Seguidores

viernes, 28 de noviembre de 2014

EL PODER EXTRAORDINARIO DE LOS MANTRAS



QUE ES UN MANTRA:

Etimológicamente la palabra mantra proviene del sánscrito “MAN” = que significa mente y “TRA”  = protección. 

Hay muchísimos mantras, y la traducción de los mismos, al proceder de una lengua muy alejada de la nuestra, se hace difícil y así hemos encontrado para el mismo mantra significados muy dispares. Sin embargo el mantra no hay que entenderlo desde un punto de vista occidental, esto es intentando comprender el significado de las palabras, sino desde el punto de vista oriental y así captar la energía que esas palabras son capaces de movilizar en nosotros. Es por ello que los mantras no se traducen, se aceptan. 

Cada religión tiene un mantra. Uno de los más antiguos y populares es el término hindi rama, que quiere decir "alegría". Otros ejemplos de mantras son el kirie eleison de los ortodoxos, el Alá musulmán y el Ave María de los católicos, o simplemente el nombre de Jesús. Sin embargo, no se sienta obligado a elegir un mantra de tipo religioso. Un mantra puede estar lleno de sentido para usted y carecer por completo de una connotación religiosa.

Los mantras se han hecho famosos por sus poderes curativos, sin embargo en principio sólo son formas de expresar la propia naturaleza divina de cada uno. No son sonidos extraños y ajenos. En nuestro interior vibramos con esos sonidos.

Recitar un mantra tiene un efecto similar al del diapasón que hace vibrar las cuerdas de una guitarra. Pronunciando las sílabas de un mantra hacemos vibrar nuestras propias energías internas. Muchos meditadores saben por experiencia que el acto de recitar mantras transciende los sonidos y palabras externas. Es más bien un escuchar el sonido interior que siempre ha morado en nosotros.

También la repetición de un mantra es una forma de proteger la mente. En las prácticas tántricas suelen usarse en combinación con la visualización de algún aspecto divino. El mantra representa el habla de la divinidad y dentro del tantra budista el aspecto divino del propio habla del practicante. En este contexto, se utilizan como métodos para enfocar la mente y evitar distracciones.

Todos los sonidos son puros y divinos, pero nuestra mente nos hace verlos ordinarios y nos atraen o repulsan. La práctica tántrica intenta encontrar la divinidad en cada sonido y de hecho el practicante trata de escuchar en cada sonido externo el sonido de su mantra.

Aunque los mantras tienen como objetivo la realización última, suelen tener efectos más inmediatos en quien los recita. Lo importante es la fuerte creencia en su poder y en el maestro que lo transmite. 

Los mantras a veces se recitan para obtener poderes paranormales o para controlar los elementos. Hay mantras para curar enfermedades, para atraer lluvia, para tener buenas cosechas, para atraer un marido o una esposa, para hacer un negocio con éxito, etc; 

También podemos usar un mantra para mantener la mente en un estado positivo cuando estamos aburridos o inquietos. Los mantras ayudan a calmar la mente. Repetir en silencio nuestro mantra mientras caminamos, hacemos cola, incluso conducimos, es extremadamente útil y relajante.

Partiendo de la afirmacion de que la palabra es la manifestación primera de la intención o del pensamiento, todo cuanto pensamos o queremos hacer debe ser manifestado en palabras antes de llegar a convertirse en acción. Tenemos así que el proceso creativo consta de tres fases: pensamiento – palabra (que no es más que el pensamiento expresado) y acción (que no es más que las palabras en movimiento).

En el extraordinario libro  “Conversaciones con Dios” de Neale Donald Walsch, dice:

"El proceso de creación se inicia con el pensamiento; una idea, concepto o imagen mental. Todo lo que ves fue una vez idea de alguien. Nada existe en vuestro mundo que no haya existido antes como pensamiento puro."

Eso es cierto también respecto al universo. El pensamiento es el primer nivel de la creación.

