Seguidores

jueves, 3 de septiembre de 2015

LA ROSA DE JERICO, PODEROSO TALISMAN PARA LA PROSPERIDAD


LA ROSA DE JERICO, PODEROSO TALISMAN PARA LA PROSPERIDAD EN TU NEGOCIO, EL AMOR, LA SALUD, EL TRABAJO, ETC;

Una maravilla de la naturaleza!

Existe la firme creencia, arraigada en muchos pueblos de la tierra, de que quien adopta y cuida una Rosa de Jericó atrae milagrosamente hacia sí y los  suyos, paz, amor, salud, fuerza, felicidad, suerte en los negocios, habilidad en el trabajo y bienestar economico. Es por ello, que en numerosas ocasiones, llegaron a pagarse sumas muy considerables por poseerla, pues rara vez se tenía la ocasión de encontrarla. Tú la has adoptado, enhorabuena. 

Asómbrate ahora con el espectáculo más hermoso que pueda contemplarse, al ver como la Rosa de Jericó se abre majestuosamente al contacto con el agua, llenandose de vida y frescura para siempre.

La Rosa de Jericó es, en realidad, un helecho.  Tiene la particularidad de poder presentarse en dos estados completamente diferentes: hecha una bolita, pareciendo un simple matojo mustio, cuando las circunstancias son desfavorables; o con los esporangios extendidos y de un color verde vivo, cuando encuentra suficiente humedad a su alrededor. La alternancia entre estas dos fases puede realizarlas en inmumerables ocasiones durante más de 20 años.

La Rosa de Jerico es una planta sacra y una de las más mágicas de nuestro mundo.  Durante milenios ha sido utilizada por sus reputadas propiedades mágicas, y más tarde se ganó un lugar en los laboratorios de los alquimistas. La Rosa de Jericó absorbe y se alimenta de todo tipo de energías del lugar donde se encuentra, especialmente de las negativas, transformándolas en positivas. También se la conoce con el nombre de doradilla o planta de la resurrección.

Entre los usos mágicos que le han dado las distintas culturas, destacan la propiedad de bendecir y proteger casas y atraer la suerte, el dinero y la fortuna a los negocios. Pero los beneficios de este auténtico talismán viviente no acaban aquí: los que decidan poner una Rosa de Jericó en su vida y trabajen con ella, experimentarán mejoras en su salud, vida en pareja o matrimonial, exámenes, en el trabajo, los negocios, la prosperidad económica o en la suerte de sus vástagos.

Científicamente, la doradilla se denomina “Selaginella lepidophilla” y pertenece a la familia de las licopodíneas. Crece prolíficamente en los extensos prados de los Estados Unidos, y también se la puede encontrar en algunas zonas del norte de España, oeste de Francia, Bélgica y Oriente Próximo. Es una molécula de azúcar, denominado trehalosa, la que le confiere la capacidad de “resucitar”. Otros animales y plantas, como los tardígrados, también hacen uso de ella para salir de estados de muerte aparente. Incluso se encuentra en varias algas marinas y hongos, como la conocida seta shiitake, en los que jugaría un papel esencial en los procesos de hidratación/deshidratación.

Los griegos la llamaban la planta sagrada de la resurrección, y los árabes "rosa de ariha".

Los “hombres medicina” de los indios Hopi buscaban las que nacían entre las rocas, pues aseguraban que eran las mejores para darle usos medicinales. No en vano se le reconocen propiedades terapéuticas, en especial como diurética y para la cura y mejoramiento de heridas.

Para las culturas precolombinas también era una planta sagrada, pues se han encontrado doradillas en muchas tumbas de jefes y grandes sacerdotes.

En realidad, no se conoce a ciencia cierta cuándo recibe el nombre de Rosa de Jericó y por qué se le dio en un momento dado, pues no es oriunda de esta ciudad palestina, donde ni se la conocía. Se cree no obstante que la llevaron hasta allí algunos viajeros en los primeros siglos de la Edad Media (de ahí el nombre que se le daba en esa época, Rosa Hiericontea). Una vez arribó a Jericó, punto comercial importante en el que se vendían principalmente hierbas medicinales y aromáticas, se comenzó a utilizar para bendecir casas y atraer fortuna a los negocios. A partir de aquí, su fama como planta mágica no hizo más que extenderse.


