Seguidores

jueves, 16 de mayo de 2013

LOS ELOHIM



La palabra Elohim (plural, del hebreo «Eloah», Dios) es uno de los nombres hebreos de Dios, o de los dioses; se utiliza en el Antiguo Testamento cerca de 2.500 veces, con el significado de «Poderoso» o «Fuerte». Elohim es un nombre uni-plural que alude a las llamas gemelas de la Deidad que comprenden la «Divinidad Plural». Al hablar específicamente de la mitad masculina o femenina, la forma en plural se conserva debido a la comprensión de que una mitad de la Totalidad Divina contiene y es el Ser andrógino (la Divinidad Plural).

Los Elohim son la máxima individualización y manifestación de Dios. Los Siete Poderosos Elohim y sus complementos femeninos son los constructores originales de la forma. Elohim es el nombre de Dios que se utilizó en el primer verso de la Biblia. “En el principio creó Dios [Elohim] los cielos y la tierra”. Trabajando directamente bajo los Elohim están los cuatro Seres de los elementos, quienes tienen dominio sobre los Elementales, o Espíritus de la Naturaleza: los gnomos, las salamandras, los silfos y las ondinas.

En el orden de la Jerarquía, los Elohim y los Seres Cósmicos portan la más grande concentración de Luz que podamos comprender en nuestro actual estado de evolución. Elohim es una palabra hebrea que puede derivarse de otras palabras que significan poderoso, fuerte y principal. En la Biblia, Dios en su rol de Creador y Gobernador de este universo, quien rige los asuntos del hombre y controla la naturaleza, es conocido como Elohim.

Comenzando por el corazón del Gran Sol Central, esta Jerarquía se manifiesta como el factor que reduce la intensidad de las energías de Alfa y Omega, del OM sagrado, del YO SOY ESE YO SOY. En este punto central, que constituye el ardiente punto central de toda la Creación.

Provenientes del Gran Sol Central, los Elohim han ganado el derecho a través de la concentración de la energía, de la elevación de la conciencia y de la comprensión de Dios, de ser los transformadores que reducen la intensidad de la Luz. Ellos reducen la intensidad del Fuego Sagrado para entregarlo a las evoluciones inferiores. Estas evoluciones inferiores no han pasado aún las iniciaciones que se requieren para contener tal concentración de Luz.

-LA GRAN HERMANDAD BLANCA-
Publicar un comentario