A continuación viene la palabra. Todo lo que se dice es pensamiento expresado. Es creador, y emite energía creadora al universo. Las palabras son más dinámicas (por lo tanto, algunas pueden ser más creadoras) que el pensamiento, puesto que las palabras constituyen un nivel de vibración distinto de el del pensamiento. Trastornan (cambian, alteran, afectan) al universo, causando un gran impacto.
Las palabras constituyen el segundo nivel de creación. A continuación viene la acción.

Las acciones son palabras en movimiento. Las palabras son pensamientos expresados. Las ideas son energías reunidas. Las energías son fuerzas liberadas. Las fuerzas son elementos existentes. Los elementos son partículas de Dios; porciones del Todo, la sustancia de todo.

Es decir que la palabra ocupa una posición intermedia crucial para la creación de toda realidad, incluyendo por supuesto la realidad de nuestras vida que deseemos vivir.

Y para apoyar aún más esta idea de la importancia de la palabra el Evangelio de San Juan comienza diciendo:

"Al principio ya existía la Palabra. La palabra estaba junto a Dios Y la Palabra era Dios. Todo fue hecho por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto llegó a existir."  St. Juan 1. 1-4

En resumen: la palabra sigue al pensamiento creador y todo en nuestras vidas es un proceso creador.
EL MANTRA como palabra tiene así fuerza y los tibetanos definen el mantra como “aquello que protege la mente.”

"Aquello que protege la mente de la negatividad, que os protege de vuestra propia mente, es a lo que llamamos mantra" (Sogyal Rimpoché).


El autor de la anterior frase nos dice que cuando nos sentimos frágiles, desorientados, o emocionalmente mal, recitar o cantar un mantra puede cambiar totalmente el estado de nuestra mente y en consecuencia de nuestro estado de desasosiego o infelicidad.

¿Cómo es posible? Porque en cada sílaba del mantra reside todo el poder espiritual que evoca la esencia de los sonidos pronunciados, y así al decir esas palabras nos cargamos de una energía transformadora capaz de renovar el estado de negatividad en que vivimos.


MANTRA PARA REMOVER EL KARMA ECONOMICO:

Escribir 108 veces al dia (ó 1080 veces si se trata de desear una mejoria en tu negocio) OM BRZEE NAMAHA, cantarlo o escuchar su sonido, puede romper el mal Karma economico mundial o de la persona que lo recita , (es mucho mas poderoso y efectivo cuando diariamente se canta el mantra, 108 veces consecutivas), asi como atrae la abundancia economica a tu vida. Realizarlo por 21 dias consecutivos.



Algunos de los MANTRAS mas poderosos son:

Nam Miojo Renge Kio, recitando este mantra tú puedes lograr todos tus sueños y hasta lo que no te has atrevido a soñar. Nam Miojo Rengue Kyo es la máxima Ley o verdad esencial de la vida que penetra todas las cosas del Universo. Nam Miojo Rengue Kyo contiene la suma de los ochenta mil sutras o enseñanzas budistas. Penetra el Universo y es el mantra, el mandala más poderoso del Universo. La entonación del mantra repetidas veces puede traer innumerables beneficios.

Om Shanti Shanti Shanti: Que supone una evocación a nuestra paz interna y a la colectiva

Om Namo Bhagavate Vasudevaya: Para la prosperidad, la paz ,y el bienestar.

Om Namah Shivaya: Mantra general para mejorar y resolver cualquier situación.

Om Sri Ramaya Namaha: Mantra para conseguir la gracia de lo divino en tus propósitos.


"Om Shreem Om Hreem Shreem Hreem Kleem Vitteswaraa Namaha"
 Mantra para el Dinero y la Prosperidad



Om Shri Durgaya Namaha: Mantra para la protección y para todos los problemas económicos, físicos y mentales.