Jericó, la ciudad de las palmeras

Su uso en las artes mágicas en el continente asiático se pierde en la noche de los tiempos. En Europa se empieza a conocer en el siglo XIII. Se cree que en principio se utilizaba para adivinar el tiempo, por su gran sensibilidad a los cambios de humedad. Con la llegada de la humedad se abrían lentamente, pero si la lluvia era inminente, se expandían con más rapidez. En ausencia de precipitaciones o tiempo seco permanecían cerradas.

Los alquimistas y los magos antiguos la acogen en sus laboratorios, bautizándola con el nombre de “Flor Divina”. Los ocultistas franceses aseguraban que si una mujer embarazada coloca una doradilla en un vaso de agua de lluvia y se despliega con ufanía, es señal de que el parto se llevará a cabo sin mayores complicaciones.

Aún hoy en día se pueden ver en la zona de Balonia (Bélgica) platos o jarras llenas de doradillas en hogares y comercios públicos. En Normandía también se pueden observar todavía en algunas iglesias, como recuerdo de aquella época en la que la magia se fusionaba con la religión.

Son varias las leyendas que tienen como protagonista a la Rosa de Jericó.....

Por ejemplo, una de estas historias nos ha llegado desde la época medieval: en el siglo XIII, un caballero catalán llamado Guillaume, perteneciente a la nobleza de Vallespir, regresó de las cruzadas con varias de estas plantas convencido de las propiedades mágicas que se le asignaban en Oriente. Al llegar a su tierra se encuentra con que su hijo había contraído la lepra, la enfermedad más letal en aquellos tiempos. El caballero, movido por la fe ante tal triste suceso, decide ir a recoger agua bendita de una iglesia cercana y poner en ella una Rosa de Jericó. Siguiendo la tradición ocultista de las novenas, la tuvo allí durante 9 días  y después hizo que su hijo se lavara la cara en esa agua. Según la leyenda, el joven curó casi de inmediato, lo que dejó perplejos a todos los que allí se encontraban.

Otra leyenda cuenta que cuando Jesús se encontraba orando en el desierto, una Rosa de Jericó que el viento empujaba a su antojo, quedó parada a sus pies. Al amanecer, la humedad del ambiente se transformaba en gotas de rocío que quedaban posadas delicadamente entre las ramas de la planta. Jesús recogía estas gotas con sus dedos y se las llevaba a los labios para calmar su sed, después de haber pasado toda la noche rezando.

Otra leyenda hace referencia a cuando María y José huían de Belén con el niño Jesús para evitar que Herodes pudiera asesinarlo. Cuando estaban atravesando las llanuras de Jericó, María se bajó del burro y al tocar el suelo brotó una Rosa de Jericó para saludar al niño. Dicen que cuando Jesús murió en la cruz, todas las rosas se marchitaron, y tres días después, coincidiendo con la resurrección, volvieron a la vida de nuevo. Otra versión dice que la Rosa surgió como símbolo de la energía que se difundió especialmente en esa zona al  morir el Cristo y derramar su sangre por nosotros.

En la Biblia se hacen varias referencias a la Rosa de Jericó, de las que entresacamos esta en las que se cita textualmente: “Crecí como palmera en En-Gadi y broté cual rosa de Jericó; como magnífico olivo en la llanura, y crecí como el plátano…” .  (Elogio de la sabiduría, capítulo 24, versículo 24).


3 FACTORES PRINCIPALES Y ESENCIALES PARA QUE UN TALISMAN SEA UN PODEROSO IMAN PARA ATRAER COSAS POSITIVAS A TU VIDA:

La FE (que debe ser franca y total por parte del practicante), la MENTE POSITIVA (pues con una mente negativa que atraiga malas vibraciones, nada bueno conseguiremos) y la VOLUNTAD, para realizar el trabajo al pie de la letra sin hacer modificaciones por nuestra parte.




La Rosa de Jericó: Un Talismán para la Prosperidad, Por Elise Defer

La Rosa de Jericó, o planta de la resurrección, es originaria de los desiertos del norte de África. Esta planta se seca completamente y se acurruca en los tiempos de secado, y “revive” de nuevo al entrar en contacto con el agua, de ahí el nombre de la planta de la resurrección. Esta planta contiene una energía espiritual muy poderosa, sus propiedades mágicas son conocidas por atraer la prosperidad, el éxito y proporcionar a su dueño una gran protección, absorbiendo al mismo tiempo todas las energías negativas que puedan dañarle.


