Seguidores

sábado, 15 de febrero de 2014

LAS 7 LLAVES DE LA ABUNDANCIA, JOE VITALE


LAS 7 LLAVES DE LA ABUNDANCIA, POR JOE VITALE

El autor, Joe Vitale, quien de ser un hombre pobre y sin hogar en las calles de Dallas, Texas, pasó a ser autor de docenas de best sellers, dando sus consejos incluso en programas como el de Larry King Live, enseñando y guiando a miles de personas hacia una vida de abundancia, a través de 7 situaciones, que en resumen son:

1. El primer paso es cambiar lo que pensamos sobre el dinero: es el paso más importante. Vitale asegura que: "la gente puede sentarse y hacer afirmaciones, visualizaciones y todo lo que crean que puede traer el dinero a su vida o ayudarles a cambiar algo de un modo positivo. Pero si inconscientemente tienen contra-argumentos, bloquearán el trabajo. Esto es por lo que mucha gente dice que la ley de la atracción no funciona. Me senté e hice afirmaciones 1,000 veces. "Quiero dinero" y el dinero no vino".

Joe explicaba que por ejemplo, queremos dinero, pero nosotros mismos nos vendemos la idea de que el dinero es la raíz de todos los males, entonces que por más que decretemos abundancia y dinero, al creer lo otro, eliminamos la intensión, ya que verdaderamente no deseamos algo que trae el mal, pero que si no lo tenemos nos la pasamos mal y es donde entonces no se manifiesta.

Por lo general, en nuestra mente, inconsciente, tenemos entonces una mala relación con el dinero. El conferencista explica que, por ejemplo, la cita bíblica completa dice que es "el amor al dinero es la fuente de todos los males". "Y cuando te fijas bien, te das cuenta de que la gente más rica del mundo no ama el dinero. Así que el primer paso es limpiar nuestra mente y nuestra relación con el dinero".

Te comparto, que en mi caso, después de haber gozado de una holgada y abundante situación económica, con el afán de mi espiritualidad, llegué a pensar que casi me tenía que convertir en Carmelita descalzo y alejarme de todo lo material. Empecé a asociar que el dinero y todos los bienes materiales me alejaban de convertirme en un mejor ser humano, por lo que empezaron las situaciones con la falta de dinero y claro, no cambiaban porque yo sentía inconscientemente que el dinero me regresaría a la época de soberbia y ego triplicado de la que venía.

Debes revisar qué piensas sobre el dinero y las cosas buenas en tu vida y qué significado le estás dando. Por muchos años yo le di al dinero el protagonismo de mi vida, ahora he entendido que tan solo es un medio, una herramienta, no el fin por el que vivimos.

"Quiero hacer dinero con mis películas para seguir haciendo películas", dijo Walt Disney, no dándole el sentido de su vida al dinero, sino atrayéndolo para completar la misión de su vida. Un buen ejemplo para este primer punto que nos lleva además al segundo, el de compartir con los demás.

2. El paso número dos, es entonces, dar. "Este es un principio universal, un principio psicológico, o metafísico, no sé en qué departamento o compartimento colocarlo, pero cuando das --y esto es algo muy profundo-- creas una ventana que te permite recibir a través de ella. Cuanto más das, más grande es la ventana que creas para recibir a través de ella", asegura Joe.
Algo que lo que muchos nos resistimos, ya que el autor comenta que debemos siempre invertir en regresar el 10 por ciento de lo que recibimos. La idea es que des tu contribución, tu 10%, a donde quiera que recibas tu apoyo espiritual o tu inspiración. Puede ser la iglesia. Puede ser un conductor de taxi, a un autor, un orador, un profesor, un niño, alguien en la calle, a la persona que te ayuda con la labor en la casa, a tus padres, algún amigo. Empieza a dar y además en darte tus regalos si tienes con qué, que es el siguiente paso.

3. El paso número tres se llama compras favorables o gastos favorables: Vitale dice que "cuando tienes deseo de comprar algo, un producto o un servicio que está delante de ti, y tienes el dinero, puedes permitirte comprar ese producto o servicio, debes ir a por ello. ¿Por qué? Porque te estás enviando un mensaje a ti mismo. Miremos esto de un modo psicológico. ¿Qué nos estamos diciendo nosotros mismos? Lo deseo. Soy suficientemente bueno. Me quiero. Tengo el dinero. Me dejo llevar. Creo en la abundancia. Todos eso son pensamientos positivos, afirmaciones de vida, fortalecedores de ego -en el buen sentido--, fortalecedores de declaraciones divinas que nos ayudarán a atraer más dinero y demás a nuestra vida".

Este, de hecho, es uno de los lenguajes del amor, que como veíamos en otro blog, además de aplicarlo con tu pareja o amigos, debes empezar por aplicarlo contigo mismo o misma.

Conste que Joe no nos invita a endeudarnos, hacer préstamos, tomar el dinero de la comida o los recibos que hay que pagar para comprar algo que deseamos, ni tampoco que pasemos la tarjeta de crédito, pero, que si lo tienes, lo compres.

4. El cuarto paso es pedir ayuda. "Hay dos niveles de pedir ayuda. El primero es cuando estás en apuros, necesitas un trabajo o una beca, alguien que te ayude, un tejado sobre tu cabeza. Necesitas ciertas cosas, alguien que te ayude con una carta de presentación, necesitas consejo o cualquier cosa. Necesitas algo y otra gente lo tiene. La mayoría de nosotros nos resistimos a pedir ayuda", explica Joe.