Om Shri Maha Ganapataye Namaha: Mantra para quitar todos los obstáculos del camino. El mantra de hoy es el “Om Gam Ganapateye Namaha”, el mantra de Ganesha, una de las deidades más conocidas de la India. Es una plegaria a Ganesha, Dios que remueve todos los obstáculos y dificultades de la vida. Mediante la repetición de este mantra (108 veces) pedimos que se elimine de nuestro camino cualquier obstáculo material o espiritual. Se recomienda empezar un día lunes o jueves. Después de pronunciar este mantra diariamente, inclusive durante actividades cotidianas; después de unas semanas empezaremos a ver que los problemas u obstáculos se van solucionando de manera mágica. Puedes realizarlo antes de iniciar un viaje, firmar un contrato, comenzar un curso, una nueva profesión o trabajo, antes de iniciar un nuevo negocio, etc.



Om Aim Sarasuatiye Namaha: Mantra para la memoria, el conocimiento, los estudios, y para conseguir tener el poder del discurso.

Pero no son los tibetanos e hindús los únicos en usar mantras. Los decretos de los seguidores de San Germain o las letanías católicas son una forma de mantra.

Destacamos por su importancia una muy práctica para superar aquellas situaciones de miedo y temor que está en latín. Nos referimos a: “ Salve Regina Mater Intemerata”.



El mantra de la Compasión Universal: OM MANI PADME HUM

Es uno de los mantras más recitados en El Tibet. Las enseñanzas dicen que recitándolo ochocientas veces temprano por la mañana, nunca se cae enfermo, ni siquiera por contagio; además se obtiene riqueza y éxito en los negocios y no hay quien te pueda dañar.

La forma de recitarlo es sencilla. Sentado o recostado cómodamente pero con la espalda derecha uno trata de visualizar la deidad de la compasión o en su lugar una esfera de luz blanca representando la compasión universal. Se puede visualizar sobre la coronilla o también, frente a uno a la altura de las cejas y a una distancia de un metro y medio. Para evitar distracciones conviene visualizar la esfera radiante y luminosa y al mismo tiempo pesada.

Hay que recitar el mantra manteniendo la visualización lo más claramente posible. Mientras se recita se imagina que de la esfera salen innumerables rayos de luz que penetran por la coronilla, llenando todo el cuerpo de luz y gozo. Al final, acabada la recitación, uno imagina que la esfera de luz penetra por la coronilla y se absorbe en el corazón, recibiendo así todas las bendiciones del Buda de la compasión.

Las escrituras antiguas hablan de que el origen del universo es el sonido. Al principio era el sonido que reverberaba como OM y de ése sonido todo vino a existir, dicen los Upanishads, las ancianas enseñanzas de los sabios de La India.

Por esto en el hinduismo recitar el OM es una de las prácticas esenciales. Se dice que tiene muchísimos efectos positivos en la psique, además de purificar y limpiar el cuerpo a todos los niveles, burdos y sutiles. Muchas de las prácticas hinduistas comienzan con la recitación lenta y pausada del OM. Con ello, la mente se calma y el cuerpo se relaja. Así uno puede dejar de lado las distracciones del día y enfocarse en la meditación.



Una forma de recitar el mantra OM:

Lo ideal es sentarse en la postura del loto. También se puede usar el medio loto con el pie sobre la pantorrilla pues se dice que la presión sobre ella ayuda a despertar la kundalini. Conviene alternar la postura de las piernas, es decir, a veces poner el pie derecho sobre la pantorrilla izquierda y a veces al contrario. Otra postura también aconsejada es sentarse de rodillas sobre los tobillos, poniendo tal vez un cojín entre las piernas. No obstante, si esta postura no es posible, siempre se dice que lo más importante es tener la espalda derecha.

Hallada la postura más confortable, se inspira profundamente y se espira recitando el OM. La sílaba OM está compuesta de tres sonidos, AH, UH y M, así pues dividiendo el tiempo cada espiración en tres partes, en cada una se recita uno de los sonidos del OM. La recitación sería un largo y lento  Aaauuummm. La práctica ideal es hacer una doscientas recitaciones en una misma sesión.

Aunque esta recitación no tiene un fin terapeútico concreto es de gran utilidad para la limpieza psíquica, el equilibrio y la paz interna. Lo interesante es que los efectos se pueden sentir inmediatamente.