La Rosa de Jericó: Un Talismán para la Prosperidad, cómo conectarse con el espíritu de la Rosa de Jericó

Si acabas de comprar tu planta tienes que darle la bienvenida a tu casa, debes tener en cuenta que la Rosa es tu guardián y por consiguiente tienes que hacer que se sienta bien en tu casa que será también la suya, ella percibirá tus energías y captará tu estado de animo. 

Al espíritu de esta planta le encanta las velas y el incienso. Algunas veces la Rosa de Jericó desarrolla una relación muy fuerte con el propietario deteriorándose inesperadamente cuando este está enfermo o emocionalmente decaído, y recuperándose rápidamente cuando la persona encuentra la mejoría.

Para conectar con su energía solamente debes poner tus manos encima de ella con las palmas hacia abajo, centrarte tanto como puedas y entonces bendecir el agua. Si nunca has bendecido agua, antes puedes decir lo siguiente:

“Bendigo esta agua, que se convierta en un vehículo de protección y amor, por el poder divino de Dios o de la luz, que así sea.”

Siente cómo la energía comienza a fluir a través la planta, cierra los ojos y concentrarte durante unos segundos permaneciendo en un estado de paz y calma. Cuando termines pídele un deseo, recuerda colocar una vela cerca y un incienso. 


Instrucciones:


*La primera vez debe ponerse en el agua un martes o viernes a las nueve de la mañana o tres de la tarde. Esta operación debe realizarse siempre a la misma hora, tanto la primera vez que le cambiemos el agua a los tres días como en las veces sucesivas.

El primer paso es poner la planta seca en un recipiente de vidrio/cristal, y añadir unos centímetros de agua (de manantial a ser posible), y con la mano derecha sumerje la Rosa de Jericó despacio, con las raíces hacia abajo, a la vez que pronuncias estas palabras: 

"Yo te adopto Rosa de Jericó  y te doy la bienvenida a mi hogar (o negocio), para que finalice tu errar por los desiertos y encuentres en este humilde lugar tu mansión definitiva. Te doy el nombre de ...( Dale un nombre, el de un ser querido o el que tú elijas), y prometo cuidarte y respetarte siempre. Te ruego que protejas mi casa ( o negocio) de todo mal, por la bendición que de Jesús recibiste y su infinita misericordia “.

Un detalle que a muchas personas se les pasa por alto es que la Rosa de Jericó no requiere ni mucha ni poca profundidad. 

De acuerdo con la cromoterapia, se puede utilizar un color concreto del recipiente para obtener un resultado más específico, generalmente se utilizan recipientes de cristal lo suficientemente grandes para que la planta pueda abrirse sin dificultad.

La Rosa de Jericó empezará a abrirse poco a poco durante las siguientes horas hasta desplegar por completo sus ramitas. Puedes acompañarla mientras se abre y disfrutar de un espectáculo, viéndola despertar a la vida.

Tres días le dejarás el agua sin cambiársela y sin hacerle petición alguna. Puede ocurrir y es normal, que en estos tres días encuentres el agua turbia, sucia o con un fuerte olor. Aún así, no deberás cambiar el  agua en estos tres días.

El cuarto día, con sumo cuidado la sacas del recipiente y tiras el agua, enjuaga muy delicadamente la rosa y también el recipiente, volviéndolo a llenar de agua para depositar la planta otra vez. 

Durante los próximos cuatro días, enjuaga la rosa y cambia el agua del recipiente diariamente. Tampoco hagas petición alguna de momento. Estos siete primeros días de limpieza son muy importantes. Es su primer contacto con el agua, probablemente después de muchos años. A partir de esta vez puede hacer la limpieza del agua 1 vez cada semana.

La Rosa de Jericó aprovecha para desprenderse de sus esporas, como lo haría encontrándose en su medio natural (desiertos, estepas.). La reacción que se produce en algunas de ellas como resultado de la mezcla de las esporas con el polvo acumulado, la tierra, etc., y con el agua del recipiente, puede generar una especie de pelusilla o puntos blancos. Si esto se produce, elimina muy delicadamente todas las impurezas ayudándote de un bastoncillo de algodón humedecido. 

Si el agua se pone turbia los primeros días, es que efectivamente está ejerciendo su acción vibratoria y purificante del lugar. Es preferible que permanezca sumergida dentro del recipiente, para lo cual podemos añadir agua siempre que sea necesario. Si el agua está clara, es señal de que todo va bien.

