Seguidores

lunes, 23 de octubre de 2017

AFIRMACIONES/MANDAMIENTOS AMOR, POR FLORENCE SCOVEL SHINN


AMOR

Normalmente cuando llega el amor, un miedo atroz aparece, casi todas la mujeres de este mundo viven con una idea oculta, la de una supuesta rival que va a despojarlas de su amor. Esta supuesta rival, ha sido bautizada como “la otra”. Esta idea evidentemente nace de la creencia femenina en una dualidad. En el momento en que ella visualice tal obstáculo, este aparecerá. Para una mujer suele ser muy difícil visualizarse a si misma siendo correspondida por el hombre al que ama, por eso estos mandamientos grabaran en su mente subconsciente, la verdad de esta situación. Ya que len realidad únicamente existe la unidad.  


AFIRMACIONES/MANDAMIENTOS AMOR: 

"Del mismo modo en que soy uno con Dios, el uno indivisible, soy uno con mi amor indivisible y mi dicha indivisible."

Ahora todo miedo, desconfianza, enojo y rencor es borrado de mí por la luz de Cristo.

A lo largo de mí, el amor de Dios, difunda una irresistible corriente magnética. Solamente visualizo la perfección y atraigo hacia mi, aquello que me corresponde.

Por medio de mi, el amor divino retira todas las supuestas dificultades y hace mas tranquilo, claro y colmado de logros mi camino.
  
Yo amo a todo el mundo y todo el mundo me ama. Mi supuesto enemigo se transforma en mi amigo. Es un eslabón dorado en la cadena de mi bienestar.


Amo a todos y todos me aman. Estoy en paz con el mundo entero y conmigo mismo. Ahora se abren la puerta de mi felicidad."

MATRIMONIO:

“Solo si el matrimonio esta sostenido sobre la sólida roca de la unidad se mantendrá. Dos almas con un mismo pensamiento, dos corazones que laten como uno solo”.

El poeta lo ha comprendido excelentemente, porque si el hombre y la mujer no comparten los mismos pensamientos o al menos vivan en el mismo universo de pensamientos, inevitablemente se separaran.  

El pensamiento es una enorme energía vibratoria, y el ser humano atrae las creaciones de sus pensamientos.

Por ejemplo; conocí a un hombre y a una mujer que se casaron y supuestamente vivían felices, sin embargo los negocios del esposo, comenzaron a prosperar y sus gustos se hicieron más selectos. Mientras tanto su mujer seguía viviendo con las restricciones de su mente. Cuando el esposo requería algo, iba a adquirirlo a los mejores establecimientos y elegía lo que necesitaba sin importarle el costo, en contraste su mujer solo compraba en tiendas baratas. Mientras que el pensamiento de la esposa siempre la colocaba viviendo en la Tercera Avenida, el de El lo situaba en la Quinta Avenida, el alejamiento y el divorcio se dieron finalmente.

Con frecuencia nos enteramos de casos de hombres acaudalados y triunfadores, que dejan a sus fieles compañeras, las cuales han trabajado arduamente a su lado, dado que donde un hombre pone su pensamiento ahí pone su corazón, la mujer tiene que mantenerse a la par con los gustos y deseos de su esposo, así como vivir en el mundo de su pensamiento.

Todas las personas tienen su otra mitad o selección divina, estos dos seres humanos tienen que ser uno mismo en el mundo de sus pensamientos.

"Dios los ha unido y nadie los puede separar". Como en la mente superconciente de cada uno de nosotros, somos parte del mismo plan divino, "la pareja tiene que ser uno". 


MANDAMIENTO/AFIRMACION DE MATRIOMINO

Doy gracias porque la unión que se ha hecho en el cielo, se materializa ahora sobre la tierra.

Los dos deberán ser uno, ahora y para siempre.


Publicar un comentario