Seguidores

viernes, 26 de abril de 2013

CLAVE DE LA PROSPERIDAD

La clave para vivir “Rebosantes de Riquezas” es dar, dar y siempre dar. Pero aquello que demos, debemos bendecirlo para que se nos devuelva millonificado. Si damos un Euro, un Dólar, un Peso o cualquier moneda, al momento digamos (ya sea en silencio o en voz alta):


”DIOS BENDICE Y MULTIPLICA TU PROVISION DIVINA Y ME LO DEVUELVE MILLONIFICADO PARA HACERME REBOSANTE DE RIQUEZAS".

Asi sera! Hecho esta!

Esta aplicación también debemos hacerla cuando paguemos una cuenta, hagamos un cheque o depositemos dinero en el banco. Lo que se bendice se multiplica. Bendigamos siempre todo dinero que caiga en nuestras manos.

Recomendaciones:

1º Busca primero el Reino de Dios y su Justicia, y después la provisión, que de seguro te vendrá por añadidura.

2º No te angusties por lo que has de comer, beber o vestir; déjaselo todo a Dios, que “Dios proveerá”.

3º Ora científicamente, decretando y teniendo fe en que lo que vas a pedir ya lo recibiste, y no digas nada negativo al respecto.

4º Da el diezmo, en forma de donación amorosa, al Templo, grupo de meditación o en las charlas a las que asistes.

5º No le debas a nadie nada.

Cinco puntos para analizar pero mas que analizar para practicar, porque ahí esta el secreto de esto que en realidad no tiene nada de misterioso como muchos creen; es practicar a cabalidad cada uno de estos punto que se exponen sin conflictos y dejando la mente quieta que es la que piensa que si da algo se queda sin nada, recordemos a nuestro hermano San Francisco De Asis cuando dijo:

“ Porque es dando que se recibe”


Por Rubén Cedeño, de su libro: "Provisión"


Publicar un comentario