El agua, naturalmente, juega un papel primordial, pues en ella vive y debe “trabajar”. No es recomendable mantenerla con el agua del grifo, sobre todo si vivimos en una gran ciudad, por la cantidad de sustancias que trae consigo.

*Para que la rosa de jerico se encuentre en óptimas condiciones, utilizaremos agua de pozo, manantial o mineral. Aunque si pretendemos llevar a cabo algún trabajo mágico recomiendo el agua de lluvia. Si es recogida en una noche de luna llena mucho mejor, ya que su magnetismo es elevado y es más poderosa.

Como cuidado adicional, podemos echar dos o tres gotas de aceite nitratado por quincena en el agua de la Rosa. Este aceite contiene sustancias nutritivas para nuestra planta, que contribuirán a alargarle la vida. Es el aceite que se usa también para “vestir” las velas y se puede encontrar en tiendas esotéricas.

No olvidemos colocarla en un lugar donde le pueda dar la luz del sol, pues como vegetal que es, necesita hacer la fotosíntesis. No es aconsejable poner más de una rosa de jerico en el mismo recipiente, ya que cada planta trabaja a su ritmo y por su cuenta, y se interferirían unas con otras.

Una vez finalizado el ciclo vital de la planta, podemos utilizar los restos para confeccionar saquitos de la suerte o taures, pues sigue conservando sus poderes durante bastante tiempo. Para ello, la podemos mezclar con ruda, muérdago y coriandre o lágrimas de Balaal, que combinan perfectamente con ella.

También, cada vez que cambiemos el agua o queramos pedir algo en especial
 recitaremos esta oración:

"Divina Rosa de Jericó. Por la bendición que de nuestro Señor Jesucristo recibiste, por la virtud que tú encierras y por el poder que se te concedió, ayúdame a vencer las dificultades de la vida, da paz, prosperidad, alegría, salud y felicidad a este hogar en donde tú estás, al igual que a sus moradores, protégelos de cualquier enfermedad y mal. Divina Rosa, todo esto te lo pido en virtud de todo aquello que tú encierras, en y por amor de Cristo Jesús. Amén."

Al séptimo día, la rosa habrá cumplido su proceso de limpieza y adaptación a su nuevo entorno, quedando preparada para recibir las peticiones que tú le hagas. A partir de este momento, podrás disfrutar de tu Rosa de Jericó  durante muchísimos años.

Es conveniente que tu Rosa de Jericó descanse de vez en cuando, manteniéndola cerrada, puesto que el continuo abuso de agua podría deteriorarla, ya que siendo oriunda de climas secos, está  acostumbrada a sobrevivir con muy poca humedad. 

Se recomienda dejarla secar por un período de 30 días, ya que es importante dejar que la planta “descanse” en un estado latente, al menos una vez al mes y durante una semana.


Cual es el mejor lugar:

Hay quien prefiere colocar esta planta lo mas cerca posible de la entrada de la casa, otro buen lugar es en el centro de la casa, la sala de estar por ejemplo, o bien aquel lugar donde siempre se reúne la familia o los invitados.


A continuación, te sugiero las mejores formas de mantenerla, para que puedas elegir la que más te agrade:
  • Sumergida en el recipiente  con un poco de agua (Deberás cambiar el agua todos los días).
  • Dejándola en el recipiente con muy poquita agua, solamente para las raíces. (Deberás de cambiar el agua todos los días). Duchándola y dejándola escurrir (puedes mojarla con un pulverizador). 
  • Colócala  después en el recipiente que estará totalmente seco y limpio. Esta forma es la más usual, porque ayuda a conservar la planta en el mejor estado cuando se desea tenerla abierta. 
  • Una vez transcurridos los siete días de limpieza,  puedes embellecer el recipiente sin agua, con piedrecillas de colores o con cualquier otro motivo similar, poniendo la planta encima y dejándola cerrada. De esta forma, además conseguirás un terrarium decorativo muy hermoso. 
  • Cualquier forma que decidas adoptar para mantener tu Rosa de Jericó, es válida también para realizar las peticiones desees hacer, como explicamos en el apartado de las "oraciones". 
  • Cada petición durará como mínimo un ciclo de siete días, no debiendo efectuar más de una petición a la vez.   Tú tienes en tus manos un tesoro muy valioso, cuidaló como tal. 


