Seguidores

miércoles, 8 de julio de 2015

PORTAL 8 8 8, RETORNO DE LA MATRIZ DIVINA


PORTAL 8 8 8, RETORNO DE LA MATRIZ DIVINA

Canalización del Maestro Sanat Kumara. Por Kai (02 June 2015).


El portal 888 representa la energía del retorno a la Matriz Divina, en la cual la energía femenina y masculina se experimenta como un todo unificado.

Este es un estado de conciencia en el cual ambas energías se funden la una con la otra en un estado de Gracia Divina y Amor infinito. En ese estado la conciencia creadora se fortalece, pues ambos principios apoyan el proceso creativo de cada uno. 

Mutuamente se respaldan en ese estado de Unidad y esto abre paso a la manifestación plena de la conexión con la Fuente, pues la unificación del principio femenino y masculino crea la trascendencia de la consciencia de separación y permite que se viva la integración desde la unión de la polaridad.

El retorno de la Matriz Divina a la consciencia humana facilita el proceso de la trascendencia de la separación, pues brinda la apertura hacia el entendimiento de lo que polaridad simboliza dentro de la Unidad. 

Ya que esta no forma parte del estado de consciencia llamado separación, sino que forma parte de la Matriz Divina creadora, en la cual la Fuente se separa a sí misma para poder experimentar la existencia desde esa polaridad llamada Femenina y Masculina. 

La polaridad forma parte del proceso creativo y creador del Ser. Mientras que la dualidad habla de antagónicos separados.

La integración de la Matriz Divina facilita el entendimiento, a través del cual la separación, que se reconoce como la percepción de desconexión de la Fuente; cede paso a la Polaridad o el entendimiento de que el poder creativo es Femenino y Masculino y finalmente este entendimiento facilita la integración del estado de consciencia llamado Unidad: el entendimiento de que todo es UNO, todo surge de la Fuente, la cual es la unificación de esa Polaridad Masculina y Femenina.

Ese estado de consciencia en el cual la polaridad se manifiesta desde el entendimiento amoroso de ambos principios (femenino y masculino) abre paso a la Trinidad, pues en la unificación de ambas energías puedes danzar entre una y otra, ser las dos al mismo tiempo y crear. La trinidad es la unificación de ambos principios y el nacimiento del principio andrógino, la conexión con la Fuente.

El portal 888, abre la puerta de la integración, en la cual se sostendrá a nivel planetario la impronta energética para la sanación de las heridas emocionales que producen la falta de integración interior.

A ese estado de Unificación y conexión interior lo llamamos: Llama Gemela interior, el principio femenino y masculino que habita dentro del corazón. La puerta para la conexión con la Fuente en cada Ser,  pues ahí es donde habita la Polaridad Divina y donde se experimenta el retorno a la unidad.

Para ello la energía de apertura y sanación que se abrirá en el portal 888 permitirá que la memoria karmica de separación y dolor de disuelva, a través de la restitución de los principios creativos que le corresponden a la energía femenina y a la energía masculina. Dentro del proceso de creación, cada una sostiene un principio que permite que se produzca la Danza Divina de la creación.

A la energía femenina le corresponde sostener la receptividad. Su energía es el campo fértil donde se depositan las semillas de la creación y por ello su esencia permanece alineada a la intuición, al Corazón Divino. Es la energía Femenina el aspecto creador que sostiene la Matriz de la Vida.

Por su parte la energía masculina sostiene el impulso creador. Le corresponde abrir los espacios, produce el movimiento y por ello su esencia permanece alineada al intelecto, la Mente Divina.

Cada ser humano porta en su interior ambas energías y puede estar más polarizado hacia una u otra, independientemente de su sexo físico. 

A consecuencia de la caída de consciencia en Atlántida y de la herida profunda que a nivel colectivo eso género, ambas energías no solamente se separaron, sino que también se desequilibraron experimentando una sensación de vacío y desconexión mutua. Así como una sensación de rivalidad o antagonismo mutuo. 

Esta desconexión da inicio al juego de la seducción, en el cual ambas energías tratan de dominarse la una a la otra, en lugar de unificarse y cooperar para alcanzar la integridad.

Esa falta de conexión se vive interna y externamente, pues en el proceso creativo de la vida muchos de ustedes permanecen desalineados internamente, produciendo que la vida se experimente como una lucha constante y una carga difícil de llevar. 

En ese proceso de desconexión tanto la energía femenina como la masculina ha intentado interpretar el rol que le corresponde al otro. 

La energía masculina intenta tomar el rol receptivo y a consecuencia de ello la abundancia no fluye, pues permanecer en receptividad desde lo masculino implica una experiencia total de entrega intuitiva, sin embargo, la energía masculina no es intuitiva, es activa, de manera que la receptividad se vive como una constante incertidumbre y desconfianza en el Flujo Divino. 

¡La energía masculina cuestiona antes que entregarse! Confiar en la Divinidad resulta complicado para la energía masculina en su intento por asumir el rol de la energía femenina en el proceso de creación.

Por su parte, la energía femenina ha intentado interpretar el rol activo e impulsor. Sin embargo, la actividad implica el impulso mental y la energía femenina no es mental, es intuitiva, de manera que el hecho de manifestar o actuar la creación se vive como una carga muy pesada, dificultando poner en marcha las energías y los proyectos.

Este desequilibrio es interior. Los roles no se viven desde el género o sexo biológico, sino desde el plano interior. Desde la energía que pone en movimiento al Ser. Puedes ser hombre y estar viviendo desde el desequilibrio del rol femenino o viceversa. 

Al mismo tiempo a nivel planetario la impronta de las llamadas “Llamas Gemelas” también se encuentra profundamente desequilibrada, pues se vive la experiencia del Amor de pareja desde la dependencia y el apego emocional.

Muchos de ustedes han vivido a la espera de la llegada de ese amor complementario, sin embargo, esa espera corresponde a la conciencia de separación. Pues en el corazón las Llamas Gemelas jamás están separadas, son parte la una de la otra. Vivir a la espera es vivir en desconexión de sí mismo y del principio sagrado unificado que habita en el interior.

Por su parte la memoria karmica de la caída de consciencia en Atlántida, permanece en el Alma de cada uno de ustedes y de su Llama Gemela. Para poder sanar y reconectarse primero hay que dejar ir. Disolver el sentimiento interior de “necesidad” pues forma parte de la separación. Aquello que está unido eternamente no se necesita para ser feliz, pues simplemente ya lo ES.

El portal 888 liberará la energía de la matriz divina de unificación y abrirá la puerta para la liberación del dolor de la separación ante la apertura de la unificación. Todo ello bajo la guía de los 13 Pilares de la Consciencia y la Plantilla Solar de MU. Esta energía será fisicamente anclanda en la Mamita Putucusi, santuario sagrado en Perú.


En amor eterno e infinito,

SANAT KUMARA


*Fuente, cortesia y autoria de la nota: quantumholoforms.com y anclajedeluz-rayma.blogspot.com.ar

Publicar un comentario