Agua curativa:

El mantra de la compasión, también se puede usar para obtener agua con propiedades curativas. Para ello se visualiza la compasión universal, sea en forma de esfera de luz blanca o en forma de deidad, sobre un recipiente de agua limpia (una botella de agua mineral, por ejemplo). El mantra se recita el mayor número posible de veces y se visualiza que la esfera derrama luz y néctar blancos que se absorben en los átomos de agua. Acabada la recitación se imagina que la esfera de compasión se disuelve en el agua. Beber este agua ayuda a la curación y aumenta el poder del organismo para asimilar los medicamentos.


OM KLEEM SHREEM BRZEE: 

Mantra que atrae el amor y la abundancia al mismo tiempo.

El mantra "Shreem" es el sonido de la semilla para el principio de abundancia, Si uno dice "shreem"  (se pronuncia shrim) cien veces, habrá un aumento de la potencialidad para acumular la abundancia y pronto será alcanzada. Si uno dice "shreem" mil veces o un millón, el resultado será mayor.  Pero la abundancia puede tomar muchas formas. Hay prosperidad, sin duda alguna, pero hay también la paz como abundancia, salud como la riqueza, amigos como riqueza, bastante alimento para comer como riqueza, y una multitud de otras clases y tipos de abundancia que puede variar de individuo a individuo y de cultura a cultura. Está en este punto la intención del mantra, que comienza a influir en el grado de la clase de capacidad para acumular la riqueza.



El mantra del Buda de la Medicina: 

"TAYATA OM BEKANDSE BEKANDSE MAHA BEKANDSE BEKANDSE RANDSA SAMUD GATE SOHA"

Fundamentalmente sirve para curar enfermedades de la piel aunque se utiliza para todo tipo de enfermedades y obstáculos. Es muy utilizado, por ejemplo para tener éxito en la consecución de un proyecto.

 El procedimiento de recitación es el mismo pero esta vez se visualiza el Buda de la Medicina que es de color azul o bien, una esfera de luz azul imaginando que en esencia es el Buda de la Medicina. Se puede visualizar enfrente o sobre la coronilla. Como antes, al recitar el mantra, se imaginan rayos de luz y nectar que viniendo de la esfera de luz, penetran por la coronilla y limpian de todas las enferme­da­des, tensiones y bloqueos. Al acabar la recitación el Buda se absorbe por la coronilla en el corazón y uno siente sus bendiciones

Con este mantra también se puede obtener agua curativa por el mismo procedimiento de antes. En particular sirve para aumentar el poder de los medicamentos. Para esto se recita el mantra haciendo al visualización sobre ellos e imaginando que se llenan de la energía luminosa nuclear del Buda de la Medicina.


El mantra de Tara, el Buda femenino:  

OM TARE TUTTARE TURE SOHA

Tara es la energía femenina iluminada, representa la sabiduría activa, ágil y práctica. Es ésa energía rápida e inmediata que está presente en el momento preciso. Tara es la gran liberadora, libera de todo aquello a lo que tememos. Terremotos, inundaciones, atracos, incendios, etc. Por ejemplo, ante la creciente inseguridad en las ciudades es un mantra que da protección. Como práctica espiritual la recitación sigue el mismo proceso que con todos los mantras. Tara es de color verde, de manera que la esfera de luz la visualizamos de éste color. De nuevo vienen rayos de luz y néctar que nos purifican y de nuevo sentimos todo nuestro ser radiante y luminoso y lleno de fuerza. Al final, Tara se disuelve en luz y penetrando por la coronilla se absorbe en el corazón. Uno debe sentir con toda la claridad posible que ha recibido la gracia de la deidad.


HAR HAR HAR HAR GOBINDE

Atrae la riqueza en forma de dinero, y nuevas oportunidades.

Tenemos el poder para crear una nueva realidad para nosotros mismos, con pensamientos positivos, acciones conscientes y una pequeña herramienta en nuestro abanico de mantras que se llama “Har Har Har Har Gobinde”.

