Seguidores

martes, 14 de mayo de 2013

LA ENFERMEDAD, UNA OPORTUNIDAD


"No hay mayor enfermedad que aquella que se crea uno mismo en el alma".




Tu cerebro produce Endorfinas que tienen propiedades opiáceas, analgésicas y placenteras, siempre que disfrutes del presente. Todo lo que te produce satisfacción genera Endorfinas, masajes, caricias, reír, el contacto con la naturaleza, la música y el baile. Las Endorfinas fortalecen tu sistema inmune por eso las personas felices difícilmente se enferman…

Tus pensamientos y tus sentimientos negativos son el software que programa tus conductas equivocadas, las que te generan sufrimiento, negatividad, estados de No-Ser, escasez y soledad…

Además, son el software que programa tus células, porque el cuerpo siempre obedece las ordenes de la mente. La enfermedad aparece cuando existen múltiples causas que bloquean e impiden tu felicidad. Sus causas están en tu propia mente, en tus falsas creencias, tus falsas conductas, tu falsa alimentación, tus pensamientos negativos, tus deseos frustrados y tus aversiones conscientes o inconscientes...

La enfermedad es entonces una extraordinaria oportunidad para encontrar y corregir esas causas, para localizarlas y trascenderlas…

La enfermedad es el grito de auxilio de tu cuerpo, abrumado porque nunca tomas agua, porque no puede digerir la cantidad de carne que ingieres y esta comienza a podrirse en su interior llenándolo de bacterias y patógenos terriblemente dañinos; porque esta saturado de la mucosidad que generan la leche y los quesos; porque ingieres alimentos que tienen sus moléculas deformes, sin vitalidad, ni nutrientes porque los cocinaste en un microondas; porque fumas mucho, tomas mucho alcohol, te tinturas el cabello todas las semanas, tienes empastes metálicos en la boca y nunca duermes adecuadamente; porque comes rápido, en exceso y muchas veces alterado; porque endulzas tus alimentos y tus bebidas con azúcares venenosos…

La infelicidad, la insatisfacción, el estrés, la preocupación, los conflictos vuelven ácida y tóxica tu mente. Las conductas auto destructivas, la soledad, la verguenza, la culpa, el sentirte víctima, la rabia, el rencor y los deseos de venganza, vuelven ácidos y tóxicos tus sentimientos. La falsa alimentación vuelve ácido tu cuerpo, lo llena de toxinas, basuras, residuos celulares, residuos metabólicos, bacterias, hongos, virus y mohos. Todo esto y mucho más, repetido por años y años, logra que ni tu cuerpo, ni tu alma puedan evacuar las toxinas que ingieren y las que producen, entonces obviamente surgen los síntomas de todas esas causas y enfermas...

Toda enfermedad es crónica mientras persistan las causas que la generan. En tus manos esta el corregirlas. Tu sanación comienza cuando asumas y aceptes tu responsabilidad sobre todo lo que creas y sobre todo lo que sucede en tu vida. Cuando inicies un proceso de evaluación imparcial y de reconstrucción interior. Cuando te des el trabajo de localizar y trascender las falsas creencias y las falsas conductas que continúan generándola. Recuerda que solo cosechas lo que sembraste, que hoy mismo puedes decidir que siembras ahora y en el futuro...

Tus pensamientos y tus sentimientos son más potentes que cualquier sustancia química, si tu infelicidad prevalece no importa lo que tomes no sanarás. No hay fármacos que generen felicidad y la felicidad es el agua que lava, limpia y evacua las toxinas de tu mente y de tu cuerpo...

La sanación comienza cuando te ames a ti mismo, cuando agradezcas la oportunidad de estar vivo y consciente, disfrutando de este escenario maravilloso instante tras instante. Ese estado es el que crea la fuerza vital que alegra tu corazón a latir, tus células a crecer, le entrega a tu alma y a tu cuerpo la máxima energía, lo que siempre desencadena una fuerte respuesta sanadora...
Publicar un comentario