Seguidores

jueves, 17 de agosto de 2017

ENTREVISTA A SWAMI RAMAKRISHNANANDA PURI


ENTREVISTA A SWAMI RAMAKRISHNANANDA PURI, MONJE Y DISCÍPULO DE LA TERAPEUTA ESPIRITUAL AMMA.

Nacida en una pequeña villa de la costa oeste de Kerala, el 27 de septiembre de 1953, con el nombre de Sudhamani, Amma es una maestra espiritual cuya compasión ha atravesado las barreras culturales y de la tradición religiosa. Debido a su inspiración, en la India ha levantado una vasta red de actividades caritativas que está atrayendo la buena voluntad de la gente de todo el mundo. A través de su simple y poderoso mensaje de amor y dedicación para aliviar el sufrimiento, Amma tiene como misión despertar a la gente a su verdadera naturaleza. Su visión espiritual es universal, proclamando la unidad fundamental de todas las religiones.

Dispuesto a difundir su mensaje en diferentes partes del mundo, en esta entrevista exclusiva, su discípulo nos ayuda a entender cómo el amor incondicional por el prójimo – y por nosotros mismos – nos ayuda a abrir nuestros corazones y a mejorar nuestra calidad de vida.

¿Cómo define Amma el amor?

Según la definición espiritual, Amma nos dice que el amor es nuestra naturaleza propia. Toda la creación existe en base al amor.

¿Todos tenemos la capacidad de amar al prójimo?

Sí, todos la tenemos, incluso los criminales más violentos. Estas personas pueden llegar a sentir verdadero amor en su corazón por otras, por ejemplo, por sus hijos. Lo mismo ocurre conlos animales, cuando un león o un tigre ve a su cachorro también siente amor. Este sentimiento fluye de manera diferente de acuerdo a la personalidad y el carácter de cada persona.

¿Por qué hay gente a la que le cuesta tanto sentir y expresar amor hacia el otro?

Porque cada uno de nosotros tiene impurezas en su corazón. Esto bloquea el amor que podemos sentir hacia los demás.

Entonces, ¿poder expresar un amor puro nos permitiría vivir mejor?

Sí, por supuesto, porque al brindar amor las impurezas y las cosas negativas de nuestro corazón desaparecen. Al amar, no sólo hacemos sentir mejor a quienes nos rodean, sino que también nos sentimos plenos nosotros mismos, ya que nuestro corazón se abre y eso nos hace sentir bien. Lamentablemente, no estamos muy acostumbrados a dar y a recibir amor incondicional. Todos tenemos un amor con condiciones, siempre esperamos algo a cambio.

¿Es posible darnos la capacidad de dar amor sin expectativas?

Todos somos capaces de expresar este sentimiento sin poner condiciones, pero es muy difícil lograrlo. Por eso tenemos en el mundo ejemplos valiosos de grandes maestros como Amma que son capaces de hacerlo. Ellos no juzgan a la gente al conocerla, sino que tienen el don de ver su propio ser, su propia naturaleza.

Si tuviéramos esta capacidad de ver a los otros como verdaderamente son, podríamos ser capaces de ofrecer amor sin buscar algo a cambio. Por el contrario, siempre estamos mirando a la gente, juzgándola y decidiendo a quiénes darle amor y a quiénes no. A una maestra como Amma le da igual lo bueno y lo malo de la gente, porque ella ve directamente el interior de esa persona, el alma universal que todos tenemos.

Como personas comunes, ¿de qué manera podemos poner esto en práctica?

Obviamente es muy difícil. Es probable que parte de la gente que nos rodea nos trate muy mal, entonces nos va a resultar muy complicado poder amarla. Una manera de empezar a lograrlo es evitando tener pensamientos de venganza y de odio hacia ellas. Para escapar de estos sentimientos negativos podemos, simplemente, apartarnos de esta gente que nos hace mal. También podemos pedirle a Dios que ayude a esa persona para que sea mejor y que no le haga daño a otros.

Pongamos un ejemplo: En una sociedad tan violenta, ¿cómo hace un padre para no estar resentido con aquél que le hizo daño a su hijo?

Debemos entender que este tipo de actos son consecuencia y responsabilidad de la comunidad, no de un individuo. Si todo el mundo orara y pensara en el bienestar de los demás, sería mucho más fácil cambiarlo. Es una actitud colectiva que debemos empezar a desarrollar. Si la mayoría de la gente comienza a cambiar, poco a poco todos lo irán haciendo.

¿Podemos amar al prójimo si no nos aceptamos y amamos a nosotros mismos?

Tenemos que empezar por nuestro propio ser. Si no somos capaces de amarnos a nosotros mismos jamás seremos capaces de compartir el amor con alguien más.

¿Existe realmente el amor sin condiciones?

Sí, Amma es un ejemplo de su existencia. Millones de testigos han visto y experimentado su amor incondicional. Quizás, como seres humanos, no somos capaces de expresarlo ahora, por eso debemos tomar a las personas como ella de ejemplo para empezar a experimentarlo aunque sea de a poco. Asimismo, en nuestra sociedad hay muchos ejemplos de madres que han demostrado un amor incondicional hacia sus hijos.

Amma tiene por costumbre abrazar a los demás durante muchas horas diarias, ¿cuál es el verdadero valor del abrazo?

