Seguidores

viernes, 1 de agosto de 2014

1 DE AGOSTO, DIA DE LA PACHAMAMA

1 de Agosto, dia de la Pachamama.

Hoy se celebra el Día de la Pachamama o Mama Pacha (Pachamama o pacha, del aimara y quechua pacha: “tierra” y, por extensión, "mundo", "cosmos"; mama: “madre”: "Madre Tierra" ), divinidad de los pueblos autóctonos andinos, a la cual se rinde tributo por ser la gran deidad entre las comunidades indígenas de los Andes Centrales de América del Sur.

La Pachamama representa a la Tierra, pero no sólo el suelo o la tierra geológica, ni sólo la naturaleza; es todo ello en su conjunto. No está localizada en un lugar específico, pero se concentra en ciertos lugares como manantiales, vertientes, o apachetas. Es una deidad inmediata y cotidiana, que actúa directamente y con la cual se dialoga permanentemente, ya sea pidiéndole sustento o disculpándose por alguna falta cometida en contra de la tierra y todo lo que nos provee.

Se trata de una divinidad protectora y proveedora, que cobija a los hombres, posibilita la vida y favorece la fecundidad y la fertilidad. A cambio de esta ayuda y protección, el pastor de la Puna Meridional está obligado a ofrendar a la Pacha parte de lo que recibe, no sólo en los momentos y sitios predeterminados para el ritual sino, particularmente, en todos los acontecimientos culturalmente significativos, configurándose así una suerte de reciprocidad.

Los quechuas, los aymaras y otras etnias de la región andina, han realizado ancestralmente ofrendas en su honor, sacrificando camélidos (llamas, vicuñas) para derramar su sangre. También se ofrecen hojas de coca, conchas marinas mullu y sobre todo el feto de la llama que, según una creencia, ayuda a fertilizar la tierra sin que falte jamás la cosecha, ofrenda que suele llamarse en los Andes centromeridionales "corpachada".

La Pachamama, junto con las deidades Mallku y Amaru, conforman la trilogía de la percepción aimara de sociedad y naturaleza. Tales cultos son las formas más antiguas de celebración que los aimaras realizan en la actualidad. Con la invasión de los españoles y la persecución de las religiones nativas (llamada en esa época "extirpación de idolatrías), la Pachamama, como resultado del sincretismo cultural y religioso, comenzó también a ser muchas veces venerada a través de la Virgen María.


El ritual central de la Pachamama o fiesta de la Madre Tierra es la challa o pago (tributo). Se la realiza el primer día del mes de agosto, durante todo el mes, y en muchos lugares también el primer viernes de cada mes. Las ceremonias están a cargo de personas ancianas sabias o de mayor autoridad moral dentro de cada comunidad. En el caso del pueblo aimara esta persona recibe el nombre de "yatiri".

Canto a la Pachamama, por Celia Spollansky.


“Madre de la Tierra,

madre de la Vida,

de la brisa fresca y de la tormenta,

del agua serena y del torbellino

de flores y frutos

de aves: colores y trinos.

Madre de la Tierra,

madre de la Vida,

todo lo soportas con una sonrisa,

todos junto al fuego compartiendo historias y abrigo.


Madre de la siembra y de la cosecha.

Reina de las sierras y de las llanuras,

en tu sagrado cuerpo

encarnó Dios la semilla de la Vida

que se expande por el Aire, con el agua de la sangre,

por la Tierra, con el Fuego del Amor.


Colmaré de conocerte con recuerdos de los otros,

cantando sueños e historias,

saboreando el silencio,

compartiendo el abrazo,

disfrutando el descanso.


Cuando el Sol se empalidece hasta convertirse en Luna,

yo observo en tu cara bruna esas sombras que se alargan,

las penas que se hacen densas,

la nostalgia abisma el Alma

y una inmensa soledad recorre mi humanidad

estremeciendo mis huesos,

embota mi pensamiento hasta que el último aliento

me muestra otra realidad,

del único sentimiento.


Entonces, recién entonces

puedo contemplar el Cielo

y en ese jardín de estrellas

el latir y el titilar acompasan el sentir,

la calma vuelve a reinar

y Tú, en gasas de bruma,

paseas tu galanura flotando en la serranía.



Qué placer es tu amistad,

tu candorosa armonía, salvaje y angelical,

qué matrimonio feraz,

fértil y abundante,

arroyo danzante

rumores de amantes

cópula perfecta de Luz y calor,

ternura que abrasa la pasión de Dios.


Tú que calmaste el llanto del flagelo,

del despojo y abandono,

hoy me pides un lugar,

Tú que en silencio ayudaste

a todos los seres vivientes,

hoy, me pides una oración.


Luz de la Vida elemental,

quiero ser tu mensajera,

tensa las cuerdas de mi voz

para que te oigan todos anunciando el despertar,

de la Primavera del Cielo

que anida en los corazones.


Pertenecemos,

qué colores nos asisten,

qué sentir, decir, hacer

glorifica, dignifica.


Qué misión, que visión, qué sentimiento

manifiesta esta fiesta de vivir.

Hagamos sonar la campana del final del recreo,

a guardar los juguetes, las ilusiones, expectativas,

juicios y resentimientos

para ingresar al aula del SABER-SER.


Somos maestros y alumnos,

ángeles mensajeros,

dioses guerreros de la Luz.

Sagrado templo del cielo

nos eleva con su vuelo el pensamiento,

el horizonte se ensancha,

la Primavera que canta

en el polen que fecunda

y un “saber” que nos inunda de placer,

el aire que nos avisa

con ternura en la caricia que llegó la redención.


Tú que acunaste a los hombres y las bestias,

que amamantaste la vida elemental,

hoy pides cuenta a la oscuridad del hombre,

que no pudo, no supo, no quiere respetar.


Siento Madre que es justo tu disgusto,

a veces la equidad parece dura,

hasta notar que recibo lo que doy,

hasta ver que no es oro lo que brilla y da calor,

sino rayo de sol,

hasta sentir que la proporción y el resultado

están en el propósito pre-inscriptos,

son mis pactos con Dios.


Qué maravilloso encuentro

que me regala la Vida

cuando a la Vida me entrego,

qué confianza en mi interior ilumina mi sonrisa.

Tu amor me acaricia el Alma,

la Muerte pierde su prisa.”



Publicar un comentario