la dejo,
puede que requiera un milagro,
pero tú eres el Santo de los milagros
y en ti confío y espero.
¡Oh gentil y querido santo!,
cuyo corazón siempre está lleno
de compasión y ternura humana,
susurra mi petición
a los oídos del dulce Niño Jesús,
a quien le gustaba en sobremanera
estar entre en tus dulces brazos,
por favor te lo suplico,
no me dejes sin respuesta,
yo te rezare con fervor
y por siempre tendrás
la gratitud de mi corazón
Amén.

Oración de San Antonio para encontrar cosas perdidas:

¿Cuantas veces en la vida has perdido cosas importantes? Pues no dejes que te vuelva a suceder. Aquí te compartiré una efectiva oración a San Antonio que te ayudará a recuperar cualquier objeto perdido en muy poco tiempo:

San Antonio, perfecto imitador de Jesús, que recibiste de Dios el poder especial de restaurar las cosas perdidas, concédeme que pueda encontrar (el nombre del objeto que quieres recuperar) , que se me ha perdido.

Por lo menos restáurame la paz y la tranquilidad de mi mente, que me ha afectado mucho más que la pérdida material. Además de este favor te pido otro que siempre quede yo en posesión de este bien que es Dios .


Permíteme perder cualquier cosa menos a Dios , mi bien supremo. No me dejes sufrir nunca la pérdida de mi mayor tesoro, la vida eterna con Dios. Amén.

Publicar un comentario