De acuerdo con Yogui Bhajan, este mantra atrae la riqueza en forma de dinero. No sólo la abundancia en general, sino dinero en sí y también atrae nuevas oportunidades. No es una superstición. Este mantra tiene un efecto medible en cambiar los patrones mentales.

Al cantar estas palabras, la lengua toca el paladar superior, el cual está lleno de puntos meridianos que afectan las glándulas que secretan hormonas (la pituitaria, el hipotálamo) y liberan las hormonas buenas, lo cual te ayuda a pensar de manera más positiva y a tener el control de tu proyección mental para que después puedas proyectar un mundo mejor y atraerlo hacia ti. Lo cual es una versión antigua de la ahora tan popular Ley de Atracción.

Haz la intención para atraer hacia ti el dinero y las nuevas oportunidades y utiliza este mantra para sellar el trato. ¡Hazme saber qué cosas suceden como resultado!




El mantra de Vajrasattva:

OM VAJRASATTVA HUM

Vajrasattva es la pureza. Es de color blanco sin mácula y sirve para purificar todas las impresiones negativas que han quedado grabadas en nuestro ser a lo largo del día. No hay errores que Vajrasattva no pueda purificar. También sirve para eliminar malestares, enfermedades, impurezas, malos espíritus y demás. Su recitación es como en los casos anteriores con la visualización sobre la coronilla y la absorción de néctar blanco luminoso. Al final se concluye con la convicción de que la purificación ha tenido lugar y la absorción de Vajrasattva en el corazón.

El mantra del Buda de la Sabiduría: 

OM AH RA PA TSA NA DHI


En la vida nos encontramos con muchas situaciones que requieren sabiduría. Necesitamos tener claridad para tomar una decisión, necesitamos conocer desde una perspectiva amplia las situaciones, necesitamos actuar rápidamente en una situación imprevista, necesitamos tener buena memoria, necesitamos profun­didad en nuestras percepciones. Esta es la sabiduría que nos da este mantra. Entre los tibetanos existe la costumbre de recitar la última sílaba, nada más levantarse por las mañanas. Los niños se levantan recitando el Dhi dhi dhi... por las mañanas para tener buena memoria en la escuela. 

Las mujeres, lo recitan para ser hombres en la próxima vida, probablemente por lo duro que es ser mujer en su cultura. Los hombres para ser grandes eruditos.

La recitación común sigue el mismo proceso que en los casos anteriores. El Buda, o la esfera de luz es de color naranja. Visualizada enfrente o sobre la coronilla, mientras se recita el mantra uno imagina que vienen rayos de luz y néctar que entran por la coronilla e impregnan el cuerpo de sabiduría. La recitación acaba absorbiendo la imagen visualizada por la coronilla en el corazón.



Estos son algunos de los mantras más conocidos en el budismo tibetano. Pero hay miles de mantras. Los hinduistas dicen que hay setenta millones. Pero como antes decía el objetivo principal es acercarse a la divinidad. No se considera muy apropiado utilizar las prácticas espirituales con fines mundanos. Sin embargo también es cierto que si el cuerpo y la mente no están sanos y fuertes, es muy difícil el progreso espiritual. En este sentido es totalmente aceptada la utilización de mantras o de rituales para la curación. Incluso las cosas más mundanas como el éxito en los negocios pueden ser parte de la práctica espiritual cuando parte de los beneficios se utilizan, por ejemplo, para crear escuelas, hospitales o espacios con condiciones para la meditación.

A pesar de la existencia de esta tradición, uno siempre se pregunta si realmente los mantras tienen un poder o es autosugestión. Parece ser que hay un poco de todo. Ha habido gente que sin creer ha experimentado sus beneficios, y ha habido gente que con una fuerte fe, pero recitando mal el mantra ha obtenido resultados.