Oraciones para distintas peticiones: 

Suerte:   

Introduce en el recipiente, un trozo de cinta roja con tres nudos bien apretados. "Divina Rosa de Jericó, por la bendición que recibiste, la virtud que encierras y el poder que se te concedió en el amor a Jesús y su infinita misericordia, te ruego que me ayudes a encontrar la suerte en mi camino y a anudarla fuertemente a mi vida, para que no me abandone jamás”.


Salud:   

Introduce en el recipiente tres piedrecillas. “Divina Rosa de Jericó, por la bendición que recibiste, la virtud que encierras y el poder que se te concedió en el amor a Jesús y su infinita misericordia, te ruego que me ayudes a conservar la salud (o recuperar la salud, si esta enfermo), para afrontar las vicisitudes de la vida con la fuerza necesaria y poder vencer cada uno de los obstáculos que se me presenten”. 


Amor:  

Introduce en el recipiente,  una cadenita  dorada-oro o similar o una pulsera.“Divina Rosa de Jericó, por la bendición que recibiste, la virtud que encierras y el poder que se te concedió en el amor a Jesús y su infinita misericordia, te ruego que me ayudes a conseguir el amor de... (di el nombre de la persona amada), para realizar mi vida y sueños en su compañía”.


Matrimonio:  

Introduce un anillo de oro ó similar en el recipiente. “Divina Rosa de Jericó, por la bendición que recibiste, la virtud que encierras y el poder que se te concedió en el amor a Jesús y su infinita misericordia, te ruego que me ayudes a mantener mi matrimonio unido y que nada logre romper el lazo que lo unió para siempre”.


Bienestar económico:  

Introduce en el recipiente,  cinco monedas de curso legal , preferentemente de color amarillo. “Divina Rosa de Jericó, por la bendición que recibiste, la virtud que encierras y el poder que se te concedió en el amor a Jesús y su infinita misericordia, te ruego que me ayudes a conseguir el bienestar económico para vivir dignamente, proteger a los míos y ayudar a los más necesitados”.


Trabajo:   

Introduce una llave en el recipiente.“Divina Rosa de Jericó, por la bendición que recibiste, la virtud que encierras y el poder que se te concedió en el amor a Jesús y su infinita misericordia, te ruego que me ayudes a encontrar ( o proteger mi trabajo, si ya lo tienes), un trabajo que dignifique mi vida y me permita cuidar de mi familia, ahora y siempre.


Negocios: 

Echa en el agua del recipiente un pellizco de ceniza de leña, carbón o cigarro. “Divina Rosa de Jericó, por la bendición que recibiste, la virtud que encierras y el poder que se te concedió en el amor a Jesús y su infinita misericordia, te ruego que me ayudes a conseguir la prosperidad de mi negocio, alejando de él todas las malas influencias, como el viento aleja a las cenizas”.


Examenes: 

Introduce en el recipiente, un hilo  pequeño de cobre de 10 cm, de largo con dos nudos apretados. “Divina Rosa de Jericó, por la bendición que recibiste, la virtud que encierras y el poder que se te concedió en el amor a Jesús y su infinita misericordia, te ruego que me ayudes a pasar mis exámenes con éxito, para poder labrarme una vida digna y no caer jamás en las garras y el abuso de los desaprensivos”.


Insomnio: 

Introduce una cruz pequeña en en recipiente. “Divina Rosa de Jericó, por la bendición que recibiste, la virtud que encierras y el poder que se te concedió en el amor a Jesús y su infinita misericordia, te ruego que me ayudes a conciliar el sueño, para lograr el reposo de mi cuerpo y la tranquilidad de mi espíritu”. Repite la oración tres veces en el momento de acostarte, todas las noches que sean necesarias. La rosa de Jericó deberá estar en el dormitorio.


Cambiar el mal caracter:  

Introduce en el recipiente  una aguja o alfiler. “Divina Rosa de Jericó, por la bendición que recibiste, la virtud que encierras y el poder que se te concedió en el amor a Jesús, y su infinita misericordia, te ruego que  ayudes a ...( dígase el nombre de la persona), a dulcificar su carácter, para que pueda apreciar el inmenso cariño que le profesamos los suyos”.