Amma dice que a través de su abrazo está intentando despertar la maternidad que todos llevamos dentro, seamos hombres o mujeres. Y si somos capaces, también podemos experimentar su fuerza espiritual.

Usted habla de maternidad y no de paternidad, ¿por qué razón?
Si lo analizamos detalladamente, esta distinción tiene que ver con que la energía de la madre es la creadora, por lo tanto ella debe tener paciencia con su propia creación. Por eso, en teoría, la madre es de por sí más paciente que el padre. La madre es quien da amor y el padre quien da disciplina, entonces, al juntar el amor y la disciplina los padres encuentran la forma para criar correctamente a sus hijos.

En cuanto a las parejas actuales, ¿por qué cree que cada día son menos tolerantes?

Todo depende de la calidad de amor que está compartiendo cada pareja. En la antigüedad quizá había un nivel más alto de calidad en las relaciones, y si alguno de los dos cometía un error, el otro, gracias a la profundidad de su amor, tenía más paciencia y tolerancia y, por lo tanto, podría llegar a perdonarlo. Hoy en día, el amor es más superficial, entonces, si alguno de los miembros de la pareja tiene una equivocación es más probable que el otro no quiera perdonarlo y lo deje. Esto tiene que ver con la sociedad, lo que no quiere decir necesariamente que todas las parejas actuales sean así.

¿El amor que sentimos por nuestra pareja es diferente al que sentimos por nuestros padres o hijos?

Básicamente hay un amor universal y hay diferentes manifestaciones de ese amor de acuerdo a la situación. Según la relación de la que se trate (pareja, padres, hijos, amigos) el amor será distinto.

¿Tiene sentido amar sin ser correspondido?

Sí, tiene sentido porque mejora nuestra calidad de vida. Si le damos amor a alguien aunque esta persona no nos de nada a cambio, con sólo expresar este sentimiento estaremos abriendo nuestro corazón. Claro que esto depende de la fuerza mental de quien está brindando ese amor, porque si es una persona débil puede sentirse mal y no querer volver a ofrecerle amor incondicional a alguien más.

¿Cómo podemos hacer para adquirir la fuerza mental necesaria para que este acto no nos dañe?

Hay dos actitudes que nos pueden ayudar a expresar este amor sin esperar algo a cambio. Una es comprender que ayudar a los demás de manera incondicional es nuestro deber como seres humanos, y la otra es saber que es un servicio para Dios, ya que amar a los demás es algo que hacemos porque él nos lo ha pedido. Es una manera de agradecerle a Dios por habernos dado un cuerpo y la capacidad de amar al prójimo como si estuviéramos amándolo a él.

¿Cómo podemos enseñárselo a nuestros hijos?

Los padres juegan un papel muy importante en el desarrollo de los niños porque tienen mucha influencia en ellos. Tienen que darse cuenta que son un modelo a seguir ya que los niños van a estar observando cada cosa que hagan. Teniendo esto en consideración, pueden guiarlos para que aprendan a ayudar a los demás.
Amma ve con preocupación como, a pesar de que nuestras mentes están bien dotadas, nuestros corazones parecen haberse secado.

¿por qué cree que ocurre esto?

Lo que ocurre es que no estamos haciendo hincapié en desarrollar las cualidades de nuestro corazón como la paciencia, el amor y la compasión; entonces, nuestras mentes van creciendo pero nuestros corazones no.

Amma dice que además de amar a los demás es fundamental amar a la naturaleza, ¿por qué?

Porque según la filosofía hindú ella es la manifestación física de Dios.

Ustedes han emprendido en todo el mundo la iniciativa “Green Friends”, ¿qué propone esta acción con respecto a la relación del hombre con la naturaleza?

Green Friends es una iniciativa impulsada por Amma cuyo objetivo es conseguir que los seres humanos recuperen su conciencia de hijos de la tierra y por lo tanto su amor y respeto a la madre naturaleza a través de la concienciación de los jóvenes, auténtico futuro de la humanidad. Amma les aconseja a los devotos utilizar de la naturaleza solamente aquello que sea imprescindible y que planten más árboles y plantas. Hay plantas sagradas de India que sólo por estar presentes transmiten energía y pureza a su alrededor.

India posee todavía una rica cultura espiritual, mientras que en Occidente parece que se pierde.

¿creé que es posible recuperarla? ¿Cómo podemos lograrlo?

La cultura empieza por el individuo, entonces si la persona tiene interés y deseos de tener cualidades espirituales, podrá ir desarrollándolas. Hay seres que emprenden tareas titánicas como, por ejemplo, escalar una montaña y eso no es nada fácil. Lo mismo debe ocurrir cuando queremos desarrollar la espiritualidad. Sólo tenemos que proponérnoslo y enfocar la energía hacia el lugar correcto.

¿Se puede lograr en Latinoamérica?

La gente aquí no se ha dejado dominar por la cultura moderna sino que aún mantiene la inocencia en su interior, y eso me llama mucho la atención. Es un rasgo muy positivo.

¿Qué le recomienda a quién está interesado en desarrollar su espiritualidad y no sabe cómo hacerlo?

Para comenzar es muy bueno estar rodeado de otras personas que tengan el mismo pensamiento, quienes nos van a apoyar y a inspirar. La mejor manera es tener como modelo a un maestro como Amma, quien nos va a guiar por el camino correcto.



Publicar un comentario