Seguidores

lunes, 23 de noviembre de 2015

EL DAR, EXTRACTO DEL LIBRO "EN EL FLUIR DE LA VIDA", DE ERIC BUTTERWORTH


EL DAR...

Extracto del libro: "En el fluir de la vida", de Eric Butterworth

".....Siempre estamos en la presencia de una energía infinita y eterna desde la cual todas las cosas proceden. De aquí que nunca es por causa de falta de vida, sustancia, inteligencia ni amor que tenemos dificultades, sino porque no estamos en el fluir. Y una de las maneras más efectivas de regresar al fluir es por medio del dar.

Quizás hemos estado pensando en la escasez, pensando “obtener” o en la necesidad de “obtener”. Ahora debemos pensar “¡dar!”

El principio y proceso del dar tiene que ver con todo aspecto de la vida. Por ejemplo, todo el mundo tiene en su corazón un deseo secreto de tener éxito en la vida, pero no todo el mundo ha descubierto la maravilla de dar. Cuán a menudo las personas buscan oportunidades que podrían conducir al éxito y sin embargo, evitan y hasta se resisten a las exigencias que se les hacen que no parecen relacionadas con esa búsqueda.

Podrían hasta decir: “¿Qué beneficio hay para mí?” Cuando comprendemos plenamente las implicaciones del fluir de la vida, podría ser más propicio decir (o sentir) “¿Cuál es mi beneficio para el mundo?” Jesús dijo que el reino está en nosotros. ¿Estamos listos para dar paso al fluir?

Hace muchos años un hombre y su esposa, al no poder encontrar alojamiento para la noche, llegaron a un pequeño hotel en Filadelfia. El gerente les dio su habitación porque todas las demás habitaciones estaban ocupadas. No fue un gesto motivado por el interés propio. El gerente no conocía a estas personas y quizás nadie se enteraría de este acto. Él era simplemente uno de un tipo de gerentes que creían que el servicio era el producto más importante de una empresa.

En realidad, los viajeros eran el señor William Waldorf Astor y su esposa. Algunos años más tarde, cuando el Hotel Waldorf Astoria fue construido en la ciudad de Nueva York, el señor Astor insistió en que tuviera como gerente a aquél del hotel de Filadelfia. De aquí que George C. Boldt se convirtió en la figura más grande en la industria hotelera.

Cuando estás en el fluir, como lo estaba él, entonces “todas las cosas trabajan para tu bien”.

Cuando el grifo da agua a la taza, en realidad está creando lugar en él para un nuevo fluir. En física, esta necesidad sería llamada un vacío. Como la naturaleza detesta un vacío, la vacante atrae a la provisión.
Pablo se refiere a esto cuando dice: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Fl. 4:19). Desear algo no es suficiente.

El deseo intrínsecamente debe contener dar de alguna manera, para ceder el paso al fluir mayor.

Publicar un comentario