Para un hijo:  

Poner en el agua del recipiente una pequeña ramita de romero. “Divina Rosa de Jericó, por la bendición que recibiste, la virtud que encierras y el poder que se te concedió en el amor a Jesús y su infinita misericordia, te ruego que me ayudes a mi hijo/a...(dígase el nombre) a vencer todas las vicisitudes de la vida. Haz su camino fácil y limpio y protege su salud”.



Oración general:

“Divina Rosa de Jericó, por la bendición que recibistes, la virtud que encierras y el poder que se te concedió en el amor a Jesús y su infinita misericordia, te ruego que protejas este lugar y a todos los míos de cualquier mal o adversidad”.

Esta oración puedes decirla cuando lo deseés, sin necesidad de introducir nada en el recipiente.

Los diferentes elementos que se introducen en el recipiente (cruz, anillo, piedrecillas, etc.) Deberán acompañar siempre a la Rosa de Jericó durante el tiempo que se mantenga la petición.

Repite la oración que hayas elegido, una vez al día. Para iniciar una petición basta que tú lo desees. Cualquier momento es bueno. Disfruta de tu buena suerte.

En la confección de estas instrucciones, se ha recopilado información de diversos países para ofrecerte un conocimiento lo más amplio posible de las características y peculiaridades de esta exótica y legendaria planta, tanto en el plano místico como en el botánico. 

Las oraciones que te ofrezco han nacido del sentir popular de las diferentes culturas que envuelven su leyenda, ofrecen distintas fórmulas en cada uno de los ruegos que se hacen. Lo que también resulta común en las oraciones es el concepto de virtud, reivindicando profundamente en todas ellas el amor a Jesús y su infinita misericordia. La fe se manifiesta en cada oración, y el acompañarlas introduciendo los variados objetos que se mencionan, forma parte de las costumbres ancestrales del lugar donde se interpretan. 

Existen otras muchas oraciones que cada pueblo vá añadiendo según la época y sus necesidades (para proteger las cosechas, el ganado, los partos, etc), y de esta manera, la fe de las gentes hace que vayan brotando oraciones muy particulares y personales. 

Botánicamente, la Rosa de Jericó, es un tesoro inigualable a cualquier otra planta de la naturaleza. Su propiedad de anastática (del griego anastasis- resurrección), le permite una total autonomía bajo cualquier condición, sin tocar el agua durante muchísimos años, de ahí su definición eterna. Puede abrirse y cerrarse sin perjuicio alguno miles y miles de veces. De hecho, muchisimas personas acostumbran a mantenerla cerrada (sin agua), después de cada petición, volviéndola a abrir cuando tienen necesidad de hacer otra petición. 

Cada Rosa de Jericó tiene sus especialísimas características que la diferencian de otras. Son diferentes entre ellas en tamaño, en las formas que adoptan al abrirse y cerrarse, en la rapidez o lentitud con la que lo hacen, en la  mayor o menor cantidad de agua y de luz que necesitan, así como en el color que toman, que puede variar del verde claro al verde-marrón oscuro. Nunca se encuentran dos iguales, lo que las hace exclusivas para su poseedor.

De cualquier forma, cada persona va descubriendo con el tiempo lo que es más aconsejable para la suya propia. Es por ello que según la tradición, se recomienda no transferir el cuidado de una Rosa de Jericó a otra persona, que sólo sea aquella que la ha adoptado. De todos modos, si te ausentas durante largos periodos, ella se cerrará y te estará esperando todo el tiempo que sea necesario. Es como esperar a un amigo, algo mágico. 

En el plano místico, la Rosa de Jericó posee una fuerza tan extraordinaria que rebasa los limites de lo imaginable. Sin lugar a  dudas, es la planta más respetada y estimada de todas las plantas existentes.

Durante más de siete mil años de historia conocida sobre ella, aún antes de Jesucristo y a pesar de las diferentes culturas que se han desarrollado en estos milenios, siempre fue distinguida por sabios y reyes y considerada flor divina. 

Hoy más que nunca renace con una fuerza inusitada al deseo de poseerla, sin saber nadie a ciencia cierta el por qué. He aqui su historia, usos y maneras de preservarla y atesorarla como un Divino regalo. Recuerda tratar siempre a la Rosa de Jericó con el máximo respeto y amor.






ROSA DE JERICO EN VENTA:




















Que la Rosa de Jericó te proporcione mucha suerte, bendiciones infinitas, y felicidad en todo sentido.

Gracias por cuidarla y que la magia y la salud siempre te acompañen! 

Publicar un comentario