Y bueno, qué decir, cuántos de nosotros creemos que podemos hacer todo por nosotros mismos sin pedir ayuda, pero siempre contar con una mano o hacer las cosas en equipo es más gratificante.

Vitale añade: "En cuanto al otro nivel de pedir ayuda, es algo más esotérico o metafísico, pero estoy aquí para ayudar a la gente y para decir la verdad, así que tengo que decir que esto es lo que yo hago. Lo que hago es rezar a mis ángeles de la guarda, rezó a mi Dios para que me guíe. Durante mucho tiempo ni siquiera lo hice. No es que pensase que soy un ateo, más bien era alguien que quería hacerlo por sí mismo, que quería llevar el cinturón de campeón y decir no me ayudó nadie".

Y bueno, si el primero paso lo aprendí a dar, del segundo te puedo dar testimonio: así es, es mejor confiar y pedir, rezar, orar. Yo muchas veces, de hecho, hasta soy más lanzado y doy pasos de fe. Por ejemplo, hace unas semanas quería pagar por un servicio que era bastante costoso, pero era lo que deseaba y necesitaba sobre todo. No disponía del dinero, sin embargo me dije: sé que la vida, Dios me lo dará. Así que el día que me dieron el presupuesto, sin tener el dinero confié y confirmé el pedido. Luego dije: "si tú quieres que sea para mí, me darás el dinero Señor" y sin afán solté. Ese día me dejó con la boca abierta. Eso había sido en la mañana y horas después, por la tarde, me propusieron un negocio por la cantidad exacta que tenía que invertir. Ahora sé que funciona más confiar que pensar cómo le voy a hacer, qué hago y de dónde saco el dinero, porque cuando te atribulas con esos pensamientos de angustia solo bloqueas la energía para recibir, porque no confías, te desesperas.

5. El quinto paso es visualizar nuestras metas. En realidad Joe Vitale le dice "Nevillizar" en honor a un autor llamado Neville Goddard, famoso en los años 60, quien "solía enseñar a la gente no sólo a visualizar el resultado de lo que querían, sino a entrar en ello como si ya hubiera ocurrido. "Él dijo cosas como "Cuando asumes la realidad, se consolida como un hecho". Se ha demostrado que la visualización funciona. Hay estudios científicos que lo prueban. Es incluso una especie de forma de hipnosis que lo que hace es, estás visualizando eso y hablándole a tu subconsciente y programándolo para el éxito, y la hipnosis está aprobada por la American Medical Association desde 1950. Así que todo eso es válido, pero Neville llevó todo esto un nivel más allá. Dijo, no se trata sólo de verte a ti mismo rico, con las facturas pagadas y trabajando en el trabajo de tus sueños, o verte como autónomo, o como escritor, lo que quieras que ocurra, tú dirigiendo un restaurante... No sólo lo estás visualizando, sino que está hecho. Ahora es algo real. Cuando cierras los ojos, lo que imaginas es que entras en esta visualización, así que es más holográfico, es mucho más en este momento. Es algo que no ocurrirá en el futuro. Es algo que está pasando ahora, en tiempo real. Así que cuando te mueves en esa imagen, te mueves como una persona rica. Te mueves como esa persona que ya ha pagado sus facturas. Te sientes diferente, piensas diferente", sostiene Joe. En otras palabras: te la crees. Este paso es muy usado también por Anthony Robbins y de hecho lo menciona en su libro "El poder sin límites", ya que dice que el solo tomar la postura de alguien que deseas, el pararte, actuar, conducirte como esa persona que ya ha obtenido lo que deseas, te cambia el ánimo y te abre el camino hacia donde deseas llegar.

6. El paso número seis es pensar como emprendedor: "Para pensar como un emprendedor, una respuesta rápida es que hay que prestar atención a las cosas de las que te quejas porque son oportunidades para productos o servicios." Este otro punto también es mencionado por el padre del coaching Tony Robbins, cuando dice que para ser exitoso se debe tomar como patrón lo que los grandes han hecho. Y es que para quejarse hay muchos, todos casi, pero para buscar voltear la tortilla y encontrar una solución al respecto, pocos. Debemos ser de esos pocos que buscamos la solución o el plan B hacia lo que deseamos.

Así que la próxima vez en vez de quejarte, pregúntate: ¿Qué puedo hacer para llegar a donde deseo? ¿Qué hicieron los grandes para llegar ahí? Desde donde estoy, ¿de qué manera me tengo que preparar para llegar a donde deseo?

7. Y el séptimo paso es ayudar a tu comunidad y ayudar al mundo. Joe comentaba: "creo que fue José Silva, el tipo que creó el Método Silva de control mental y el Método de percepción extrasensorial (PES) hace mucho, mucho tiempo. Él dijo que si quieres que una meta se ocurra realmente en tu vida, asegúrate de que tu meta no sólo te ayude a ti sino al menos a otras dos personas más. Cuando estableces una meta, algo que quieres traer a tu vida y te das cuenta de que te ayuda pero además ayuda a dos o tres personas más simplemente, acelerarás su entrada en tu vida".

Ahora, a empezar a caminar hacia la prosperidad y la abundancia, pero como algo que te hace la vida más placentera, no como el único gran fin.

Y recuerda: ¡Sonríe, agradece y abraza tu vida!
Sobre todo: ¡a despertar a la vida, gente! Para VIVIR.

Publicar un comentario