Seguidores

domingo, 5 de enero de 2014

EL HOMBRE TANTRICO


EL HOMBRE TÁNTRICO:

Hay hombres que tienen un magnetismo especial que llama la atención.

Parece que llenan todo el espacio con su presencia y magnetizan las miradas.

Ellos manifiestan un estado de fascinación benéfica. Son los hombres tántricos.

La mayor felicidad del hombre tántrico es la felicidad de su mujer amada.

El hombre que aprende Tantra Yoga desarrolla todas sus potencialidades, en todos los dominios y niveles de su manifestación. Por el desarrollo de su conciencia solar, masculina, yang, el hombre consiente de tantra irradia la confianza que tiene en si mismo y en sus capacidades, y es capaz de expresar al máximo su potencial masculino.

Si al hombre tantrico se le es preguntado: ” cuáles son las cosas que nunca hiciste, pero te gustaría hacerlas?”, el piensa un tiempo antes de contestar, después menciona algunas cosas, muy relajado. A diferencia de la manera apurada del hombre que no despertó sus cualidades masculinas tantricas, que se manifiesta comúnmente una multitud de deseos no cumplidos y de frustraciones, tanto en el amor, como en la vida sexual, en la realización social, relacional, intelectual etc.

Tantra Yoga ofrece al hombre el medio para lograr todas sus aspiraciones benéficas.


El hombre tantrico se encuentra al si mismo y ve al mundo como una continua transformación desafiante. El hombre tantrico es perfectamente balanceado del punto de vista emocional, es caracterizado de calma y felicidad. El vive en el momento presente y disfruta.

Emana tranquilidad, no es caracterizado de falsas vergüenzas. Es compasivo por los demás, devocional por los otros, pero nunca se considera una víctima de la sociedad o del grupo al que pertenece. Por oportunidad, es espontaneo y manifiesta humor refinado.

Tiene una salud perfecta. Por la práctica de tantra yoga, el hombre se encuentra, profundamente con su destino de hombre.

El Tantra ofrece al hombre una mayor comprensión de la mujer (shakti) y así le da la posibilidad de amarla en su totalidad. El hombre tantrico admira y transfigura espontáneamente a la mujer, le gusta sentir la energía femenina, sus matices y encantos. El disfruta de las manifestaciones de la feminidad, sabe verlas y sentirlas empáticamente, se siente relajado en la presencia de las mujeres y no tiene un sentimiento de superioridad, es sensible y bueno; llena el alma y el corazón de la mujer cual habitualmente espera que el hombre la satisfaga no solamente sexual también afectivamente, mental y espiritual.Tantra enseña al hombre amar a la mujer a la vez como si fuera, novia, esposa, madre, hija, hermana, la mejor amiga, la iniciadora suya en los secretos del amor.

El hombre tantrico es potencialmente todos los hombres: el Héroe, el Maestro, el Espiritual, el Apasionado, el Pacifista, el Alegre amante por la vida, el Amante en el Amor, el Amigo. El hombre Tantrico vive empáticamente con los demás y a la vez es el canal de manifestación por el principio masculino supremo, Shiva, para dar a los demás lo que ellos necesitan. El se manifiesta a veces como el héroe valiente, a veces como el amante romántico, apasionado y tierno. A veces con la autoridad de un sacerdote sabio, a veces con la humildad y la presencia del mejor amigo.

El hombre tantrico es el mejor regalo para una mujer que aspira al amor y ser amada.


Al hombre Tantrico le gusta enormemente hacer el amor con la mujer amada. Sabe que esto no es todo en el amor pero al disfruta de cada fusión erótica. El toma en serio la sexualidad suya y la de la mujer amada, pero es a la vez lleno de espontaneidad, cariño, ternura, calor afectivo. Tantra Yoga les enseña el control de su esencia solar, MASCULINA.
Publicar un comentario