Los tibetanos cuentan la historia de una anciana que tenía un mantra para transformar las piedras en alimento. En una época de sequía lo utilizaba con gran éxito. Un día llegó su hijo a verla. Este era un monje que había estudiado mucho en uno de los grandes monasterios de Lhasa. El monje se dió cuenta de que su madre no recitaba bien el mantra de modo que le explicó "compasivamente" la forma correcta de hacerlo. 

La anciana le hizo caso a su hijo pero el nuevo mantra no funcionaba. Al cabo del tiempo decidió volver a su viejo mantra que por lo menos era efectivo.

Parece ser que al final lo importante es la propia mente. Los mantras podrían ser instrumentos para canalizar la propia energía. En éste sentido son muy afortunados los que saben utilizarlos.  Pero a veces no se puede evitar ser un poco escépticos.

"......Un santo estaba dando una charla sobre el poder de los mantras. Decía: el mantra tiene el poder de llevarnos a realizar la divinidad. En cuanto oyó esto un incrédulo se levantó y gritó: ¡Pero qué tontería! ¿Cómo nos va a acercar a Dios repetir unas palabras? ¿Aparece una barra de pan, repitiendo 'pan, pan, pan'?. El santo saltó diciendo: ¡Siéntate bastardo! El hombre se puso rojo de ira: ¿Cómo se atreve a hablarme así? - gritó - ¡Se hace usted llamar santo y luego insulta a la gente! ¿Qué clase de persona es usted?

Siento mucho haberle ofendido - replicó el santo. Pero dígame, ¿qué es lo que siente en este momento?

¿No se da cuenta? gritó el hombre. ¡Estoy muy enfadado!

Sí señor - dijo el santo - he usado sólo una palabra abusiva y ha tenido un efecto muy poderoso en usted. Si esto es así, ¿por qué el nombre de la divinidad no va a tener el poder de cambiarle?."


Así son los mantras, palabras, sonidos, murmullos, que repetidos acaban generando una vibración que te llena, te invade y te impregna llevándote a ésa región desconocida y a la vez tan familiar en alguna parte de nuestro interior.

Un mantra puede recitarse donde queramos sin necesidad de precisar un ambiente espiritual ni nada parecido. Por ejemplo podemos recitar el “ Om Mani Padme Hum” mientras hacemos caravana en la carretera etc., y ello nos ayudará a sentirnos mejor mientras esperamos y a la llegada para hacer nuestros quehaceres.

El ritmo del Universo con el que armonizamos nuestras vidas. Sus implicaciones son muy bastas y como es la Ley Universal, tiene el poder para desarrollar en nuestras vidas todo el potencial del Universo. Sólo puede ser comprendido a través de la experiencia. Promete felicidad absoluta y paz en el mundo entero. No existe la buena suerte ni la suerte mala. Todo lo que te ocurre es consecuencia de algo que hiciste o dejaste de hacer. Si piensas mal de alguien haces una mala causa y tendrá su efecto tarde o temprano. Si hablas mal de alguien haces una causa que tendrá su efecto. Si causas dolor físico o moral a alguien, también será una causa que, apenas la hagas crearás el efecto que te alcanzará en esta u otra existencia. Si ganas un premio o recibes algún beneficio inmenso, no es por suerte. Ya habías hecho la buena causa y se te manifiesta el efecto en el momento oportuno. Podrás correr, huir, esconderte, pero no podrás escapar a los efectos de las causas que has hecho o hagas. “ Si quieres entender las causas que existieron en el pasado, mira los resultados del presente y si quieres conocer los resultados que se manifestarán en el futuro, mira las causas que existen en el presente. Nosotros somos quienes creamos nuestro presente y nuestro futuro. Todo momento es un reflejo de la vida interna.

De lo que se trata ahora es de tomar uno de estos mantras, y poner en práctica su recitación. Los mantras tienen 3.500 años de historia y si no funcionaran no hubieran llegado a nuestros días. Por favor, no lo creas... ¡Pruébalos!


*Fuente y autoria de la nota: escuelademeditacion.com y espiritualidadpractica.org

Publicar un comentario